1950/59 La caída

Durante la década del ‘50, la Argentina vivió dos procesos completamente antagónicos que la marcaron y dividieron, incluso hasta hoy. Por un lado, la segunda presidencia de Juan Domingo Perón profundizó la injerencia de su movimiento en todos los aspectos de la vida política y cotidiana de la población. Esto comenzó a marcar una profunda división de la sociedad entre “peronistas y “gorilas o “contreras , como se llamó a los “antiperonistas .

El punto máximo del enfrentamiento se produjo en 1955. Después del bombardeo de la Plaza de Mayo por parte de las Fuerzas Armadas, activistas leales al Gobierno quemaron iglesias en los barrios más tradicionales de la Capital Federal, por entender que la Curia había sido una de las instigadoras del fallido golpe de Estado.

“Por cada uno de los nuestros, caerán cinco de los de ellos , arengó al combate el General, desde los balcones de la Casa Rosada. La caída del régimen, que en 1952 había perdido a su “jefa espiritual , María Eva Duarte, finalmente, se concretó en septiembre de 1955.

Con el ascenso de la autoproclamada Revolución Libertadora, comenzó un proceso en sentido inverso al anterior: los sectores “antiperonistas que tomaron el poder (sobre todo, la Marina y los más conservadores del Ejército) intentaron eliminar todo vestigio, tanto del líder depuesto como de su doctrina, a punto tal que se prohibió hasta la pública mención de su nombre. Así, se profundizó el conflicto social, que marcó el escenario político de los años siguientes. Incluso, con la asunción de un gobierno surgido de elecciones, como el de Arturo Frondizi.

1950

El Gobierno clausura 40 medios, expropia todo el papel de diario y avanza sobre el control y censura a los medios de comunicación. En mayo se crea la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA), encargada de promover y regular la actividad del sector.

1951

En enero, el Gobierno expropia el diario La Prensa, que luego reaparece como medio de las centrales obreras. El 22 de agosto, Eva Perón es proclamada candidata a la vicepresidencia ante una multitud de trabajadores en el Cabildo Abierto del Justicialismo. Sin embargo, la Primera Dama renuncia pocos días más tarde. El 28 de septiembre, un intento de golpe de estado encabezado por el general Benjamín Menéndez es rápidamente sofocado por el propio Ejército, que demuestra así su apoyo al Presidente.

El 15 de octubre, se publica La razón de mi vida, el libro en el que Eva Perón plasmó su ideario y que luego sería una lectura obligatoria en las escuelas. También en ese mes se presentan las primeras transmisiones televisivas. El 17 de octubre, Canal 7 realiza la primera emisión oficial en el acto del Día de la Lealtad. Finalmente, en noviembre comienzan las trasmisiones regulares. En noviembre, la fórmula Perón - Quijano obtiene un nuevo triunfo electoral con más de 4 millones de votos. Además, el peronismo gana en todas la provincias. Fueron las primeras elecciones generales en las que participaron las mujeres.

1952

En enero, el Gobierno restringe el consumo de carne e impone por decreto que el 10% de las cabezas vacunas sacrificadas debía ser destinado a la exportación. El Gobierno anuncia el Segundo Plan Quinquenal para los años 1953-1957.

Contenía una planificación mucho más detallada que el primero de las políticas a aplicar. El intenso invierno genera importantes problemas para la sociedad: hubo reiterados cortes de energía, faltantes de carne y la población debió comer un negruzco pan de mijo. El 26 de julio fallece Eva Perón. La crisis económica, provocada por una situación internacional desfavorable y prolongadas sequías, lleva al Gobierno a modificar su política: se restringe el consumo interno y se invierte el funcionamiento del IAPI para beneficiar a la producción agropecuaria. Además, se congelan por dos años los convenios colectivos de trabajo.

El Gobierno firma con una filial de Standard Oil un acuerdo para la exploración y explotación de 40.000 hectáreas que genera un amplio debate. Perón busca sin éxito una ratificación en el Congreso donde encuentra la negativa tanto de la oposición como de algunos sectores de su partido. 

1953

Se promulga la Ley de Radicación de Capitales por la que se aseguraba a los inversores extranjeros la posibilidad de efectuar remesas de sus reservas.  En abril, grupos opositores hacen estallar bombas durante una concentración en la Plaza de Mayo con un saldo de siete muertos y decenas de heridos. La respuesta peronista no se hizo esperar: incitados por el líder esa misma noche se incendiaron las sedes de la UCR, del Partido Socialista y del Jockey Club.

1954

Tras la muerte del vicepresidente Hortensio Quijano, poco  después de asumir, se convocó nuevamente a elecciones para designar a su reemplazo. El contralmirante Alberto Tessaire fue elegido en abril para secundar a Perón en el Poder Ejecutivo. El dirigente radical Arturo Frondizi es elegido presidente del Comité Nacional del partido. La creación del Partido Demócrata Cristiano desata un fuerte conflicto entre la Iglesia y el Gobierno. Perón lanza en noviembre una fuerte ofensiva por la que se prohíben las procesiones, se elimina la enseñanza religiosa de las escuelas y envía un proyecto de reforma constitucional para separar al Estado del culto católico.

1955

El Congreso de la Productividad convoca tanto a la Confederación General Empresaria (CGE) como a la CGT para debatir la forma de elevar la productividad.

El 16 de junio un levantamiento militar de la Marina termina con un bombardeo de la aviación sobre la Casa Rosada y la Plaza de Mayo, con el objetivo de asesinar a Perón. Sin embargo, el ataque, que fue controlado por el Ejército, deja 300 civiles muertos, miles de heridos y nuevamente la represalia de los grupos peronistas que incendian la Curia metropolitana y varias iglesias porteñas. Con el apoyo de todos los sectores de la oposición, una sublevación de las Fuerzas Armadas encabezada por el general Eduardo Lonardi en la ciudad de Córdoba el 16 de septiembre obliga a Perón a presentar su renuncia. El Gobierno perdía así el apoyo de su principal sostén político: el Ejército. El 20 de septiembre Perón se refugia en una cañonera paraguaya que estaba en el puerto porteño y tres días más tarde el general Lonardi asume la presidencia provisional de la Nación.  El 13 de noviembre, Lonardi, presionado por los sectores más antiperonistas de la denominada Revolución Libertadora, entre los que se encontraba el vicepresidente Isaac Rojas, renuncia a su cargo y es reemplazado por el general Pedro Aramburu. El nuevo gobierno proscribe al peronismo y encarcela a muchos de sus dirigentes y partidarios. Comienza un proceso de “desperonización de la sociedad. En diciembre, desde el exilio, Perón llama a todos los peronistas a resistir a la dictadura con todos los medios a su alcance.

1956

En marzo se crea el Comando Sindical Peronista, desde el que los partidarios comienzan a recuperar el control de los sindicatos. En junio, un grupo de oficiales peronistas, encabezados por el general Juan José Valle, organiza un levantamiento armado que fue rápidamente sofocado por el Gobierno. Los golpistas fueron detenidos y sus principales dirigentes, fusilados. En noviembre, la UCR proclama la fórmula Frondizi - Gómez para las elecciones presidenciales y profundiza las diferencias internas en el partido. También en marzo, Arturo Frondizi es reelecto al frente del Comité Nacional de la Unión Cívica Radical. Comienza un proceso de ruptura en el partido entre los partidarios del acercamiento al peronismo, encabezado por Frondizi, y aquellos grupos antiperonistas, con Ricardo Balbín.

1957

El Gobierno designa a Adalbert Krieger Vasena como nuevo ministro de Economía, quien aplica medidas liberales y aleja al Estado del control de la economía. Durante su gestión, la Argentina se integró al Fondo Monetario Internacional (FMI).

En febrero, Balbín y el dirigente cordobés Amadeo Sabatini se separan de la conducción de la UCR y forman la Junta Reorganizadora de la UCR, que meses más tarde pasaría a llamarse Unión Cívica Radical del Pueblo. En tanto, la línea comandada por Frondizi se denominó UCR Intransigente. En septiembre se reúne el Congreso Normalizador de la CGT en el que las 62 Organizaciones, la agrupación que nucleaba a los sindicatos peronistas, acceden al control de la central obrera. El Gobierno convoca a elecciones constituyentes con el fin de reformar el texto constitucional. El triunfo lo obtiene un llamado de Perón, que desde el exilio alienta el voto en blanco, que obtiene el 24% de los sufragios. En segundo lugar, la UCR del Pueblo consigue vencer a la UCRI. La Asamblea Constituyente deroga la mayoría de las reformas de 1949.

1958

El 21 de febrero Frondizi gana las elecciones presidenciales con el apoyo del peronismo. Obtiene alrededor del 49% de los votos y vence a la UCR del Pueblo, que había postulado a Balbín, por más de 1,5 millón de sufragios. En mayo el Gobierno cumple con uno de los acuerdos pactados con Perón y declara una amnistía para los presos políticos perseguidos por la Revolución Libertadora. Sin embargo, la medida no alcanza al Partido Justicialista ni al propio Perón. Se sanciona la Ley de Promoción a las Inversiones Extranjeras, una de las medidas de corte desarrollista del gobierno radical que aspiraba a reducir la dependencia de las exportaciones agrícolas y, por consiguiente, de las potencias extranjeras.

Se aprueba en agosto una nueva ley de Asociaciones Profesionales que busca impulsar los acuerdos entre los obreros y los empresarios. También se restablece el derecho a huelga.  En octubre Frondizi permite a la Iglesia Católica la apertura de universidades religiosas y abre un debate en torno a si la enseñanza debía ser laica o libre. Acosado por una crisis inflacionaria y el déficit en la balanza comercial, Frondizi nombra a lvaro Alsogaray al frente del Ministerio de Economía. El nuevo titular de la cartera aplica medidas liberales ortodoxas que logran contener la inflación. En diciembre, el Gobierno lanza un Plan de estabilización y le pide recomendaciones al FMI para superar la crisis económica.

1959

Se produce una larga e intensa huelga en el frigorífico Lisandro de la Torre por la oposición de los trabajadores a la venta del establecimiento.

En mayo Frondizi decide no condenar al gobierno revolucionario encabezado por Fidel Castro que había tomado el poder en Cuba. Esta postura aumentó la desconfianza del Ejército, abiertamente anticomunista, hacia el presidente.

Protagonistas

Arturo Frondizi Fue el líder de la Unión Cívica Radical Intransigente (UCRI), una de las dos facciones en las que se dividió la Unión Cívica Radical en 1957. A diferencia de la UCR del Pueblo, encabezada por el caudillo Ricardo Balbín, la UCRI era partidaria de un diálogo con el peronismo, por entonces, proscripto. Fue gracias a un pacto que un emisario suyo, Rogelio Frigerio, selló con Perón que Frondizi fue elegido presidente de la Nación, en 1958. Sin embargo, el flamante mandatario se negó a leventar la proscripción del Partido Justicialista hasta casi el final de su mandato. Durante su gobierno, Frondizi implementó una política económica “desarrollista , por la que intentó fomentar la instalación de las denominadas “industrias básicas , como la petrolera o el acero, a través de la radicación de empresas extranjeras. Pero la creciente desconfianza de las Fuerzas Armadas, tanto por su política exterior como por el avance del peronismo en elecciones provinciales, llevó a que los uniformados dejaran de lado los continuos planteos que presentaron a Frondizi durante su mandato y, finalmente, lo depusieran, en 1962.

La Revolución Libertadora

Derrocó al gobierno de Perón en septiembre de 1955 con el apoyo de los sectores opositores y su líder, el general Lonardi, se mostró partidario de dialogar con los sectores peronistas.  Sin embargo, menos de tres meses más tarde, Lonardi fue reemplazado por el general Pedro Aramburu y “la Libertadora comenzó con un proceso de desarticulación del aparato peronista, que incluyó la derogación de la reforma constitucional de 1949. En materia económica, redujo la intervención del Estado y aplicó medidas de corte liberal. Desintegró el IAPI e integró a la Argentina al Fondo Monetario Internacional. En 1958 se convocó a elecciones presidenciales y Frondizi retomó el orden institucional. Sin embargo, las Fuerzas Armadas, y especialmente el Ejército, continuaron influyendo y hasta determinando las decisiones políticas del país.

La resistencia

Hasta 1955, los intentos de golpe de estado contra el gobierno de Perón fueron controlados por un Ejército que se mantenía legalista y respondía al Presidente de la Nación. Tanto en 1951 como en 1953, las conspiraciones fueron detenidas y se logró mantener el orden institucional. Pero en 1955 la situación se modificó drásticamente. El 16 de septiembre, una sublevación organizada por el general Eduardo Lonardi cosechó el apoyo de amplios sectores opositores, incluida la Marina -que tres meses antes había bombardeado la Casa Rosada y la Plaza de Mayo con el objetivo de asesinar al jefe de Estado-, y derrocó a Perón.  Comenzó entonces un proceso de “desperonización de la sociedad, que se profundizó cuando Lonardi fue desplazado del poder por los sectores más antiperonistas de las Fuerzas Armadas y reemplazado por el general Pedro Aramburu. El nuevo gobierno se propuso desmontar el aparato peronista, para lo que proscribió el partido, intervino la CGT y los sindicatos y detuvo a una gran cantidad de dirigentes políticos. También echó de la función pública a los trabajadores peronistas y se llegó al extremo de prohibir toda mención al ex presidente en los medios de comunicación. Las consecuencias de esta política fueron absolutamente contrarias a lo buscado por la Revolución Libertadora. El movimiento obrero continúo respondiendo a las órdenes de su líder exiliado y Perón siguió controlando la política argentina a la distancia. Un claro ejemplo fueron las elecciones presidenciales de 1958 en las que, a través de un acuerdo nunca confirmado, el peronismo apoyó la candidatura de Arturo Frondizi.

El desarrollismo

Al iniciar su gobierno en 1958, Arturo Frondizi aplicó medidas alineadas con las teorías económicas desarrollistas que fomentaban la industrialización como medio para eliminar la dependencia de las potencias internacionales. El desarrollismo proponía la instalación de industrias de base, como la petrolera, el acero, el desarrollo de maquinaria o la química, para generar las materias primas necesarias para la industria liviana. Así, se generaría un proceso de sustitución de importaciones que podría abastecer al mercado interno y evitaría la constante dependencia de las importaciones. Imposibilitado económicamente para desarrollar el proceso de industrialización, el gobierno de Frondizi apeló a medidas de promoción industrial para incentivar la radicación de esas industrias básicas en el país, como la promulgación de la Ley de Promoción a las inversiones extranjeras en 1958. Sin embargo, las facilidades otorgadas por el Gobierno generaron un proceso de inversión especulativa de las empresas extranjeras que podían remitir sus ganancias fácilmente a los países de origen. Esto facilitó la fuga de capitales en los tiempos de crisis económica que se vivirían en la década siguiente.

Noticias del día