Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

El futuro inteligente de Tierra del Fuego

El futuro inteligente de 
Tierra del Fuego

Cómo generar valor, innovación y nuevos negocios desde Tierra del Fuego? Esa fue la pregunta que se hacen desde hace largos meses en la Asociación de Fábricas Argentinas Terminales de Electrónica (Afarte), que nuclea a las principales empresas locales de la industria tecnológica de consumo como todas las marcas del grupo Newsan y Philips, BGH, Brightstar y Carrier, entre otras. Beneficiados por la ley 19.640 de promoción industrial de 1972, se fabrican en la provincia austral desde computadoras, tablets y celulares hasta aires acondicionados, equipos de audio, televisores y heladeras.
Pero con el cambio de gobierno en diciembre, el panorama económico para la producción comenzó a modificarse. La apertura paulatina de la importación de productos que competirán con los locales y la inflación que desaceleró el consumo son algunos de los indicadores que aparecen en el horizonte como una luz roja para la industria.
La administración de Macri busca, a través del Ministerio de Producción que encabeza Francisco Cabrera, reconvertir la industria. Se le pide más competitividad y que genere más valor e innovación desde la isla. Nuevos negocios para atraer inversiones extranjeras. ¿Cómo lograr esto? Afarte encargó un estudio a la consultora Abeceb del economista Dante Sica para que evalúe posibles líneas de negocios para los próximos diez años. "Esto generará mayores inversiones, innovación y nuevas fuentes de trabajo", explicó el economista.
Una de las líneas principales que surgieron del informe es el de los productos y servicios vinculados a un término de moda: ciudades inteligentes (smart cities), una industria incipiente que no para de crecer en todo el mundo y que ya está instalada en las agendas de los principales gobiernos, empresas, eventos y ONG del mundo. Según la ONU, el 80% de la población mundial vivirá en los grandes centros urbanos para 2050. Esto genera una gran cantidad de problemas, que deben ser solucionados mediante una gestión de recursos más inteligente y con la ayuda de las nuevas tecnologías. Conectividad, energías renovables, Internet of things (IoT, objetos conectados), transportes urbanos (autos autónomos), espacios públicos, gobierno abierto, Big Data son algunas de las áreas que surgieron en los últimos años y que, junto a salud, educación y turismo, presentan nuevas oportunidades de negocios.
El Ministerio de Modernización de Andrés Ibarra presentó el mes pasado el ambicioso "Plan País Digital. Ciudades inteligentes en todo el país" para modernizar el Estado mediante seis grandes ejes: gobierno abierto, servicios municipales, infraestructura IT, capacitación e innovación. Los resultados del relevamiento ordenado por Ibarra son muy pobres. Apenas el 9% de los municipios grandes (de más de 150 mil habitantes) cuenta con WiFi público y gratuito y solo el 6% accede a trámites online avanzados. Los números empeoran en municipios medianos y chicos.
Pero el magro panorama genera oportunidades. Por eso muchas empresas ya enfocan sus estrategias de negocio hacia las smart cities. Samsung, Oracle, Philips (iluminación), Intel, Microsoft, Google, Pionner, Ericsson, SAP e IBM son algunas de las grandes. Pero a nivel local hay empresas como Exo y BGH que se alinean en el mismo rumbo. La primera, con su división de IoT Exolinked, presentó una solución para estacionamientos inteligentes. Y BGH, a través de su unidad de negocios Tech Partners, llevó adelante el sistema Inteligente de Administración Meteorológica y Pluvial en CABA.
Trabajo intercultural en conjunto, profesionalismo, creatividad, ideas innovadoras y alta tecnología son algunas de las claves indispensables que deberán abrazar los que quieran liderar las ciudades del futuro.