U$D

DOMINGO 16/12/2018
Dólar Banco Nación
/
Merval

Watson, el robot abogado que inventó IBM

La profesión legal se prepara para los profundos cambios que provocará la tecnología cognitiva o la inteligencia artificial, que permitirán resolver problemas complejos en menos tiempo y a menor costo.

Watson, el robot abogado que inventó IBM

​Hasta hace no mucho tiempo, al hablar de abogados robot, probablemente nos estaríamos refiriendo a un libro o una película de ciencia ficción. Los cambios tecnológicos están avanzando a tal velocidad que están impregnando a casi todas las profesiones. El gurú británico de la abogacía Richard Susskind fue rotundo en el Legal Management Forum celebrado recientemente en Madrid: la abogacía cambiará más en diez años que en el último siglo por el impacto de la tecnología.

El sector de prestación de servicios jurídicos está siendo reconfigurado por las nuevas tecnologías de automatización, que permiten a los estudios realizar trabajo técnico jurídico con una amplia reducción del tiempo empleado tradicionalmente y con menos recursos humanos.

Mucho papeleo legal ya está informatizado en varios despachos, como la redacción de contratos sencillos y la búsqueda de pruebas en pilas de documentos.

En Estados Unidos, Winston & Strawn es uno de los bufetes que adoptaron la tecnología de revisión legal conocida como codificación predictiva. Los abogados marcan la información relevante en un subconjunto de documentos y con ello alimentan un programa informático que la utiliza como base para analizar todo el conjunto de datos. El programa entonces, identifica y saca a la superficie pruebas potencialmente relevantes para que los abogados las examinen posteriormente.

En un estudio reciente, la firma comprobó que su software fue más eficaz que los revisores humanos en la detección de documentos relevantes, y ayudó a completar el proceso de revisión en un tercio del tiempo.

Hasta ahora, este tipo de trabajo sólo estaba pensando para una clase de asesoramiento más simple o comoditizado, pero la irrupción del proyecto Watson, el sistema de inteligencia artificial que desarrolló IBM con una inversión multimillonaria, cambió las reglas del juego. En EE.UU., los bufetes llevan meses bajo la amenaza de este robot, que por ahora está más centrado en el campo de la medicina, pero que no tardará en llegar a las firmas jurídicas. El experto en tecnología del estudio de abogado, el estadounidense Ralph Losey, asegura que Watson está llegando al sector legal, y aunque no propondrá soluciones creativas, en lo que respecta a los asesoramientos regulares que efectúan los abogados, los vencerá a éstos sin ninguna duda. 

Lenguaje natural
Este sistema de tecnología cognitiva que construyó IBM permite que el robot pueda entender y responder preguntas complejas, planteadas en lenguaje natural, con suficiente precisión y velocidad para competir contra algunos de los humanos con más conocimientos del mundo. Además se adapta al individuo que lo usa, con capacidad de relación y razonamiento y también de aprender de la experiencia. Todo un desafío y también una amenaza para las nuevas generaciones de abogados que salgan de las facultades de derecho.

La directora de tecnología de IBM España, Elisa Martín Garijo, explicaba recientemente en un foro repleto de abogados, que Watson se convertirá en el socio de confianza dentro del bufete, el que tengas a tu lado en las reuniones.

Aun es pronto para saber si otras compañías desarrollarán sistemas de tecnología cognitiva similares al de IBM y cómo de rápido avanzará en el sector legal, porque aunque nadie parece dudar que los robots acabarán implantándose en las firmas, la buena noticia para los abogados es que los expertos no creen que la profesión pueda automatizarse por completo.

Muchos consultores ya expresaron en varios foros que siempre hará falta un abogado humano para tomar la última decisión. 

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Más notas de tu interés