Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

¿Otro Watergate? Trump intentó frenar investigación de su vínculo con Rusia

El presidente habló con dos altos directivos de las agencias de inteligencia de su país para pedirles que desestimaran las investigaciones del FBI sobre los nexos de Moscú con su comando de campaña.

¿Otro Watergate? Trump intentó frenar investigación de su vínculo con Rusia

En la década de 1970, dos periodistas que trabajaban en la redacción de The Washington Post comenzaron a recibir información sobre un extraño robo en el comando de campaña demócrata, un hecho que movió tanto la estructura política norteamericana que terminó con la renuncia de Richard Nixon en 1974, el presidente del país desde 1969. La investigación de Bob Woodward y Carl Bernstein fue conocida como "Watergate".

Donald Trump, actual presidente de los Estados Unidos, enfrenta ahora una investigación periodística que podría resultarle complicada: según el mismo diario que reveló el Watergate, el Jefe de Estado nortemaericano les pidió expresamente a dos altos mandos de las agencias de inteligencia estadounidense que desestimaran las versiones que relacionaban a su comando de campaña con Rusia. 

De acuerdo a The Washington Post, Trump les solicitó en marzo al director de Inteligencia nacional, Daniel Coats, y  al director de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA), Michael Rogers, que negaran públicamente la existencia de alguna prueba que demostrara algún pacto entre su campaña y el gobierno que encabeza Vladimir Putin. Dos funcionario actuales y dos que ya dejaron la administración de Trump le confirmaron estas versiones al medio estadounidense, y además informaron que tanto Rogers como Coats se negaron a satisfacer el pedido del Presidente, calificándolo como "inapropiado".

La comunicación entre Trump y los dos funcionarios de inteligencia se produjo después de que el por entonces director del FMI, James Comey, dijera en la comisión de Inteligencia de la Cámara de Representantes que estaba investigando "la naturaleza de algún tipo de vínculo entre individuos asociados a la campaña de Trump y el Gobierno ruso y si había habido algún tipo de coordinación" entre ambos.

La comunicación entre Trump y Rogers, de la NSA, fue registrada en un documento de la agencia, según reveló una alta fuente de ese organismo al periódico norteamericano.