WOODS STATON, EL FUNDADOR DE mcdonald’s, YA NO ESTAR AL FRENTE

El nuevo combo gerencial

José Fernández pasa de la vicepresidencia a dirigir la cadena y ser el nuevo número uno de McDonald’s. Ahora, Staton pasará a ser director regional para la Argentina, Chile, Paraguay y Uruguay. Y habrá más cambios en las filas del Big Mac

El combo estratégico de McDonald’s Argentina ya no será el mismo. Woods Staton, el fundador de la filial y presidente desde 1985, ya no estará al frente del día a día de la cadena que vende 150 millones de hamburguesas en el país.

A partir de ahora, el ejecutivo será el nuevo director regional para la Argentina, Chile, Uruguay y Paraguay, aunque seguirá viviendo en Buenos Aires y no en Miami, como aseguraban fuentes del mercado. José Pipo Fernández, quien ocupaba el puesto de vicepresidente ejecutivo, pasa a ser a partir de ahora el flamante director general de la filial.

Los nuevos ingredientes no terminan ahí: Orlando Molaro –hasta ahora director de Recursos Humanos de Carrefour, y antes gerente de Relaciones Institucionales– se mudará del grupo francés para asumir las Relaciones Institucionales de la cadena.

Desde la empresa aseguran que la movida se sustenta en una reorganización regional y en la búsqueda de la mejora en los costos. Sin embargo, en el mercado asocian el enroque con que Staton está buscando bajar el perfil, algo que, manejando el día a día de la filial, resultaría imposible. Pero en McDonald’s desmienten de plano la versión que aseguraba que Staton partiría a Miami, por la ola de inseguridad.



Una marca registrada

Staton es sinónimo de McDonald’s en la Argentina desde 1982, el año en el que dio un fuerte giro a su vida. Por entonces, dejó la vicepresidencia de Marketing de la filial colombiana de Coca-Cola y se jugó por un dato que circulaba en el mercado: la cadena buscaba a alguien que manejara el desembarco en Colombia. Viajó a Estados Unidos y se entrenó durante más de 10 meses. Pero el gobierno colombiano no aceptó que la compañía del Big Mac girara regalías y cerró así las puertas al emprendimiento.

Staton buscó un destino alternativo y la corporación le propuso manejar el desembarco de McDonald’s en la Argentina. No lo dudó. Desde 1985 fue el piloto indiscutido de la filial, que hoy factura $ 240 millones y cuenta con 10.000 empleados. Aunque nació en Medellín, se hizo argentino por elección y sumó nuevos negocios a su cartera, a través de su participación en el fondo Pegasus Capital, flamante dueño de Musimundo.

El camino de José Pipo Fernández es distinto. Llegó a McDonald‘s por un aviso en el diario, cuando sólo tenía 24 años. El primer puesto que ocupó fue el de ingeniero de proyectos y luego escaló posiciones, hasta llegar a la cima.

McDonald’s encara los cambios en un año difícil, luego de que la supuesta detección de la bacteria escherichia colli en hamburguesas crudas provocó un desplome de hasta el 30% en sus ventas, caída de la que dice estar recuperándose.



Noticias del día