Dato negativoExclusivo Members

Devaluación y recesión disparan la morosidad de empresas con los bancos

El ratio de irregularidad del crédito al sector privado mostró un importante repunte, en medio de la contracción de la actividad económica y tras el salto de la cotización oficial del dólar.

La contracción de la actividad económica y el salto devaluatorio impactó sobre los niveles de morosidad de las empresas con el sector bancario. Esto se reflejó en el deterioro del indicador de irregularidad del crédito privado emitido por los bancos, que mostró la variación alcista más brusca de toda la serie que elabora el Banco Central.

Los datos que exhibe la autoridad monetaria en su último Informe sobre Bancos indican que al cierre de 2023 el ratio de irregularidad del crédito al sector privado ascendió hasta 3,7%, lo que implicó el repunte mensual más importante desde 2010, cuando empezó a elaborarse este indicador.

Los bonos para importadores del BCRA, una oportunidad para dolarizar carteras

El Central precisó que el incremento mensual del indicador fue explicado por el segmento de financiación a empresas, principalmente por "el efecto de revaluación de deuda previamente existente en moneda extranjera en situación irregular" tras el salto devaluatorio que se dispuso tras la asunción de Javier Milei.

Los analistas de Aurum Valores afirman que el deterioro del índice, impulsado principalmente por la morosidad con el sistema bancario por parte de las empresas, "puede ser otro indicador que se suma al recesivo escenario de la economía real".

Devaluación y recesión


La economía argentina registró en diciembre una caída de 3,1% respecto al mes previo en la medición desestacionalizada y se contrajo 4,5% en comparación con el mismo mes del año anterior, informó esta tarde el Indec en su Estimador Mensual de la Actividad Económica (Emae).

El organismo oficial de estadística precisó que en 2023 el indicador que sigue a la economía local acumuló una baja de 1,6% en relación al año previo. La merma de la actividad económica llega después de los repuntes de 2021 y 2022, que se dieron como efecto rebote tras el desplome económico por las cuarentenas de 2020.

Los datos oficiales muestran que el final del rebote económico y la caída de la actividad arrancó en los primeros meses de 2023 y se mantuvo durante buena parte del año. La mitad de los meses registró caídas en la medición mensual desestacionalizada y a partir del abril el acumulado del año se mantuvo con signo negativo.

El analista Salvador Vitelli afirma que durante los últimos meses se redujo el flujo de ventas. Muchos sectores registraron importantes caídas en los volúmenes vendidos y en la facturación (sobre todo, en los casos en los que hay opciones de segundas marcas), lo que ayuda a impulsar el incumplimiento en los compromisos de deuda.

Vitelli destaca que a lo anterior se suma que, en el marco de tasas de interés muy negativas en términos reales, si el recargo por morosidad es inferior al rendimiento que puedan obtener por UVA (que sigue al índice de precios), algunas empresas optan por suspender temporalmente los pagos para sacar mayor provecho de los pesos.

La situación crediticia se hizo más compleja, de acuerdo con el informe del Central, para aquellas compañías que poseían deudas con el sector bancario en moneda extranjera a luego de que, tras el cambio de Gobierno, el ministro de Economía, Luis Caputo, dispusiera un salto de 118% sobre la cotización oficial del dólar en una sola jornada.

Temas relacionados
Más noticias de dólar

Las más leídas de Finanzas y Mercados

Destacadas de hoy

Cotizaciones

Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.