U$D

MARTES 11/12/2018
Dólar Banco Nación
/
Merval

España: avanza reforma laboral para controlar horarios de empresas

El presidente Pedro Sánchez reveló un plan de reformas que se centrará, sobre todo, en el mercado del trabajo. Planea eliminar bonificaciones y restaurar la jubilación forzosa.

Pedro Sánchez, en el acto por el aniversario de Expansión

Pedro Sánchez, en el acto por el aniversario de Expansión

El gobierno de España presentará "en las próximas semanas" un ambicioso plan de reformas que se iniciará con un auténtico vuelco a la legislación del mercado laboral, según anunció el presidente Pedro Sánchez en el acto del 32 aniversario del diario Expansión, en Madrid.

Entre las medidas que reveló el jefe del Ejecutivo destacaron "una simplificación drástica del número de contratos, dejándolo en tres (indefinido, temporal y de formación)" y la reducción "sustancial" del número de bonificaciones y deducciones a la contratación, "dejando sólo aquéllas que afectan a los colectivos más vulnerables y necesitados".

Además, el Gobierno recuperará las jubilaciones forzosas por edad, establecerá "el registro obligatorio de los horarios de trabajo" reales de las empresas "para evitar abusos" y presentará una Ley de Formación Profesional para desarrollar el modelo dual, "incorporando a las empresas mediante fórmulas flexibles".

Polémica con críticas desde distintos sectores

Estas medidas han creado polémica en el mundo empresarial y político, pues suponen una suerte de contrarreforma laboral.

Los empresarios critican que el Gobierno controle sus horarios. La Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) cree que se trata de una medida que debe ser acordada en el marco de la negociación colectiva en cada sector o empresa, y que estas reformas, en general, no atajarán el paro.

Y los principales partidos de la oposición criticaron el resto de las medidas, aunque el PP está dispuesto a hablar de la reducción del número de contratos a tres.

Las reformas avanzarán con o sin presupuesto

El acto, celebrado en La Rotonda del Hotel Westin Palace y patrocinado por Endesa y Broseta, congregó a la plana mayor del mundo empresarial español y a la mitad del Gobierno. Además del presidente, acudieron ocho ministros: Nadia Calviño (Economía y Empresa), María Jesús Montero (Hacienda), José Luis Ábalos (Fomento), Magdalena Valerio (Trabajo), Fernando Grande-Marlaska (Interior), Meritxell Batet (Política Territorial) y Dolores Delgado (Justicia) y María Luisa Carcedo (Sanidad). El presidente del PP, Pablo Casado, completó el cuadro de honor de la representación política.

Pedro Sánchez

A él dirigió Sánchez, veladamente, otro de los mensajes centrales de su discurso: "Nuestra ambición reformista es total, y los Presupuestos son una herramienta importante para llevarla a cabo", pero no "la única".

Es decir, si no se aprobasen las Cuentas, el Gobierno seguiría "adelante" con las mismas reformas, "a través de modificaciones presupuestarias". Llegado ese caso, "serán otros los que tendrán que dar las explicaciones", opinó el jefe del Ejecutivo, en referencia a los partidos de la oposición.

Las otras medidas del plan

Sánchez desgranó, entonces, el resto de medidas de su nuevo "plan de reformas". "Entre otras, vamos a recuperar el valor de la negociación colectiva, reforzar la causalidad de la contratación temporal y recuperar las jubilaciones forzosas por edad", dijo.

"El momento de las reformas es ahora", subrayó Sánchez. Este nuevo impulso incluirá "un plan de choque" por el empleo joven, que se aprobará antes de que acabe el año y pondrá el énfasis en la mejora de las competencias digitales y en lengua extranjera. Ese plan incentivará también que los jóvenes en el exterior vuelvan a España.

En cuanto a la Formación Profesional, la idea del Ejecutivo es que la misma se ajuste a la realidad, y para ello se va a trabajar con las empresas, para incorporar nuevas cualificaciones profesionales relacionadas con la economía digital.

Los empresarios ven con buenos ojos este anuncio, así como el de la recuperación de la jubilación forzosa por edad, ya que probablemente sea "uno de los pocos asuntos" en los que están de acuerdo con los sindicatos.

Un guiño al sector privado

El presidente quiso hacer un guiño a los líderes del sector privado, después de algunos desencuentros notables, sobre todo a cuenta de la nueva política económica y fiscal del Ejecutivo.

"Quiero tenderles la mano para que mejoren las reformas en las que trabaja el Gobierno, que colaboren con nosotros en su diseño y en su desarrollo", apuntó Sánchez en la cena, patrocinada por Endesa.

En el ámbito financiero, el presidente del Gobierno hizo hincapié en "el refuerzo de la arquitectura institucional de los organismos de regulación y supervisión", mediante la creación de una autoridad macroprudencial (Autoridad Nacional de Estabilidad Financiera) y de una Autoridad para la Protección del Cliente Financiero.

Por último, el líder socialista anunció que "la Ley de Cambio Climático y Transición Energética será presentada antes de finalizar el año".

Más allá de su nuevo plan, Sánchez quiso conjurar los temores sobre la desaceleración. "Creo que todos compartimos la solidez de nuestras perspectivas", pero "los ciclos económicos no mueren de viejos, y si así fuera, este ciclo aún es joven", aseveró, antes de opinar que es necesario un "crecimiento inclusivo", porque "en el ascensor social del neoliberalismo nunca hubo sitio para todos".

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Más notas de tu interés