Dilema ético y desafíos logísticos que enfrentan las empresas para el regreso a los lugares de trabajo


Por Diego López, socio de PwC Argentina 

Abordar las consecuencias que dejará la pandemia será uno de los mayores desafíos que las empresas deberán conducir en esta nueva normalidad. Para mantener las operaciones en marcha y al mismo tiempo minimizar el riesgo de exposición para los colaboradores, la mayoría de las empresas se han adaptado a nuevas formas de trabajo que dejaron relativamente vacías sus oficinas, fábricas, comercios y otras instalaciones.

En medio de una desaceleración económica a nivel global, los ejecutivos son cada vez más cautelosos en su perspectiva: solo uno de cada cinco directores financieros encuestados (1) por PwC en Estados Unidos cree que sus compañías podrían reanudar "los negocios habituales" dentro de un mes si la crisis finalizara hoy.

Como máxima prioridad de los directivos deberá prevalecer la salud y la seguridad de los colaboradores, a medida que se contempla cómo encaminar las operaciones hacia algo que sea semejante a la normalidad y ello constituye una preocupación ética, moral y legal para todas las empresas. A nivel de los negocios, resguardar el bienestar de los empleados es primordial porque ningún plan para volver a poner en marcha las operaciones habituales puede tener éxito sin ellos. Deberán contar con el respaldo de las empresas para que los ayuden a retornar de manera segura y, una vez que sea posible, la dirección tendrá que enfrentar el desafío de mantener la seguridad. Es posible que se necesiten nuevos protocolos para la limpieza exhaustiva, desinfección y también podría implicar cambios en el diseño del espacio separando aún más los puestos de trabajo, cambiar los horarios de ingreso y egreso y hasta para reducir la cantidad de personas en los edificios para cumplir con las normas de distanciamiento social.

La dirección de las empresas enfrenta el desafío de determinar exactamente quiénes son los empleados esenciales y cuáles son las funciones necesarias que requieran volver. Con el objetivo de informar las decisiones sobre cuándo se debe pedir a ciertos grupos que regresen al lugar de trabajo es útil realizar un análisis de aquellas funciones que tuvieron una transición armoniosa al teletrabajo y cuáles no. Sería lógico permitir que en aquellos trabajos que presentaron escasa caída de la productividad, las personas continúen sus tareas de forma remota durante un período de tiempo para reducir el personal en el sitio y disminuir así el riesgo de exposición de su salud.

Incluso los planes mejores diseñados, sin la aceptación de los empleados, probablemente presenten dificultades. La dirección deberá liderar con empatía y demostrar que comprenden que, si bien sus colaboradores han atravesado esta crisis, el impacto no fue el mismo para todos, por lo que la sensibilidad a esta realidad es imprescindible. También será esencial reconocer que la fuerza laboral necesitará tiempo para adaptarse a las nuevas formas luego de la pandemia. Para aquellos que se han acostumbrado al home office, volver a la oficina puede requerir un nuevo cambio de mentalidad y será necesario que se les transmita qué se les pide y qué medidas se tomarán para proteger su salud.

La gestión entonces necesitará de una estrategia de comunicación que ayude a los empleados que regresan y a aquellos que continúan de manera remota. También será importante trabajar en conjunto con recursos humanos para prepararse ante la posibilidad de que las preocupaciones perduren. Brindarles un espacio para compartir sus temores y desafíos contribuirá para que los equipos de gestión identifiquen potenciales problemas con sus planes de regreso. Al habilitar una comunicación real y bidireccional, los líderes pueden transformar la crisis en una oportunidad para fortalecer la cultura de la organización, incrementar el compromiso de los colaboradores y aumentar la productividad a largo plazo.

Al comprender los riesgos, los directorios pueden cumplir un papel eficaz en la supervisión de los planes de la gerencia para la vuelta al lugar de trabajo. Como en todos los órdenes de la vida, empatía y buena comunicación serán claves para lograr un exitoso regreso.

1 PwC´s Covid -19 CFO Pulse Survey https://pwc.to/36B9ECG

Compartí tus comentarios