Por el coronavirus se perderán 590 millones de empleos en el segundo semestre

La Organización Internacional del Trabajo calcula que en los tres primeros trimestres de 2020 se perdió el 5,5% del PBI mundial y sostiene que los países de ingreso mediano bajo son los más afectados

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) prevé que se pierdan en el segundo semestre del año un total de 590 millones de empleos a tiempo completo en todo el mundo como consecuencia de la crisis del coronavirus, lo que supondrá un descenso del 8,6% de las horas de trabajo en el cuarto trimestre (245 millones de empleos menos) y un descenso del 12,1% en el tercer trimestre (345 millones de empleos).

En este sentido, la OIT advirtió que  el gran número de personas que salen del mercado laboral hará más difícil la recuperación económica. Las cifras –que incluyen a los que están en régimen de licencia, jornada reducida y los que se han quedado sin empleo–  permiten inducir el fuerte impacto que la pandemia tendrá en el consumo y, por lo tanto, en la recuperación económica.

En la sexta edición del informe de la OIT sobre el Covid-19 y el mundo de trabajo, con estimaciones actualizadas, la organización indica que la pérdida de horas de trabajo conlleva un aumento del desempleo y de la inactividad y que el aumento de esta última es una de las principales consecuencias de la actual crisis laboral, "en la que es necesario hacer hincapié en el plano político". Asimismo, señaló que el cierre de lugares de trabajo sigue afectando de forma negativa a los mercados de trabajo de todo el mundo, "lo que redunda en la cantidad de horas de trabajo perdidas superior a la prevista".

Los países de ingreso mediano bajo son los más afectados, según la OIT.  El coronavirus ha golpeado a los trabajadores de las economías emergentes con mucha más fuerza que las anteriores crisis económicas y financieras. Además, los trabajadores de los países de ingresos medios bajos han perdido el 15% de sus ingresos, mientras que los de los países de ingresos altos sufrieron una pérdida del 9%.

Esto se debe, probablemente, a que los trabajadores de los países desarrollados se hayan beneficiado de mayores asistencias fiscales y paquetes de estímulo, que contribuyeron a mitigar la caída del empleo según la propia OIT. Sin embargo, las ayudas estatales de los países con altos ingresos representaron cerca de un 10% de las horas trabajadas, mientras que las de los países de bajos ingresos equivalían sólo el 1,2%. Para suavizar la brecha,  la OIT proyectó que sería necesaria una inyección de u$s 45.000 millones en las economías de los países de bajos ingresos.

Por otro lado, la OIT apunta que sigue siendo elevada la proporción de trabajadores que residen en países en los que se estableció algún tipo de cierre de lugares de trabajo, que se sitúa en el 94%.

También resaltó que la gran cantidad de horas de trabajo perdidas propició "una notable pérdida de ingresos provenientes del trabajo" y estimó que la pérdida de ingresos a escala mundial en los tres primeros trimestres de 2020 subió al 10,7%, lo que corresponde al 5,5% del PBI mundial para los tres primeros trimestres de 2019 (u$s 3,5 billones).

 

Tags relacionados

Compartí tus comentarios