La herencia de Kodak desata una millonaria guerra entre Google y Apple

Los dos gigantes del mundo tecnológico se disputan la compra de 1.100 patentes de la inventora de los rollos fotográficos, actualmente en bancarrota

Es sabido que las pequeñas cámaras digitales vienen perdiendo terreno frente a los dispositivos móviles, en especial porque la resolución de los smartphones y las tablets muchas veces superan a las de estos aparatos.
Quizás esta sea la razón por la cual que Google y Apple buscan quedarse con el conocimiento de Eastman Kodak, la empresa conocida sólo por su apellido y que fue pionera de la industria fotográfica mundial. Ambas se disputarán la herencia de Kodak: 1.100 patentes entre las que se destacan las del procesamiento y captura de imágenes digitales, entre otras.
Las patentes saldrán a subasta el próximo 13 de agosto con la intención de recaudar u$s 2.600 millones que le permitan a Kodak cancelar un abultado pasivo que la llevó a acogerse al capitulo 11 de la ley estadounidense de quiebras debido a que sus ingresos no le permitieron pagar sus deudas.
Por ese motivo, el juez a cargo de la quiebra de la inventora de los rollos fotográficos ordenó vender las patentes que según Kodak le permitieron ingresos por más de u$s 3.000 millones desde 2001.
Según informó ayer el diario The Wall Street Journal, Kodak recibió dos ofertas de dos grupos inversores, uno representado por Google y otro por Apple.
En el caso del mayor buscador del mundo tendría el apoyo de la compañía especializada en patentes RPX Corp. y de tres fabricantes de teléfonos con base Android que no fueron identificados. En tanto, la empresa fundada por el mítico Steve Jobs estaría asociándose con Microsoft y la compañía especializada en patentes Intellectual Ventures Management LLC.
Sin embargo, las dos ofertas estarían muy por debajo de las pretensiones de la empresa fundada en 1889 en los Estados Unidos. Es que los dos gigantes del mundo tecnológico habrían ofrecido entre u$s 150 millones y u$s 250 millones por estas patentes. Además, según especulaciones de mercado, Kodak no conseguirá reunir más de u$s 750 millones en la subasta.
Por el momento, la firma no desmintió ni confirmó la información publicada por el diario alegando confidencialidad en el proceso de subasta. Kodak piensa que la especulación sobre los detalles y el resultado potencial de la subasta son inapropiados, afirmó la portavoz Stefanie Goodsell.
Kodak se presentó en bancarrota el 19 de enero pasado tras no lograr mantener su ritmo de ventas debido a que miles de sus clientes cambiaron hacia la fotografía digital abandonando la fotografía con película. Según los analistas, la empresa no mostró la misma agilidad a la hora de pasar sus productos de analógicos a digitales.
Aunque sigue siendo el mayor proveedor mundial de película para cine, Kodak inició un proceso de reestructuración que incluye también el abandono de la fabricación de cámaras y marcos digitales.