Opinión

Interferones: ¿la clave del éxito en el tratamiento del Covid-19?

Los interferones son los antivirales más potentes que naturalmente producen los seres humanos en sus propias células.


Por el doctor Hugo Sotelo, director médico en Biosidus    

Los interferones son los antivirales más potentes que naturalmente producen los seres humanos en sus propias células. Son una clase de proteínas denominadas citoquinas que se generan como una respuesta protectora ante la presencia de diversos estímulos, en especial, las infecciones virales, permitiendo el control de las mismas y evitando mayores complicaciones.

De todos los interferones que produce el organismo, dos son particularmente importantes en la lucha contra el Covid-19: el interferón alfa y el interferón beta. Frente a la infección, las células del cuerpo humano producen estas citoquinas que actúan en forma doble, por un lado, atacan directamente al virus impidiendo su replicación, y por el otro, estimulan las defensas antivirales del sistema inmunológico. El interferón alfa cubre un amplio espectro antiviral, atacando desde el virus de la hepatitis B y C, hasta virus potencialmente mortales, como el virus del Ébola o el virus de Marburgo que son altamente peligrosos y con elevada tasa mortalidad.

Existen actualmente 7 tipos de coronavirus humanos, 4 de ellos producen habitualmente un resfrío común, un cuadro de rinitis sin síntomas importantes. Los otros 3 son los que han generado epidemias más graves, ellos son:

SARS-COV-1: la primera epidemia por coronavirus empezó en la provincia de China de Cantón y duró del 2002 al 2004. Afectó a 30 países y dejó un total de 774 muertos.

MERS-COV: la segunda epidemia por coronavirus generó el síndrome respiratorio de oriente medio (o MERS, por sus siglas en inglés). Se originó en los países de la península arábiga, duró del 2012 al 2015 y produjo 858 muertos.

SARS-COV-2: epidemia que devino en pandemia, emergió en China y produjo, hasta la fecha, 177 millones de casos y 3,82 millones de muertos.

En las tres epidemias por coronavirus se han documentado buenos resultados con el uso de interferón alfa-2b inhalado, lo que permitió incluir este producto en guías de tratamiento de Covid-19 en diversos países como China, Emiratos Árabes Unidos, países de Centroamérica, Cuba e, incluso, España.

Los principales problemas que nos plantea el Covid-19 son dos. En primer lugar, impide que nuestro cuerpo produzca interferones, es decir, bloquea la producción de nuestros propios interferones, por lo cual no lo disponemos para luchar contra el Covid-19. En segundo lugar, el SARS-COV-2 es capaz de generar anticuerpos anti-interferón, es decir, hacer que el propio sistema inmunológico bloquee el poco interferón disponible. Por lo tanto, en esta enfermedad, no tenemos suficiente cantidad de interferón para poder neutralizar el virus. Esto se hace mucho más evidente en las personas de edad avanzada y en personas con comorbilidades que, justamente, son los grupos de riesgo que tienen mayores posibilidades de desarrollar enfermedad severa y presentar una mayor tasa de mortalidad.

Entonces, es lógico pensar que, si administramos interferones desde el exterior en forma inhalatoria, a través de una nebulización, vamos a lograr obtener una alta concentración de estos antivirales justo en el sitio donde el virus hace sus replicaciones, es decir, en la nasofaringe y en el aparato respiratorio. Los efectos antivirales ya han sido observados en el tratamiento de las tres epidemias en países como China.

Hay diversos trabajos publicados donde se ha empleado interferón alfa y beta por vía inhalatoria. Se ha demostrado que, aplicando esta terapia dentro de los primeros días en que el virus ingresa al organismo y antes de que evolucione a un cuadro severo, además de disminuir los síntomas de falta de aire y fatiga, se acortan los plazos de alta, es decir, los pacientes son dados de alta antes que el grupo control, liberando camas del sistema de salud. Algunos trabajos muestran que estos pacientes tienen 0% de mortalidad.

En Argentina, Biosidus, compañía nacional pionera en biotecnología, está llevando a cabo un estudio exploratorio en el Hospital de Clínicas para el tratamiento del Covid-19, en este caso, con interferón beta-1a en 20 pacientes. Este estudio busca comparar si se logra disminuir la carga viral de los pacientes tratados con interferón beta-1a inhalado frente a los pacientes que reciben placebo, así como evaluar la evolución clínica y el tiempo hasta el alta para comparar con el grupo placebo. Si los resultados son los esperables, se escalará a un estudio con mayor cantidad de pacientes para poder presentar los datos ante la ANMAT y registrar la vía inhalatoria de interferón en Argentina.

Temas relacionados
Más noticias de Biosidus
Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.