Economía familiar

Lo que en los Estados Unidos es solo para ricos, en España es común: contratar empleada doméstica

En España, contratar ayuda doméstica es una práctica extendida entre la clase media, a diferencia de Estados Unidos donde se considera un lujo.

En esta noticia

En muchos países, la contratación de ayuda doméstica es vista como un lujo reservado para los más adinerados. Sin embargo, en España, esta práctica es mucho más accesible y común entre la población general. 

La diferencia en la percepción y práctica de contratar empleados del hogar entre los Estados Unidos y España es notable y se debe a varios factores económicos y culturales.

Contratar ayuda doméstica en Estados Unidos

En los Unidos, el salario de una empleada doméstica varía significativamente según el estado y el tipo de establecimiento. Por ejemplo, el salario promedio en hogares particulares es de alrededor de USD 14,03 por hora, mientras que en estados como Hawái, puede llegar a USD 20,29 por hora. Este alto costo limita la contratación de ayuda doméstica a personas con mayores ingresos.

Lo que en los Estados Unidos es solo para ricos, en España es común: contratar empleada doméstica. (Imagen: archivo)

Además, las empleadas domésticas en los Estados Unidos suelen estar contratadas de manera informal, lo que complica la situación legal y laboral. Muchas trabajadoras domésticas dependen de visas específicas como la B-1, lo que añade un nivel de complejidad adicional a su contratación.

El contexto en España

En contraste, en España, la contratación de empleados domésticos es una práctica extendida entre la clase media. Los costos son más bajos y existen incentivos fiscales que facilitan esta contratación. Por ejemplo, en algunas comunidades autónomas, los empleadores pueden deducir un porcentaje de los pagos realizados a la Seguridad Social por sus empleados del hogar.

La legislación española también promueve la formalización de estos empleos, ofreciendo derechos laborales y protección social a los empleados domésticos. Esto no solo beneficia a los trabajadores, sino que también proporciona seguridad y confianza a los empleadores.

Factores económicos y culturales

La diferencia en la accesibilidad de la ayuda doméstica entre ambos países se debe a varias razones. En España, el salario promedio es menor y los costos de vida son generalmente más bajos, lo que hace que contratar a alguien para tareas del hogar sea más asequible. 

Además, la estructura familiar y la cultura en España valoran mucho el apoyo en el hogar, lo que ha normalizado esta práctica.

Lo que en los Estados Unidos es solo para ricos, en España es común: contratar empleada doméstica. (Imagen: archivo)

Impacto en la vida diaria

Un estudio realizado por la Harvard Business School encontró que contratar ayuda doméstica puede aumentar la satisfacción y felicidad al liberar tiempo para actividades más gratificantes. 

Esta tendencia se observa tanto en los Estados Unidos como en otros países, aunque en España, gracias a la mayor accesibilidad, más personas pueden beneficiarse de estos efectos positivos.

Temas relacionados
Más noticias de empleadas domésticas