Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Tras dos años de ausencia, la marca italiana de lujo Ermenegildo Zegna vuelve a la Argentina

Está avanzando en negociaciones para poder abrir un local propio en el shopping Patio Bullrich, de Recoleta, donde ya había atendido a sus clientes en 2008

Tras dos años de ausencia, la marca italiana de lujo Ermenegildo Zegna vuelve a la Argentina

Tras dos años de ausencia, la marca de lujo Ermenegildo Zegna está más cerca de retornar a la Argentina. Se trata de la tradicional marca de moda italiana dedicada a la confección y venta de indumentaria femenina y masculina de lujo que fue fundada en 1910. En la actualidad es manejada por la cuarta generación de la familia Zegna y además de elaborar y diseñar su propia colección también fabrica para Gucci, Yves Saint Laurent, Dunhill y Tom Ford.

En 2015, tomó la decisión de abandonar el país tras 14 años de operaciones. La determinación se debió a las dificultades que la marca comenzó a tener para poder importar mercadería, lo cual le impidió poder abastecer de manera adecuada su tienda que hasta ese momento se ubicaba en la Avenida Alvear al 1600. En realidad, los problemas para abastecer de indumentaria importada a sus clientes habían comenzado en 2009, cuando regía el sistema de licencias no automáticas a modo de permisos para el ingreso de mercadería del exterior que generó un fuerte freno a la comercialización en el país de todo tipo de productos provenientes de otros países. "Hemos decidido cerrar el local a partir del 28 de febrero" decían sus representantes en 2015.

La firma italiana fue una de las contadas marcas de lujo que sobrellevó la crisis de 2001 en la Argentina sin cerrar locales y que en el peor momento la misma casa italiana decidió tomar en forma directa la representación de la empresa para el mercado local. Sin embargo, las licencias no automáticas afectaron las operaciones de Zegna aún cuando existía la posibilidad de cerrar acuerdos de exportación que permitían importar por iguales montos. Era la época de Guillermo Moreno al frente de la Secretaría de Comercio y la casa de moda había sellado un convenio para vender en el exterior lana peinada a un valor equivalente a lo que ingresaba del exterior. Sin embargo, poco tiempo antes de la salida del polémico ex funcionario kirchnerista en 2013 se comenzaron a implementar las declaraciones anticipadas de importación, conocidas como las DJAI, que prometía terminar con los complicados trámites de las licencias no automáticas que, sin embargo, complicó aún más la situación, en especial para las marcas que competían en el segmento de lujo.

Es que la gestión de Augusto Costa en el organismo donde Moreno ejerció su poder terminó por trabar casi del todo las importaciones de una gran cantidad de marcas entre las cuales estaba Zegna.

También sufrieron las consecuencias de estas medidas proteccionistas otros grupos de lujo como Carolina Herrera, Fendi, Louis Vuitton, Yves Saint Laurent, Escada, Polo Ralph Lauren, Emporio Armani, Cartier y Calvin Klein. La mayoría de estas marcas tenían locales también en la Avenida Alvear que, de ese modo, fue perdiendo el glamour de otros años y nacionalizando la identidad de sus inquilinos.

Ahora, según pudo confirmar El Cronista de fuentes del mercado, la casa europea de alta moda está en avanzadas y encaminadas negociaciones con el grupo IRSA para abrir un local en Patio Bullrich, el shopping que el holding que encabeza Eduardo Elsztain opera en la zona de Recoleta.

La marca ya fue parte del listado de locales del Patio Bullrich, ubicado en la calle Posadas al 1400 de Capital Federal en 2008. Lo había hecho una inversión de un millón de dólares y preparando la inauguración de un tercer local en otro centro de compras que terminó por no concretar.

Eran tiempos en los cuales los ejecutivos de las mayores etiquetas premium del exterior todavía creían que el mercado de lujo en el país tenía grandes chances de crecer gracias a los ingresos del público de alto poder adquisitivo, lo cual se traducía en una mayor oferta dirigida al público masculino y explicaba sus planes de expansión.