Rivalidad histórica

Un cliente enojado y una historia de odio ayudaron a crear a una marca icónica de los autos de lujo: la historia de Lamborghini

Ferruccio Lamborghini se dedicaba a fabricar y vender tractores, pero una mala experiencia con su Ferrari lo llevó a cambiar por completo su negocio.

"El cliente siempre tiene la razón". Es uno de los lemas más conocidos y repetidos a la hora a la hora de brindar un servicio. Para muchas empresas se trata de un mantra que está presente en todas las actividades que desarrolla. Lo más importante de todo, siempre, es que el consumidor quede satisfecho. Pero en algunas ocasiones no se aplica y puede traerle más de un dolor a la compañía. Este es el caso de Ferrari que creó a un competidor en el mundo de los autos deportivos a partir de una mala experiencia con uno de sus vehículos.

Enzo Ferrari fundó su firma en 1947 y la convirtió en una de las marcas de lujo más reconocidas del mundo. Para los 60, la escudería del Cavallino Rampante ya era una de las más prestigiosas dentro de la industria automotriz y también en el universo deportivo con su participación en la Fórmula 1.

Enzo Ferrari, fundador de la escudería de autos deportivos que lleva su apellido

Por su parte, a menos de 40 kilómetros de Maranello, se encontraba Ferruccio Lamborghini en Bolonia. Su familia se había dedicado al negocio del agro, sin embargo su pasión por la mecánica lo llevó a incursionar en el negocio de la maquinaria agrícola. En 1948 creó Lamborghini Trattori, enfocada en la fabricación y venta de tractores.

Con este negocio había amasado una buena fortuna, la cual, en parte, gastaba en uno de sus hobbies favoritos: la colección de autos deportivos. Entre los favoritos de Lamborghini se encontraba una Ferrari 250 GT. No obstante, un problema con su flamante adquisición lo llevaría a tomar una decisión que cambiaría por completo el mercado automotriz de la época.

Ferruccio Lamborghini se dedicaba al negocio de los tractores y maquinaria agrícola

Si bien a Lamborghini le gustaba mucho su vehículo, creía que tenía un gran problema: su embrague. Según su visión, este era demasiado corto y por eso era frecuente que se rompiera. Descontento con este "error", el empresario se trasladó a Maranello para reunirse con Enzo Ferrari y comentarle este tema en 1963.

El nacimiento de Lamborghini

La charla no duró mucho. Lamborghini le explicó a Ferrari su inconveniente y le recomendó cómo podía solucionarlo. Pero el dueño de la escudería también era conocido por su carácter y no le hizo gracia esta crítica

"Déjame a mi hacer los autos. Vos encárgate de hacer tractores", aseguran que le respondió. Esto desató la furia de Ferrucio, quien abandonó inmediatamente la oficina con solo una idea en la cabeza. A partir de ese momento no descansaría hasta construir el mejor auto deportivo del mundo para ganarle a Ferrari.

Construyó una fábrica en Sant'Agata Bolognese y cuatro meses más tarde el empresario boloñés presentó en sociedad el Lamborghini 350 GT en el salón del automóvil. En dos años este modelo vendió más de 100 unidades y aunque no rompió el mercado sí marcó el inicio de una rivalidad que seguiría con los años.

El Lamborghini 350 GT marcó el debut de la compañía en el mundo de los autos de lujo

Pero, ¿cómo logró Lamborghini construir un auto en tan poco tiempo? En su proyecto jugaron un rol fundamental un grupo de ex empleados de Ferrari. Él mismo los había echado de la escudería y luego se lanzaron a crear su propia agencia de diseño de autos deportivos. Y cuando Lamborghini se acercó contándoles su idea inmediatamente pusieron manos a la obra.

Enzo Ferrari se mantuvo activo dentro del negocio automotriz durante varias décadas más. En cambio, Lamborghini vendió su empresa en 1974 tras la crisis del petróleo. Después de eso se retiró del rubro para dedicarse a la producción vitivinícola.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios