Bañado La Estrella, paraíso formoseño

De abril a noviembre, cuando el calor es menos intenso, es la época del año ideal para visitar uno de los humedales más grandes de Sudamérica.

Paraíso natural del que se habla cada vez más, el Bañado La Estrella es uno de los humedales más grandes de Sudamérica y fue elegido como una de las Maravillas Naturales de la Argentina.

Ubicado en el noroeste de Formosa, abarca unas 400 mil hectáreas de lagunas, bañados, palmares y "champales" (bosques inundados cubiertos por enredaderas), que atraen con sus propuestas agrestes de ecoturismo, safaris fotográficos y observación de aves y fauna en general. Se puede visitar todo el año, pero se recomienda hacerlo de abril a noviembre.

El avistamiento de aves y fauna es una de las principales actividades turísticas.

Sorprende la abundancia de yacarés, carpinchos, boas curiyú, corzuelas y más de 300 especies de aves, entre las que se destaca el jabirú (la cigüeña más grande de América) y otras aves acuáticas que, en ciertas épocas del año, se congregan por miles para alimentarse de peces.

La mejor forma de ir a su encuentro es contratar las excursiones en la localidad de Las Lomitas y, desde ahí, visitar los dos accesos principales (El Vertedero y Fortín La Soledad), para conocer el bañado con salidas en canoa o lancha, cabalgatas y senderismo.

A 45 kilómetros de Las Lomitas, sobre la ruta provincial 28 (pavimentada, de fácil acceso), El Vertedero es una obra hidrovial construida para el manejo del agua mediante un sistema de compuertas. Los pescadores suelen ubicarse sobre el puente a orillas del Bañado. Desde la ruta, se pueden observar diferentes especies de aves, carpinchos y yacarés.

Los yacarés predominan en este territorio.

Otro punto interesante es el Fortín La Soledad, un paraje que tiene su origen en los desbordes e inundaciones del río Pilcomayo y donde actualmente viven unas 80 familias. Está a 65 kilómetros de Las Lomitas y se accede por la ruta provincial 32, de tierra.

Tanto en Fortín La Soledad como en las inmediaciones de la ruta provincial 28, hay senderos que pueden realizarse en compañía de la comunidad pilagá ("Campo del Cielo"). Esta región no solo es un acercamiento a una naturaleza desbordante, sino también a las tradiciones de diferentes pueblos y comunidades que viven en un entorno moldeado por el río Pilcomayo.

Dato clave: en Las Lomitas se pueden contactar prestadores locales para realizar los paseos en botes, canoas o caminatas guiadas, o movilizarse por cuenta propia a los dos accesos al bañado. Una empresa de ómnibus conecta Formosa Capital con Las Lomitas.

Temas relacionados
Más noticias de Turismo