Desastres marítimos

Estos son los peores 6 naufragios en toda la historia de España

Exploramos cuatro de los naufragios más notables y trágicos de la historia naval de España: desde el hundimiento de la fragata Guadalupe en 1799 hasta el enigmático desaparecimiento del Reina Regente en 1895.

En esta noticia

Es bien conocido que el océano es un espacio lleno de seres casi míticos, escenarios de ensueño y un olor que nos remite al mar. Pero, también es un ambiente riesgoso, expuesto a las furias de las mareas y las tormentas. A pesar de su inmensidad, los seres humanos hemos estado surcando sus olas desde la era de los fenicios, e incluso antes.

Pero no todos los viajes marítimos tienen un final feliz. Muchos concluyen con los barcos varados en las playas de alguna isla o con sus marineros tragados por las profundidades. La mayoría de estos desastres marítimos son causados por tormentas, aunque también hay casos debidos a guerras, negligencias o acciones piratas. 

A continuación, los seis naufragios más devastadores ocurridos en España a lo largo de la historia.

El desastre de La Herradura, una maniobra que resultó fatal

El asedio pirata berberisco en el Mediterráneo, en contra de los territorios cristianos del sur de Europa, provocó en numerosas ocasiones coaliciones de distintos países. Así, España, Sicilia, Nápoles y Génova establecieron una flota de guerra para neutralizar este peligro y abastecer los enclaves españoles en las costas mediterráneas.

Galera española de la época del desastre de La Herradura. (Imagen: Wikipedia)

En este marco, para asegurar y llevar provisiones al presidio español de Orán-Mazalquivir, clave en la defensa contra la piratería berberisca, 28 galeras españolas llegaron a Granada en 1562. Con la llegada de una tormenta, Don Juan de Mendoza, capitán general de galeras, ordenó a las embarcaciones refugiarse en la bahía de La Herradura.

Sin embargo, las fluctuaciones del viento arrastraron las galeras unas contra otras y contra las rocas durante la maniobra. Como resultado, 25 de las embarcaciones se hundieron en la mañana del 19 de octubre de 1562 y, con ellas, los marineros que las ocupaban. El desastre en las costas granadinas se cobró así la vida de 5000 personas.

El desastre de Santa Cruz de Tenerife, donde Nelson perdió un brazo

En 1796 estalló una guerra entre España (respaldada por Francia) y Gran Bretaña, que duró hasta el año 1802. Ambas naciones, Francia y España, tenían el propósito de frenar la expansión del imperio británico. En este escenario, el 25 de julio de 1797 una flota inglesa dirigida por el célebre Horatio Nelson intentó tomar el puerto de Santa Cruz de Tenerife, punto crucial para el comercio con las Américas.

El comandante ordenó un ataque frontal sobre la isla, donde las baterías españolas y francesas respondieron con fuego de cañón, arrasando la flota británica. Entre los daños más destacados estuvo la destrucción de la fragata Fox, donde murieron alrededor de 100 hombres. En total, los muertos ascendieron a 700. Precisamente, los fragmentos de una bomba fueron los que destrozaron uno de los brazos del comandante Nelson, quien quedó mutilado.

El hundimiento de la fragata Guadalupe: una calamidad con un héroe

Dénia, 1799. Otra vez, la guerra anglo-española. A mediados de marzo, la fragata Guadalupe, parte de la Armada de Carlos IV, era perseguida por tres buques de guerra británicos. La fragata intentó buscar refugio en Dénia, pero una tempestad hizo que la embarcación naufragara el 15 de marzo y chocara contra unas rocas. 107 hombres perdieron la vida y otros 40 desaparecieron. El barco quedó clavado en la punta del Sardo. Al día siguiente, el casco cedió y la popa empezó a hundirse. Un escenario similar al del Titanic.

A pesar de los esfuerzos de los habitantes de Dénia por rescatar la fragata, las maniobras de rescate eran casi imposibles. Sin embargo, merece la pena destacar la hazaña del marinero Andrés Martínez, que logró llegar a la costa, se ató una cuerda al cuerpo y volvió al barco, logrando anclarlo a la proa. De esta manera, el marino salvó varias vidas.

La tragedia de la fragata Santa María Magdalena, el naufragio más devastador de la historia de Galicia

En 1808 el escenario europeo cambió. La guerra de la Independencia entre España y Francia estalló y los británicos se convirtieron en aliados de los españoles. En este contexto nació la Expedición Cántabra en el año 1810, una operación naval conjunta entre la Armada Española y la Royal Navy cuyo objetivo principal era recuperar la ciudad de Santoña, en manos francesas.

El inglés Horatio Nelson perdió un brazo tratando de tomar el puerto de Tenerife. (Imagen: Wikipedia)

Con esta intención, una flota partió de las costas de Galicia el 14 de octubre de ese mismo año. Su barco principal era la fragata Santa María Magdalena, que navegaba junto al bergantín Palomo, dos goletas, cuatro cañoneras y varios transportes de tropas. Pero cuando la flota anclaba en las costas de Santander, fue sorprendida por una tormenta que obligó tanto al Palomo como a la Santa María Magdalena a cortar las cuerdas de sus anclas principales. Luego, volvieron a la ría de Viveiro, lugar seleccionado como punto de encuentro en caso de problemas.

Allí, un nuevo temporal arrastró ambos barcos al no tener ancla. Ambos barcos naufragaron y chocaron contra las rocas, dejando un total de 550 muertos. Entre ellos, el capitán de la Santa María Magdalena, Don Juan de Salcedo, y su hijo, cuyos cuerpos fueron encontrados abrazados. 

Después de esto, la Armada prohibió que familiares directos se embarcaran en la misma unidad. En 1934 se erigió un monumento en Viveiro en memoria del desastre, uno de los naufragios más dramáticos que se recuerdan en España.

El enigma del Reina Regente

Más de 80 años después del desastre de Viveiro, ocurrió uno de los naufragios más misteriosos que se recuerdan en España. Según se cuenta, el Reina Regente era uno de los buques mejor armados de España, temido y respetado por su potencia de fuego. Aunque es cierto que su artillería desestabilizaba al barco en condiciones de fuertes temporales.

En 1895, el Reina Regente inició un viaje pacífico con la misión de llevar diplomáticos marroquíes a España. Esta acción respondía al complicado panorama político que ponía los intereses expansionistas de Francia sobre el territorio marroquí. En este contexto, Marruecos buscaba firmar un tratado de paz con España y ganar su apoyo contra el adversario francés.

Sin embargo, las tensiones heredadas de la guerra de Margallo y la debilitada situación de España por la guerra en Cuba no hacían atractiva la propuesta marroquí para el gobierno. Ante la imposibilidad de firmar dicha alianza, el Reina Regente recibió órdenes de devolver a los pasajeros al puerto de Tánger, que estaba siendo amenazado por un severo temporal.

Esta tormenta debería haber persuadido al capitán de regresar inmediatamente a Cádiz. Sin embargo, las tensiones entre España y Marruecos eran demasiado urgentes para retrasar el regreso del barco. Como resultado, el capitán del barco decidió partir. Pero el barco nunca llegó a su destino.

Ese día el Reina Regente desapareció en la inmensidad de las aguas sin dejar rastro. Después de una búsqueda exhaustiva y de los esfuerzos para resolver el misterio, ni el barco ni ninguno de los 412 tripulantes que habían partido en él fueron encontrados.

Fragata española similar a la de Guadalupe, que se hundió en 1799. (Imagen: Wikipedia)

El hundimiento del Castillo de Olite, el naufragio más devastador de la guerra civil española

El Castillo de Olite, además de ser un castillo en Navarra, fue un mercante ruso llamado Zaandijk que el bando sublevado reutilizó durante la guerra civil española. Con una tripulación de 2200 hombres, el barco partió hacia Cartagena con la intención de ayudar a los sublevados de la ciudad, en cuyo puerto aún había una flota republicana significativa. Su baja velocidad lo dejó atrás respecto al resto de los barcos, convirtiéndolo en un objetivo fácil.

El 7 de marzo de 1939, el barco fue alcanzado, como era previsible, por un proyectil, tras lo cual intentó huir. Pero no pudo hacerlo, ya que otro disparo impactó en el puente de mando del barco, provocando una gran explosión y su hundimiento definitivo. Murieron 1500 personas, mientras que los supervivientes fueron capturados por los republicanos hasta el final del conflicto.

Temas relacionados
Más noticias de naufragio