Ciberseguridad

Alerta tarjetas de crédito y débito: la nueva estafa que acecha a los usuarios y vacía sus cuentas

La sofisticación de las estafas en línea obliga a una constante vigilancia y precaución por parte de los usuarios.

En esta noticia

En la era digital, la velocidad de la información es vertiginosa, y lamentablemente, esto también se aplica a las actividades delictivas en línea. Los estafadores están constantemente perfeccionando y lanzando operaciones fraudulentas cuyo blanco principal son los fondos de los incautos internautas, a menudo logrando sus objetivos sin que las víctimas se percaten de la intrusión. 

Estafas digitales, a la orden del día

Estos actores malintencionados emplean una variedad de técnicas, aunque una táctica común implica manipular a los individuos a través de plataformas digitales como redes sociales y correos electrónicos, induciéndolos a entregar involuntariamente información personal y financiera. De esta manera, los criminales pueden suplantar la identidad de sus víctimas y manejar sus cuentas como si fueran los legítimos propietarios.

Estos esquemas fraudulentos suelen iniciarse con mensajes engañosos en los que los estafadores se hacen pasar por entidades reconocidas, con el fin de persuadir al receptor de revelar sus credenciales de acceso a servicios bancarios en línea. 

Los estafadores están constantemente perfeccionando y lanzando operaciones fraudulentas cuyo blanco principal son los fondos de los incautos internautas. (Imagen: archivo)

En los últimos años, ha sido común que estos criminales imiten a bancos enviando notificaciones falsas sobre actividades sospechosas o bloqueos de cuentas debido a supuestas medidas de seguridad. 

El verdadero propósito detrás de estas alertas es generarle miedo a las víctimas, llevándolas a entregar su información confidencial sin meditarlo debidamente.

Josep Albors, líder en investigación y sensibilización de la empresa de ciberseguridad ESET, señaló al diario ABC que estos engaños suelen distribuirse a través de grupos de WhatsApp o correos electrónicos. Recientemente, se reportó un caso en el que los estafadores se hacían pasar por la Dirección General de Tráfico

Con suficiente información recopilada, los delincuentes pueden clonar tarjetas de crédito y débito, drenar los fondos de las víctimas o inscribirlas en servicios de pago sin su consentimiento, extrayendo dinero gradualmente y en pequeñas cantidades para pasar desapercibidos.

Albors también señala que estas estafas tienden a ser estacionales, ajustándose a períodos específicos como las vacaciones de verano o la temporada navideña, para aumentar su efectividad.

Las técnicas tradicionales de estafas

Además de los métodos digitales, los estafadores también recurren a técnicas más tradicionales. Una de ellas es el "skimming", donde utilizan dispositivos especializados para leer a distancia la información de las tarjetas bancarias, sin necesidad de un contacto físico con la víctima. Estos dispositivos pueden ser portátiles o incluso estar instalados en cajeros automáticos modificados. 

Otro método menos técnico, pero igualmente invasivo, es el "shoulder surfing", que consiste en observar directamente sobre el hombro de una persona mientras esta introduce su PIN en un cajero automático o terminal de pago.

Con suficiente información recopilada, los delincuentes pueden clonar tarjetas de crédito y débito y drenar los fondos de las víctimas. (Imagen: archivo)

Las personas mayores son particularmente vulnerables a estas tácticas. La Policía Nacional ha advertido sobre estafas donde los delincuentes bloquean tarjetas en cajeros automáticos para luego ofrecer 'ayuda' a las víctimas, aprovechando para robar dinero utilizando la función "contactless" de la tarjeta.

Para protegerse de estas amenazas, expertos en ciberseguridad enfatizan la importancia de manejar las contraseñas con cautela y no compartirlas en internet. Ante cualquier mensaje dudoso, se recomienda contactar directamente con la entidad o empresa mencionada para confirmar su autenticidad. 

En cuanto al "skimming", se aconseja mantener siempre vigilancia sobre las tarjetas de crédito y evitar retirar dinero de cajeros que parezcan sospechosos. Además, es prudente revisar regularmente los estados de cuenta bancarios para detectar cualquier actividad inusual y actuar de manera preventiva antes de que las pérdidas económicas sean significativas.

Estadísticas que preocupan

Las estadísticas sobre estafas digitales en España reflejan un aumento significativo en los últimos años. Entre 2016 y 2022, las estafas informáticas crecieron casi un 380%, con un incremento particularmente notable del 75% desde 2019 hasta 2022. 

Este aumento se ha relacionado con la crisis de la Covid-19 y la acelerada digitalización en áreas como el comercio en línea y las gestiones administrativas. El confinamiento y la mayor dependencia de los dispositivos tecnológicos contribuyeron al crecimiento de los ciberataques dirigidos a empresas, instituciones públicas y particulares. 

En 2022, la cibercriminalidad representó el 16,15% del total de las infracciones penales registradas en España, con las estafas informáticas constituyendo aproximadamente el 90% de este porcentaje, según el Balance de Criminalidad del cuarto trimestre de 2022 publicado por el Ministerio de Interior. A pesar de este incremento, comparativamente, España mantiene una tasa de criminalidad baja en relación con otros países europeos.

Las industrias más afectadas por la cibercriminalidad en España incluyen juegos (como apuestas y póker), videojuegos y retail. (Imagen: archivo)

Además, se ha observado un aumento de casi un 30% en los intentos de fraude en transacciones digitales durante el primer semestre de 2023 en comparación con el mismo periodo del año anterior. Las industrias más afectadas en España incluyen juegos (como apuestas y póker), videojuegos y retail, de acuerdo a lo publicado por el medio especializado IT User.

Este aumento también se refleja en el crecimiento del número de transacciones en ciertos sectores, destacando el sector del juego con un incremento del 85,3% en comparación con la primera mitad del año anterior.

Temas relacionados
Más noticias de estafas