Actualización

Mejorar la computadora: por qué el SSD es un componente clave para ganar rendimiento

La velocidad del almacenamiento es crucial para disfrutar de un buen desempeño en la PC de escritorio o la notebook. Qué cambia al instalar un disco SSD Kingston NV2 en formato NVMe.

En esta noticia

Con el paso del tiempo, y sobre todo después de la pandemia, las computadoras se convirtieron en "útiles" casi esenciales el estudio. Es por eso que, en la temporada de vuelta a clases, conviene evaluar un recambio o una renovación de sus componentes. Sobre todo, si el equipo ya no rinde como se espera.

Entonces, ¿cómo recuperar los bríos de una PC de escritorio o notebook? Si no se quiere gastar una fortuna en una nueva y el microprocesador se puede considerar todavía actual, hay dos soluciones simples y económicas: actualizar el disco rígido y ampliar la memoria RAM. A continuación, nos enfocaremos en la primera, que puede tener un gran impacto en el rendimiento.

Clave para el desempeño: almacenamiento SSD

El disco rígido (o "duro") es el componente que almacena todos los archivos, programas y sistema operativo. Si es antiguo, lento o tiene poco espacio, la computadora se verá afectada en su velocidad para iniciar programas y cargar archivos. Por eso, una de las mejores formas de mejorar el desempeño de una computadora es reemplazar el disco por una unidad de estado sólido o SSD.

Los SSD son dispositivos de almacenamiento basados en memoria flash, que no tienen partes móviles, lo que los hace más rápidos, silenciosos y resistentes que los discos rígidos tradicionales. Además, consumen menos energía y generan menos calor, lo que beneficia la duración de la batería en las laptops.

Pero no todos los SSD son iguales. Existen diferentes tipos y formatos de SSD, y uno de los más avanzados y recomendados es el SSD NVMe. Estas unidades son mucho más rápidas que los SSD que se conectan mediante puerto SATA.

Un SSD NVMe de última generación y alta gama puede alcanzar velocidades de lectura y escritura superiores a los 7.000 MB/s, mientras que un SSD SATA ronda los 500 MB/s y uno mecánico, si es bueno, puede alcanzar apenas los 150 MB/s. En la práctica, esto significa que con un SSD la computadora se iniciará en segundos, los programas se abrirán al instante y los archivos se copiarán o moverán en un abrir y cerrar de ojos.

Kingston NV2: un SSD en formato M.2 NVMe.

"Para el 99% de las aplicaciones, el SSD ha tomado preferencia por sobre los discos mecánicos por ofrecer un excelente balance entre capacidad, performance y precio", señaló a El Cronista José Luis Fernández, Gerente de Tecnología de Kingston para Latam. Y agregó: "En general para un usuario promedio pasar de un disco mecánico tradicional a un SSD de los estándares que se venden hoy, estás hablando de reducir los tiempos de arranque de Windows a la mitad o menos de la mitad y en general entregan de 3 a 5 veces más rendimiento. Allí estamos hablando del segmento de entrada, digamos hoy ya hay unidades llamadas NVMe unidades de última generación que en promedio son entre 7 y 10 veces más rápidas que un disco mecánico".

Qué unidad SSD elegir

Las unidades de almacenamiento SSD en formato M.2 NVMe son hoy las preferidas, dado que la gran mayoría de los motherboards de PC y notebooks actuales incluyen un conector compatible. Las computadoras que no tengan conector M.2 NVMe, pueden optar por SSD en formato SATA, que son más voluminosos y menos veloces, pero igualmente superan a los discos rígidos mecánicos tradicionales.

"Actualmente, en lo que respecta a capacidad de almacenamiento en SSD, el promedio está en los 500 GB (gigabytes). Y hay un crecimiento importante en la demanda de unidades de 1 TB (terabyte), mientras que también hay unidades en capacidades de 2 TB y 4 TB. Lo que vemos es que, de a poco, la tendencia es establecer 1 TB como capacidad estándar en las computadoras", reveló José Luis Fernández.

En este sentido, Kingston ofrece su línea de unidades SSD NVMe llamada NV2, que apunta a ser accesible en su precio y que está disponible en capacidades de 250 GB, 500 GB, 1 TB, 2 TB y 4 TB. De perfil delgado, esta clase de almacenamiento puede utilizarse en la mayoría de las notebooks actuales y computadoras de escritorio.

Unidades SSD Kingston en formato M.2 NVMe, que puede usarse en laptops y PCs de escritorio actuales.

Como se dijo más arriba, la velocidad es uno de los puntos fuertes de los SSD. Por ejemplo, Kingston promete que una unidad NV2 puede ofrecer una tasa sostenida de lectura de datos de 3500 MB/s y una escritura de 2800 MB/s.

Esto se logra gracias al uso de la interfaz PCI Express 4.0. Sin embargo, el SSD Kingston NV2 también se puede utilizar en equipos que tengan conector NVMe PCI Express 3.0 y ofrecer un rendimiento notable.

En nuestras pruebas en una PC en uso real, con múltiples aplicaciones activas, un NV2 de 2 TB logró velocidades de lectura de 3231 MB/s y de escritura de 2887 MB/s. El resultado está en línea con la promesa de la marca y resulta un salto significativo en cuanto a desempeño respecto de otras soluciones de almacenamiento.

El desempeño del SSD Kingston NV2 de 2 TB, medido con el software CrystalDiskMark.

En cuanto a los precios, si bien son variables en el mercado argentino actual, una unidad NV2 de 500 GB pude conseguirse por alrededor de $ 52.000, mientras que las versiones de 1 TB y 2 TB cuestan $ 82.000 y $ 150.000, respectivamente.

A fin de cuentas, en una computadora para usos generales, un SSD moderno puede hacer una gran diferencia, sobre todo si se leen o manipulan archivos de gran tamaño de manera usual, como puede ocurrir en el gaming o en la creación de contenidos.

Temas relacionados

Comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.
  • PL

    pablo lucente

    12/03/24

    Puede ser que un suscriptor de este diario no tenga una tecnología de hace 10 años en sus equipos??? Que nota berreta...

    0
    0
    Responder