¿De dónde viene?

La increíble manera con la que el Campari y otros productos logran un color rojo intenso

Uno de los colorantes más utilizados para productos rojos es el ácido carmínico y su principal fabricante es un diminuto insecto.

Helados, bebidas alcohólicas, incluso carnes procesadas. ¿Cómo logran tener ese color rojo intenso? Hay varias maneras, pero una de las más utilizadas es el ácido carmínico, cuyo principal productor es un pequeño bicho que habita los cactus sudamericanos.

Se trata de la cochinilla o Dactylopius coccus, un insecto ovalado de aproximadamente 5 milímetros de longitud que vive en el nopal, de la familia de los cactus. Perú es la principal productora comercial de esta especie, según Smithsonian Magazine, aunque la Argentina también está dentro del top junto a México, Chile y las Islas Canarias.

@javito_ledesma %uD83D%uDE33 ¿Un bicho le da ese color al Campari? %uD83D%uDC1B #curiosidades #historias #bizelaneas #marcas #drinks #campari #cocktails #summer #negocios #stories %u266C Roxanne - Instrumental - Califa Azul

Lo importante de este insecto es el ácido carmínico, el cual generan las hembras para defenderse de los depredadores. Este compuesto representa alrededor de un 20% del peso corporal de las cochinillas. Si se lo disuelve en una solución ácida puede tomar un color violáceo oscuro, en tanto, si se lo mezcla con agua se vuelve rojo.

Historia y usos

El ácido carmínico empezó a utilizarse en la civilización fenicia para teñir sus vestiduras, sin embargo no utilizaban el extracto de la cochinilla sino que trituraban a insectos de la familia de la quermés.

El imperio maya y azteca también lo utilizaron y los españoles, al ver como recolectaban cochinillas para teñir objetos, se llevaron varias toneladas para poder utilizarlo en Europa. Hoy todavía se utiliza para darle un color rojo intenso a algunos productos, desde indumentaria hasta cosmética e incluso alimentos, como yogures, dulces y bebidas.

Pero que provenga de un insecto no implica ningún tipo de riesgo. Así lo asegura la biotecnóloga de la Universidad de Guadalajara, Liberato Portillo Martínez, en diálogo con Smithsonian Magazine. La cantidad de cochinilla que queda en el pigmento después de procesarlo, señala, es minúscula. 

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.