Los 12 parques nacionales que no te podés perder este verano

Los 12 parques nacionales que no te podés perder este verano

Desde el Litoral hasta la Patagonia, atravesando las serranías de Córdoba, hay 12 paraísos naturales que combinan experiencias ecoturísticas con actividades recreativas

El turismo interno está marcando tendencia en estas vacaciones de verano 2019. Ante una mayor cantidad de argentinos que decidieron quedarse a recorrer las bellezas naturales del país, y la llegada de muchos turistas extranjeros, los Parques Nacionales esperan a los visitantes que buscan disfrutar de vivencias únicas en los diversos ambientes que ofrece la Argentina.

Desde el Litoral argentino hasta la Patagonia,  Clase Ejecutiva seleccionó 12 Parques Nacionales ideales para visitar en verano, donde integrar experiencias ecoturísticas con actividades recreativas de todo tipo.

Litoral

El Parque Nacional Iguazú, en Misiones, es el más visitado del país y posee un área con múltiples servicios al visitante que puede intercalarse con visitas a las comunidades cercanas. El Área Cataratas reúne una serie de atractivos que vale la pena recorrer para entrar en contacto intenso con la selva paranaense.

Desde allí se abre un abanico de posibilidades para disfrutar de los circuitos, senderos y excursiones que ofrece el parque, declarado por la Unesco como Sitio Patrimonio Mundial. Navegar entre los saltos de agua, disfrutar de las vistas que ofrece la red de pasarelas y balcones o subirse al Tren de la Selva son algunas de las opciones para los veraneantes que eligen las “aguas grandes”.

La biodiversidad presente en el Parque Nacional Iberá, en Corrientes, lo convierte en una de las áreas protegidas de mayor riqueza de la Argentina. Los Esteros, además de representar uno de los humedales más importantes del país, albergan especies con un frágil estado de conservación como el ciervo de los pantanos, el venado de las pampas, el aguará guazú y una amplia variedad de aves.

Sobre el río Uruguay, y consolidado como uno de los atractivos más importantes de Entre Ríos, el Parque Nacional El Palmar es un área protegida con historia, que ha conservado sus tradicionales senderos vehiculares y peatonales cuyo diseño permite planificar los recorridos con ambas modalidades de acuerdo a las posibilidades de cada visitante.

Los servicios al turista se completan con actividades como caminatas interpretativas con guías habilitados, camping, paseos náuticos, cicloturismo y avistaje de flora y fauna.

Sierras cordobesas

Ubicado en Pampa de Achala, en el Camino de las Altas Cumbres, el Parque Nacional Quebrada del Condorito se encuentra a 55 kilómetros de Carlos Paz, el mayor centro de servicios turísticos de Córdoba.

Una vez realizado el registro en el centro de visitantes, se accede al sendero peatonal que conduce hasta el Balcón Norte de la Quebrada, donde se puede ver a los cóndores con sus crías. En esta área protegida se permite el acampe libre en dos sectores del noreste (Cañada y Pampa Pajosa, cerca del Balcón Norte) y en La Trinidad, cercano a la seccional de guardaparques.

Patagonia 

El Parque Nacional Lanín está ubicado al suroeste de la provincia de Neuquén y sus tres zonas (Sur, Centro y Norte) proponen diversas actividades vinculadas a los pobladores y a las comunidades mapuches.

Las culturas y la historia de cada paraje acompañan al visitante en su travesía desde el circuito turístico de los lagos Lácar y Nonthué, con base en San Martín de los Andes, hasta las tres cuencas lacustres vinculadas a Aluminé (Quillén, Rucachoroy y Norquinco); pasando por la zona de influencia de Junín de los Andes, en el acceso a los lagos Huechulafquen y Paimún.

Siguiendo hacia el sur por el oeste del Neuquén, la Ruta de los Siete Lagos conduce hasta el Parque Nacional Los Arrayanes, en la Península de Quetrihué, vinculado a Villa La Angostura, que ofrece una red de senderos con increíbles vistas hacia los lagos de la zona.

Se destaca el mirador Arrayán, que comienza con un sendero escalonado de dificultad media y finaliza con una panorámica del lago Nahuel Huapi, la Bahía Brava, la Isla Fray Menéndez y la espectacular Cordillera de los Andes.

El Parque Nacional Nahuel Huapi, emplazado entre Neuquén y Río Negro tiene como centro a su lago homónimo y como cabecera a la ciudad de San Carlos de Bariloche.

Esta área protegida ofrece decenas de alternativas para el visitante, tanto en su variada oferta gastronómica de platos típicos como en los paseos náuticos que permiten conocer dos hitos de la historia local: la Isla Victoria, con su trayectoria de investigaciones forestales, y Puerto Blest, el sitio donde hace más de 115 años nacieron los parques nacionales.

Ingresando a Chubut, el Parque Nacional Lago Puelo se encuentra 16 kilómetros al sur de El Bolsón, el centro de una comarca con una impronta marcada por el trabajo de los artesanos y las pequeñas fábricas familiares de dulces y conservas.

En la zona existen hoteles, hosterías, cabañas, hospedajes, campings, restaurantes, locales de comida rápida y estaciones de servicio para asegurar una buena estadía.  En el parque nacional, el área recreativa de la cabecera norte del lago presenta el Camping Agreste Delta del Azul, que cuenta con más de 100 fogones, proveeduría, luz eléctrica, sanitarios y agua caliente.

A 50 kilómetros de la ciudad de Esquel y a 25 de Trevelin, sobre el límite internacional con Chile, se encuentra el Parque Nacional Los Alerces, que en 2017 fue incorporado al listado de Sitios Patrimonio Mundial de la Unesco.

El centro operativo y la sede administrativa del parque se encuentran en Villa Futalaufquen, donde se puede recorrer el Centro de Visitantes y una serie de senderos de baja dificultad para conocer los alrededores. La Ruta Provincial 71 permite incursionar en diversos puntos panorámicos y áreas de servicios que suman posibilidades para alargar la estadía en la tierra del alerzal milenario.

De camino al sur de Santa Cruz, por la Ruta 40 se llega al Parque Nacional Perito Moreno. Un espacio de inmensas estepas, lagos de origen glacial y montañas de piedra que ofrece nuevos refugios para visitantes. Uno de ellos es el ubicado en el Valle del Río Lácteo, con vistas al Cerro San Lorenzo, entre los más importantes de la Patagonia austral argentina.

Más adelante en el recorrido, El Calafate y El Chaltén son las localidades que sirven de base operativa para las excursiones al Parque Nacional Los Glaciares, el más extenso del país. Campos de hielo, glaciares centenarios y sendas únicas entre bosques y montañas ponen de manifiesto la magnitud del paisaje que rodea al visitante.

Excursiones náuticas, caminatas sobre el hielo y una extensa red de senderos con diverso grado de dificultad hacen de esta área protegida el lugar ideal para combinar distintas actividades como pesca deportiva, trekking, camping y avistaje de fauna

Para acceder a los confines australes, se puede hacer un puente aéreo hasta Ushuaia, o bien seguir la ruta y llegar por tierra hasta el Fin del Mundo para conocer el Parque Nacional Tierra del Fuego, donde los Andes y sus bosques se juntan con el mar.

Navegar los canales fueguinos, caminar por senderos rodeados de lengas, disfrutar de las historias del siglo pasado a bordo del Tren del Fin del Mundo o animarse a embarcar en los cruceros que visitan la Antártida en temporada estival para llegar al continente blanco figuran entre las múltiples opciones.

Qué hay que saber antes de viajar

Los refugios de montaña de los parques andinos tienen dinámicas propias de alojamiento y capacidad de carga, por lo que es recomendable realizar las reservas antes de emprender el ascenso y respetar las indicaciones de los guardaparques y de la cartelería circundante

Hay reglas básicas para realizar caminatas en zonas agrestes, más allá del grado de dificultad de cada sendero y de la capacidad física y experiencia de los caminantes. Para ello, hay que respetar el registro gratuito y obligatorio tanto antes de iniciar la travesía como al finalizarla.

Este trámite simple, que se realiza en las oficinas de Informes y Centros de Visitantes de los parques, permite conocer datos fundamentales para la seguridad de los senderistas. 

Todas las caminatas conviene hacerlas en compañía de alguien, con indumentaria y equipos adecuados, teniendo en cuenta antes el pronóstico del clima y el estado de los senderos. 

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar