Falta de insumos

Contrapunto entre automotrices y el Gobierno por acceso a dólares

La dificultad para acceder al mercado cambiario está modificando los planes de producción de varias terminales, que no logran importar las piezas necesarias para fabricar localmente. Adelanto de vacaciones, menor contrataciones de personal, días sin producción y dosificación de autopartes, algunas de las estrategias de las marcas para seguir operando.

Las automotrices se enfrentan cada vez más a las complicaciones para acceder a dólares que les permitan importar autos y autopartes. Para las más exportadoras, se trata de un seguimiento diario y diálogo constante con el gobierno para destrabar los ingresos; y en el caso de las que no tienen una balanza tan equilibrada entre importaciones y exportaciones, la situación es todavía más compleja.

Las dificultades de acceso al mercado cambiario ya comienzan a ser trabas al intento de aumentar producción que varias terminales tenían proyectado ante el crecimiento de la demanda y la falta de stock, y que de a poco empiezan a decir en voz alta los CEOs de las compañías.

Pablo Sibilla, presidente de Renault Argentina, fue uno de los primeros en alzar la voz después de varias reuniones entre Adefa (la asociación que nuclea a las terminales) y el Gobierno; en las que pidieron previsibilidad para el acceso al mercado cambiario

La falta de seguridad en que los compromisos asumidos se cumplirán (el Gobierno acordó cupos para cada compañía en relación a sus proyecciones de producción), retrasa proyectos y contrataciones de personal en el sector. La situación no se refleja solo en la planta de Santa Isabel de Renault sino también en otras fábricas en las que ya pesa la falta de insumos.

El 70% de las piezas de los autos que se fabrican en la Argentina son importadas. Algunas de ellas no tienen fabricantes locales, otras se producen en plantas que tienen su propia capacidad al máximo y no tienen escala para nuevos compromisos que impliquen mayor producción. 

Incluso hay casos en que podría darse una sustitución pero los autopartistas tienen también problemas de acceso a sus insumos importados, entre otros costos que encarece enormemente el valor de sus productos en comparación a los traídos del exterior.

Elsztain, de IRSA, anunció proyecto inmobiliario de u$s 1800 millones en la ex Ciudad Deportiva de Boca

Al igual que Renault, que no contrató el personal necesario para completar dos turnos de producción, otras firmas como Toyota, Volkswagen y Ford tuvieron que apelar a saltear días de fabricación o amplían el tiempo de salida de los vehículos terminados de la fábrica para administrar los insumos disponibles.

En el caso puntual de Renault, el gobierno tuvo una respuesta rápida aunque no beneficiosa para la compañía. Fuentes oficiales dijeron que la automotriz francesa no cumplió con las estimaciones de producción y la integración de autopartes. "Es una empresa que hoy es más importadora que productiva", criticaron desde el Gobierno y aseguraron que acompañarán sus requerimientos de importación, pero en función de su accionar en producción y exportación".

Los últimos datos de producción que informó Adefa, mostraron que en junio se registró un suba de 14,5% respecto de mayo y de casi 156% con relación a igual mes del año anterior, un período muy afectado por la pandemia y por lo tanto una base de comparación muy baja. Contra los seis meses del año pasado -donde la pandemia y cuarentena hicieron su peor golpe- el incremento de producción fue de 124%.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios