Turismo

Escapadas: queda a 1 hora y media de Bilbao y es la ciudad más pequeña de España

Situada en el límite entre Castilla y León y el País Vasco, Frías es una ciudad que tiene origen desde tiempos romanos. Arquitectura medieval y gastronomía de primera son algunos de los rasgos que la caracterizan.

En esta noticia

Si hay algo que España tiene para ofrecer es historia. Algunas de las ciudades y pueblos que se pueden encontrar en el mapa tienen siglos de existencia, algo que se puede apreciar tanto por las edificaciones como por los rastros que han dejado algunos de los eventos más relevantes que han sucedido en suelo hispánico.

Frías es un pueblo que se fundó en el siglo XII y aún mantiene construcciones del medioevo. Más allá de su historia, esta pequeña ciudad castellana es uno de los lugares más bellos del país, ofreciendo a los visitantes la posibilidad de hacer una escapada inolvidable. Además, con apenas 270 habitantes, se la considera como la ciudad más pequeña de España.

Escapadas: queda a 3 horas de Salamanca y es una de las ciudades portuarias más hermosas de la península ibérica

Viajes: cuál es el destino del país más elegido por los españoles y qué tiene de especial

Historia de Frías

Este pueblo tiene su orígen en la época romana, cuando se construyó una fortaleza en lo alto de una colina para controlar el valle del río Ebro. Durante la Edad Media, la ciudad tuvo gran importancia como punto estratégico en la lucha contra los musulmanes y se convirtió en una de las villas más importantes del reino de Castilla.

En el siglo XI, el castillo de Frías fue construido sobre los restos de la fortaleza romana, y durante los siglos XIII y XIV, se construyeron las murallas que rodean la ciudad y se erigieron numerosas iglesias y conventos.

Frías ya era un importante centro de comercio y artesanía cuando, en el siglo XVI, la ciudad experimentó un gran auge económico gracias al desarrollo de la agricultura y la ganadería. Sin embargo, durante la Guerra de la Independencia, la ciudad sufrió graves daños y gran parte de la población se vio obligada a huir.

En el siglo XIX, Frías se incorporó a la provincia de Burgos y se convirtió en una villa más del conjunto de la región. En la actualidad, la ciudad es un importante centro turístico debido a su impresionante patrimonio histórico y artístico, así como a sus impresionantes paisajes naturales y su rica gastronomía.

Qué se puede hacer en Frías

Castillo de Frías

Situado en lo alto de una colina, esta fortaleza medieval fue construida en el siglo XI sobre los restos de una antigua fortificación romana. El castillo tuvo una gran importancia estratégica en la defensa del reino de Castilla contra los musulmanes.

La edificación cuenta con una torre del homenaje de 20 metros de altura, así como con diversas dependencias como la sala de armas, la capilla y el aljibe. En el interior se puede visitar una exposición sobre la historia de la fortaleza y la ciudad.

Desde el Castillo de Frías se pueden disfrutar de unas impresionantes vistas panorámicas de la ciudad y los alrededores. Actualmente, es uno de los principales atractivos turísticos y una visita obligada para los amantes de la historia y la arquitectura medieval.

Plaza Mayor

Situada en el casco antiguo de Frías, esta plaza data del siglo XIII y ha sido testigo de importantes acontecimientos históricos de la ciudad. Frente a ella se encuentra el Ayuntamiento, un edificio construido en el siglo XVI con un hermoso balcón renacentista. También destaca la Fuente de los Cuatro Caños, una fuente de piedra del siglo XVIII que todavía se encuentra en funcionamiento.

La Plaza Mayor es un lugar de encuentro para los habitantes del pueblo y un importante punto de referencia para los turistas. En ella se celebran diversas actividades y eventos, como conciertos, ferias y festivales, y es un lugar ideal para disfrutar de la vida y la cultura de la ciudad. Además, la plaza está rodeada de edificios históricos y calles empedradas, lo que la convierte en uno de los rincones más encantadores de Frías.

Museo de la Colegiata de San Vicente

Este espacio cultural está situado en el interior de la Colegiata de San Vicente, una iglesia construida en estilo románico y gótico que data del siglo XIII. El museo alberga una colección de objetos religiosos y artísticos de gran valor histórico, como tapices flamencos, ornamentos litúrgicos y varias esculturas y pinturas.

Además, el Museo de la Colegiata de San Vicente cuenta con una exposición permanente sobre la historia de la ciudad de Frías y la importancia de este templo católico en la vida de la ciudad.

Puente Medieval

Uno de los más destacados de la ciudad, este puente está situado en el casco antiguo de Frías, sobre el río Ebro. Su construcción data del siglo XIII y fue proyectado con el objetivo de mejorar las comunicaciones entre el norte de Castilla y el País Vasco.

El puente se compone de tres arcos de medio punto y cuenta con una longitud de 143 metros. A lo largo de la historia, el Puente Medieval de Frías ha sufrido diversas reparaciones y modificaciones para garantizar su seguridad y durabilidad.

Gastronomía

La gastronomía de Frías se basa en los productos locales de la región. Algunos de los platos más representativos son el cordero asado, la morcilla de Burgos, la sopa castellana y el queso de Burgos.

También es muy recomendable probar el vino de la Ribera del Duero, uno de los más reconocidos del país por su sabor intenso y complejo, con notas de frutas negras y especias.

Escapadas de fin de semana: está cerca de Málaga y es la ruta de senderismo con las mejores vistas de España

¿Cuáles son los museos que hay que visitar en Madrid y en qué día se puede entrar gratis?

Cómo llegar a Frías

Desde Madrid

Tomar la A-1 hacia Burgos y desde allí continuar por la N-120 hasta llegar a Frías. El trayecto es de 350 km y tiene una duración de unas 3 horas y media.

Desde Bilbao

En este caso se puede tomar la autopista AP-68 en dirección a Zaragoza y salir en la salida 4 hacia la N-232 en dirección a Haro. Luego, se continúa por la N-124 hasta llegar a Frías. El trayecto es de 113 km y dura unas 1 hora y media.

Desde San Sebastián-Donostia

Tomar la autopista AP-8 hacia Bilbao y salir en la salida 11 hacia la N-634 en dirección a Eibar. Desde allí, se continúa por la AP-1 en dirección a Burgos y se toma la salida 11 hacia la N-232 en dirección a Haro. Finalmente, se continúa por la N-124 hasta llegar a Frías. La distancia que separa a ambas ciudades es de 170 km y tiene una duración de unas 2 horas y media.

Temas relacionados
Más noticias de escapadas