Ciencia

Estudio el cerebro por décadas y demostró algo escalofriante: "no tenemos voluntad propia"

El neurobiólogo Robert Sapolsky sostiene que el libre albedrío no existe y que nuestras acciones están determinadas por una combinación de factores biológicos, ambientales y sociales.

En esta noticia

En su libro Determinado: Una ciencia de la vida sin libre albedrío, el neurobiólogo Robert Sapolsky argumentó que el comportamiento humano está determinado por una serie de factores que están fuera de nuestro control consciente.

"No tenemos libre albedrío. Dejen de atribuirnos cosas que no están", declaró. 

No existe el libre albedrio, es una ilusión. Fuente: Pixabay

 ¿Quieres viajar por el mundo? Este truco secreto te ayudará a encontrar vuelos baratos a cientos de destinos

El próximo eclipse total ya tiene fecha y no volverá a repetirse en tres décadas

¿Existe el libre albedrio?

El libre albedrío es un concepto que ha sido discutido por filósofos y científicos durante siglos. Existen dos posiciones principales en este debate: 

  • Los deterministas sostienen que todo está determinado por las leyes de la física. Esto significa que las personas no tienen libre albedrío, sino que sus acciones están predeterminadas.
  • Los indeterministas sostienen que las personas tienen la capacidad de tomar decisiones libremente. Esto significa que las acciones de las personas son producto de su voluntad.

En su libro Determinado: Una ciencia de la vida sin libre albedrío, Robert Sapolsky sostiene que el libre albedrío es un mito

Según Sapolsky no existe el libre albedrío, es sólo un mito. Fuente: Archivo El Cronista.

¿Por qué no existe el libre albedrío para Sapolsky?

En su libro, Sapolsky argumenta que, si es imposible que una sola neurona o un solo cerebro actúe sin influencia de factores fuera de su control, no existe espacio lógico para el libre albedrío. 

Argumentos de Sapolsky

El profesor de la Universidad de Stanford sostiene que nuestras acciones están determinadas por una combinación de factores biológicos, ambientales y sociales.

El cambio es posible, pero proviene de estímulos externos

Sapolsky reconoce que el cambio es posible, pero sostiene que proviene de estímulos externos. Por ejemplo, podemos cambiar nuestros hábitos si enfrentamos consecuencias negativas por nuestros comportamientos actuales. 

El riesgo de abandonar el libre albedrío

El autor reconoce que el mayor riesgo de abandonar el libre albedrío no es que las personas cometan actos malos, sino que, sin un sentido de agencia personal, pierdan la motivación para actuar.

"Puede ser peligroso decirle a la gente que no tiene libre albedrío", aseguró Sapolsky. 

Sin embargo, su verdadero objetivo es aumentar la compasión. Cree que si las personas comprenden hasta qué punto una historia temprana de trauma puede afectar el cerebro, serán menos propensas a castigar severamente a quienes se equivocan. 


Temas relacionados
Más noticias de ciencia