Automotrices en alerta por el Brexit

Jaguar, Honda, BMW, Rolls-Royce y Toyota ya anunciaron despidos y suspensiones por la salida del Reino Unido de la Unión Europea

Despidos y suspensión de producciones. La incertidumbre sobre el Brexit puso en alerta a las automotrices que comenzaron a tomar medidas para tratar de contener las posibles consecuencias de una salida no consensuada de la Unión Europea. Jaguar, Honda, BMW, Rolls-Royce y Toyota son algunas de las que ya anunciaron sus intenciones.

Alrededor de 4500 empleos son los que planea recortar Jaguar, que pertenece al conglomerado indio Tata. Calculan que más de un 85% afectarían a trabajadores británicos. Jaguar registró pérdidas de 100 millones de euros durante el último trimestre finalizado en septiembre, provocado especialmente por la caída de las ventas en China y Europa, además de la incertidumbre política británica.

Por otro lado, la japonesa Honda optó por paralizar la producción en sus fábricas ubicadas en territorio británico durante seis días en abril. El propio primer ministro del país asiático habló sobre el tema y expresó: “Esperamos que se evite un Brexit sin acuerdo”.

El principal inconveniente de las automotrices pasa por la importación de componentes desde otros países europeos. En caso de no haber una salida pacífica de la Unión Europea, las retenciones de mercancías en ambos lados del Canal de la Mancha podrían generar más de un dolor de cabeza para las compañías de la industria. Especialmente por la precisión con la que trabajan las firmas a la hora de ensamblar los vehículos en las fábricas, utilizando el sistema de producción just-in-time por el que no retienen por más de 24 horas los materiales.

La automotriz de lujo Rolls-Royce podría tomar el mismo camino que la empresa japonesa. Además de adelantar a abril un cese de producción que estaba planeado para más adelante, según reporta Bloomberg, también comenzó a entrenar a algunos de sus proveedores para desarrollar un nuevo mecanismo de importaciones. “Uno puede planificar todo lo que quiera, pero no puede almacenar autopartes por semanas. Y, si la cadena logística se rompe, afecta la producción”, afirmó Mueller-Oetvoes, COO de la compañía.

El próximo 15 de enero habrá novedades al respecto, ya que ese día se realizará una votación clave en el Parlamento británico. Los legisladores respaldarán o no el plan acordado entre Londres y Bruselas en noviembre del año pasado.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Recomendado para tí