CONTENIDO ESPECIAL EXTERNO

Préstamos personales: por qué pueden ayudar y cómo se piden

En esta noticia

No es extraño escuchar a expertos en finanzas personales hablando de la importancia de tener dinero extra, de manera que se pueda contar con un respaldo en casos de una eventualidad. Sin embargo, más allá de que una persona sea muy cuidadosa con sus finanzas, el contexto de inflación que se vive en este momento hace que el sueldo no siempre pueda cubrir gastos más allá de los que esperamos tener mes a mes.

Para hacer frente a gastos extraordinarios, no importa cuáles sean estos, muchas personas recurren a los préstamos personales online. A través de ellos, una persona puede contar con el dinero que necesita y luego devolverlo en cuotas mensuales. Esta es una manera sencilla de poder apalancar las finanzas personales.

Pero, a pesar de que existen diferentes ofertas en el mercado, no todas las personas están al tanto sobre las ventajas y beneficios de solicitar un préstamo personal. A continuación, te contamos para qué sirven, cómo se utilizan y cuáles son las formas de cancelarlos.

¿Qué son los préstamos personales online?

Se trata de un crédito otorgado por una entidad financiera, ya sea un banco o una compañía, que se le entrega de manera virtual a personas naturales para solventar una necesidad económica. A diferencia del préstamo prendario, no se requiere poner en garantía aquello que se busca comprar.

¿Para qué se puede utilizar un préstamo personal?

Al no requerir de una garantía prendaria, este tipo de créditos pueden ser utilizados para muchas cosas. La mayoría de las personas suelen solicitarlos para:

  • Cancelar deudas:

En general, los saldos pendientes de servicios o tarjetas de crédito sólo se pueden cancelar mediante un único pago. En caso de que una persona no cuente con ese dinero, un préstamo personal le permite acceder a esa cantidad y luego pagarlo mes a mes.

  • Gastos inesperados:

Una cañería rota, un electrodoméstico que se rompe, una falla en el auto. Un problema de este tipo, a mitad o fin de mes, puede generar un problema grande en las finanzas personales. Con un préstamo personal, es posible solucionarlos sin tener que esperar hasta el próximo día de cobro.

  • Tomarse vacaciones:

Toda persona se merece un buen descanso, pero muchas veces el dinero ahorrado no alcanza para poder tomarse las vacaciones soñadas. Un préstamo personal puede significar el extra de dinero necesario para poder ir a ese destino deseado.

¿Cuáles son los requisitos para poder acceder a este tipo de créditos?

Si bien existen diferentes empresas que ofrecen préstamos personales, en general los requisitos mínimos que se suelen pedir son los mismos para todas:

  • Que la persona esté radicada en el país y que cuente con DNI argentino
  • Tener más de 18 años de edad
  • Contar con una cuenta bancaria para recibir el préstamo
  • Demostrar ingresos fijos

Además de estos requisitos, para pedir un préstamo personal online, se le pide a la persona que envíe una foto del DNI (frente y dorso) y que provea un teléfono de contacto y una dirección de e-mail.

¿Cuánto dinero se puede pedir y dónde se recibe el dinero?

El tope máximo de este tipo de préstamos no es el mismo para todas las personas. Por un lado, depende de cuál es el tope que el banco o la compañía crediticia disponga; por el otro, está limitado según el historial crediticio de la persona que lo pide y de cuantos ingresos declare. Muchas de estas entidades financieras cuentan con un simulador de crédito que permite determinar si es posible solicitarlo.

Una vez que el préstamo personal es aprobado, el dinero se envía a la cuenta bancaria que la persona brindó. Por lo general, el pago de la primera cuota se hace al mes del otorgamiento, aunque hay empresas que permiten extender ese tiempo.

¿Cómo se paga un préstamo personal?

Esto también depende de dónde se saque este crédito. En el caso de los bancos, el préstamo se deposita en la cuenta del cliente y el pago de las cuotas se hace debitando el importe desde la misma.

Cuando se trata de una empresa, las opciones de pago suelen ser mucho más amplias. Estas van desde tarjeta de débito, depósito o transferencia bancaria, medios de cobro o pago a través de billetera virtual, entre otras.