Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Los Kirchner, siempre lejos de las tragedias

Néstor Kirchner se tomó trece días para referirse a los 194 muertos en el incendio de Cromagnón a fines de 2004. Era presidente y se encontraba en el Sur para celebrar el año nuevo, y allí se quedó. En silencio.
Meses antes, luego de la conmoción social que generó el secuestro y asesinato a sangre fría de Axel Blumberg, también había volado a la Patagonia y vió por televisión a una Plaza de Mayo repleta por más de 100 mil personas que le pedían a su gobierno una política concreta contra la inseguridad.


En 2011, ya en la Casa Rosada, Cristina Kirchner minimizó los reclamos de las localidades patagónicas que solicitaban auxilio a la Nación por los efectos de las cenizas del volcán chileno Puyehue. "Lo que sucede es psicológico", dijo la Presidenta, y recordó, incluso, la erupción del volcán Hudson en 1991, cuando vivía en Santa Cruz ."Vivíamos allá y salimos los dos presidentes, así que tan malo no debe ser...".
Claro que las cosechas perdidas, los animales muertos, las casas cubiertas de ceniza, los aeropuertos cerrados y las millonarias pérdidas del turismo de la zona, terminaron por cambiar el primer diagnóstico presidencial y un mes más tarde anunció por cadena nacional un plan de asistencia para la región. Desde la Casa Rosada, porque no visitó la zona ni a los afectados.


La reacción de la Presidenta luego de la tragedia de Once fue acorde a su historial. Cinco días de silencio y ni un mea culpa por la responsabilidad que el Estado tuvo y tiene por las condiciones infrahumanas en la que viajan en tren aún hoy los argentinos diariamente. Apareció el 27 de febrero en Rosario, durante el acto por el Día de la Bandera, con un justificación por su ausencia: "No esperen de mí jamás ante el dolor de la muerte, la especulación de la foto o del discurso fácil, porque sé lo que es la muerte y sé lo que es dolor y no tolero los que quieren aprovecharse de tanta tragedia y tanto dolor".


¿Especuló entonces su colega brasileña Dilma Rousseff, cuando suspendió su participación en la cumbre de la CELAC el día del incendio de la disco Kiss al sur de Brasil, que dejó un saldo de 236 muertos? ¿Eligió Dilma el "discurso fácil" cuando dijo que era "un momento triste para la Nación, pero juntos lo superaremos"? ¿Especuló con la foto fácil, al trasladarse a Santa María y consolar a cada una de las familias de las víctimas del incendio? No lo percibieron así los brasileños, según reflejan los sondeos recientes de aprobación de su imagen y actitud.


Blindada por La Cámpora, después de tararear los cantos que recuerdan a Néstor Kirchner y de escuchar, cómplice, los pedidos de la militancia autorizada para su reelección, la Presidenta subió al atril de sus discursos (para agradecerle) a una enfermera de La Matanza, integrante del Frente Transversal de Edgardo Depetri, que viajaba en el último vagón el día de la tragedia. Se aseguró de que no hubiera críticas.
En general, la escena se repite en cada acto, sea o no por cadena nacional. Todo y todos están pasteurizados por el ojo presidencial y se cuida hasta en el mínimo detalle para evitar cualquier palabra o gesto que no encaje con la aprobación total e incondicional a la gestión presidencial.


Once desencaja con el escenario típicamente kirchnerista. No es un reclamo de utilería. Justamente, no se puede controlar el dolor de los familiares de 51 muertos y más de 700 heridos que, producto de la negación oficial, no reciben la asistencia mínima que debería darles el Estado. Especular no es ver a una Presidenta acompañar a los argentinos que sufren una tragedia, especular es hacer de cuenta que no existen para no tener que aceptar responsabilidades. z we

Más notas de tu interés

Comentarios6
Pedro Reig y Aumedes
Pedro Reig y Aumedes 23/02/2013 10:39:50

"Llorar es un sentimiento,mentir es un pecado" respuesta de Ubaldini a Alfonsín cuando este último lo trato de lloricón.El dúo Rey-Manghi prometió alejar el acto de todo contenido políico (sic).Especular con el dolor es repugnante.

Pedro Reig y Aumedes
Pedro Reig y Aumedes 23/02/2013 10:31:44

Y bueno Anita:son puntos de vista.Parafraseando a Pugliese "hablé con elcorazón y me contestaron con el bolsillo". Cristina habló con el corazón y le respondieron con el odio.Ahora, Anita, decime que el de ayer no fue un acto político.

Julio Argentino Roca
Julio Argentino Roca 22/02/2013 01:21:22

Los de Nestor y CFK fueron tres gobiernos derechosos y oligarquicos mas que destruyeron y saquearon el pais. La destruccion incluye los FFCC total ellos, y sus hijos, viajan en Tango 01 o helicoptero BlackHawk con gastos pagos por el pueblo

Julio Argentino Roca
Julio Argentino Roca 22/02/2013 01:19:02

VOTANTE1967, por fin estamos de acuerdo desde el 55, con gobiernos de derecha, nadie invirtio un peso en los FFCC. El de Nestor y CFK son tres mas en esa larga lista de gobiernos derechosos que no invirtieron

22/02/2013 07:48:12

RETONTA ESTA NOTA DESDE EL AÑO 55 DESDE ESE GOLPE DE ESTADO LOS GOBIERNOS BIENEN DESINVIRTIENDO EN FERROCARRILES Y ANALIZANDO LOS GOBIERNOS DE DERECHA PREFERENTES DE ESTA SR. FUERON LOS PEORES NO SE PUEDE HECHAR LA CULPA A UNO SOLO

22/02/2013 07:20:07

Lei esta nota esperando encontrar una vertiente interesante, pero es un mero amontonamiento de palabras sin sentido tras un tutulo de "gancho", muy pobre las ideas y narrativa.