El sueño de la fábrica de chocolate

Hace 14 años, Diego Fenoglio se abrió de la empresa familiar para crear su propia fábrica de chocolate, y durante un tiempo compitió con su propio apellido. Cómo logró instalar la marca Rapa Nui como sinónimo de chocolate en Bariloche y sus planes de expansión.

Llevar el apellido de una empresa puede facilitar o complicar las cosas. En el caso de Diego Fenoglio, creador de Rapa Nui, separarse de la empresa familiar para montar su propia fábrica de chocolates, implicó un esfuerzo de diferenciación y superación. “Fenoglio era una empresa familiar fundada por mi padre en 1948 en Bariloche. Al fallecer, mi madre, mi hermana y yo quedamos a cargo. En 1995 les vendí mi parte y fundé Rapa Nui porque quería cambiar el modelo de negocios y ellas no estaban de acuerdo. Tiempo después, la marca Fenoglio se vendió al grupo Macro. Pero siempre mantuvimos los buenos términos, separamos la familia de los negocios , aclara Fenoglio.

Rapa Nui es una voz de la isla de Pascua que significa “isla grande o “gran resplandor . “Es una palabra que me inspiraba, así se llamaba la casa donde viví de chico. La marca Fenoglio, en cambio, surgió sin pensarlo, cuando mi padre fabricaba chocolates y la gente empezó a hablar de la chocolatería de Fenoglio , cuenta el emprendedor, quien -siguiendo la tradición familiar- incorporó a sus hijos en la nueva compañía. “Cuando me fui de la empresa familiar no me llevé ni las máquinas, ni los proveedores. Cambié todo, porque el producto es diferente, es más artesanal .

Para elegir una marca de chocolates, “la presentación representa el 20%. El 80% restante es la explosión de sabores que se siente en el paladar al comerlo , dice Fenoglio. Su compañía importa directamente el cacao desde Ecuador y Brasil, y elabora el chocolate de cobertura, algo que sólo tres empresas en la Argentina hacen.

Después de 14 años, Rapa Nui está posicionada dentro del segmento premium de chocolates, en un mercado que tiene mucho por crecer. Se estima que en la Argentina la producción de chocolate es de 150 toneladas al año y el consumo es de 4,5 kg por habitante, la mayor parte en alfajores. Muy lejos de los países europeos y de Suiza, donde se consumen más de 13 kg por habitante y por año.

Los turistas son el principal mercado, ya que es uno de los productos que más llevan como souvenir. Este año, a pesar de la caída del turismo -sobre todo brasileño-, las ventas de la empresa crecieron un 7%. Al entrar en la categoría de productos de “lujo posible , el mercado del chocolate se comporta como el de los helados. Frecuentemente cuando hay crisis las ventas suben o se mantienen, porque el público desea darse algún gusto “accesible .

Elaboración propia

La empresa está integrada verticalmente, desde la elaboración de la materia prima hasta la comercialización, todo en el mismo espacio. Al tratarse de una fábrica pequeña, no se pueden hacer visitas guiadas, como sí hacen otras marcas. “La gente nos elige por calidad y precio. No creo en eso de posicionar un producto caro como bueno. El producto es bueno y el precio también , asegura el emprendedor.

El costo de la materia prima (cacao) viene subiendo en los dos últimos años. Pasó de u$s 1.200 la tonelada a u$s 3.200. Este costo tiene incidencia en el producto final, así como la mano de obra, que es difícil de conseguir y capacitar. Puede llevar un año o más formar un técnico para trabajar en la fábrica de chocolate, y la empresa optó por capacitar a su propio personal.

Rapa Nui tiene 80 variedades de productos diferentes, que a su vez tienen 20 días de vida útil, lo que hace imposible armar líneas de producción y obliga a fabricar todas las variedades de productos cada cuatro días. Esto exige una gran organización operativa, logística y de producción.

Durante 13 años la marca tuvo un sólo local en el centro de Bariloche. Este año abrieron un comercio en el aeropuerto y otro en el Cerro Catedral. “A pesar de la baja en el turismo brasileño, que es nuestro fuerte, las ventas siguieron creciendo. Por eso continuamos con el plan de expansión , dice Fenoglio. “La demanda por franquicias es muy grande, hay interesados en distintos lugares del país, e incluso empresarios brasileños que quieren llevar la marca allá. Pero creo que todavía no estamos preparados operativa y logísticamente para producir más, trasladar los productos a todo el país y exportar , señala Fenoglio.

Uno de los diferenciales de la marca es la terminación artesanal y la posibilidad de “personalizar los chocolates. Si bien no trabajan en el rubro de regalos empresarios, los clientes pueden durante la Semana Santa -el período de mayor cantidad de ventas en el año- hacer grabar el nombre del agasajado en los huevos de pascua.

El año pasado, al local de ventas original se agregó una cafetería, a partir de este verano una heladería y una pastelería para el año que viene. La facturación de la compañía es de $ 12 millones millones al año, y el 80% proviene de la venta a turistas. El próximo paso es abrir un local propio con bombonería en Buenos Aires. El crecimiento es lento, pero firme.

María Gabriela Ensinck

Identikit

Rapa Nui

z Año de fundación: 1995

z Facturación:

$ 12 millones al año

z Locales:

tres, todos en Bariloche

Negocio dulce

150

el dato texto>toneladas al año de

chocolate se elaboran en la Argentina

el dato>

4,5

kg por año por habitante es el consumo promedio en el país (en Suiza ese promedio es de 13 kg)

80%

del chocolate se consume en forma de alfajores.

Noticias del día