EL EX PRemier HABLÓ DE HOMICIDIO POL TICO Y PROMETIÓ SEGUIR DANDO BATALLA

Histórico: el Senado italiano aprobó la expulsión de Berlusconi

Tras dos décadas de protagonismo, Il Cavaliere, de 77 años, perdió su banca en el Senado y inmunidad parlamentaria, tras ser condenado a 4 años de prisión por fraude fiscal

Silvio Berlusconi, una de las figuras más controvertidas y a la vez carismáticas de Italia, protagonista de innumerables escándalos sexuales, judiciales y políticos y, a sus 77 años, líder indiscutido de la derecha italiana desde hace 20 años, sufrió ayer su mayor humillación política al ser expulsado del Parlamento. Ya no es senador ni podrá serlo en los próximos seis años, o sea, cuando tenga 83. Perdió además su inmunidad parlamentaria, por lo que podría enfrentar varias causas judiciales más.
Con un complejo sistema, que incluyó nueve votaciones a enmiendas para intentar salvarlo, el pleno del Senado aprobó ayer el retiro de su escaño, luego de que, en agosto, el Tribunal Superior de Justicia le dictara condena firme a cuatro años de prisión por fraude fiscal por el caso Mediaset, aunque en base a la ley italiana, y entre otras cosas por su avanzada edad, quedará reducida a un año de trabajo comunitario. El tribunal también le prohibió el ejercicio de cargos públicos por dos años, lo que le impide cualquier regreso inmediato al Gobierno.
La votación del Senado constituye un golpe decisivo a la carrera política del magnate de comunicaciones y tres veces primer ministro italiano, famoso por su capacidad de renacer de las cenizas. Su remoción intensificará además las tensiones políticas que han impedido cualquier reforma seria de la estancada economía italiana, que experimenta problemas para combatir un desempleo juvenil de más del 40% y está sumergida en una recesión desde hace más de dos años.
Nunca como hasta ahora,Berlusconi que calificó o su expulsión del Senado como un golpe de Estado de la izquierda, un homicidio político y una herida mortal a la democracia había sentido el peso de la Justicia y sus consecuencias políticas sobre sus hombros. Inteligente, perspicaz, engreído, no tuvo reparos en adoptar leyes que favorecían a su propio imperio mediático o para evitar ser procesado por los jueces de su país, a los que tildaba de rojos comunistas. Aun así, ayer se mostró desafiante hasta el final. A grito pelado y visiblemente conmocionado en plena votación, advirtió a sus rivales políticos que aun no han ganado la batalla y prometió seguir dando pelea por fuera de la Cámara.
Il Cavaliere, cuya muerte política ha sido decretada en numerosas ocasiones, se niega a tirar la toalla pese a los escándalos judiciales y sexuales que ha protagonizado desde que se lanzó en 1994 a la política, cuando varios casos de corrupción de entonces obligaron a su amigo y ex primer ministro socialista Bettino Craxi a exiliarse en Túnez.
Su vida alocada, su capacidad de conectarse con los deseos de los italianos y la atracción por las chicas jóvenes contribuyeron a la larga lista de escándalos protagonizados por el líder conservador, quien estuvo en el poder desde 2001 hasta 2011, con una interrupción de dos años de 2006 a 2008.
En 2011, el multimillonario magnate, que forjó su fortuna de la nada una de las mayores de Europa, con un estilo caracterizado por ataques a sus enemigos y un acérrimo anticomunismo, se vio obligado a renunciar al cargo de primer ministro desacreditado por la pésima gestión de la crisis económica que dejó a Italia al borde del rescate. Pero después de una prolongada agonía política y cuando todos lo daban por muerto, regresó al ruedo para protagonizar un increíble ascenso. ¿Su arma secreta? Simpatía y caradurez. Un día puede decir lo contrario del otro, y sabe mentir, sabiendo él y todos que miente.
Lo de ayer representa un durísimo revés. Aunque quizá haya que esperar un tiempo para hablar del fin de una era.

Temas relacionados
Más noticias de Senado
Noticias de tu interés