Invertir en real estate corporativo: lo que hacen las grandes empresas para resguardar su capital

Entrevista en video a Rafael Valera y Hernán Castro, brokers senior de Cushman & Wakefield.

Las restricciones cambiarias y la complejidad del panorama económico obligan a las empresas a repensar sus estrategias de inversión y protección de sus activos. Y uno de los inconvenientes que se le presenta a muchas compañías es el tener que disponer de un excedente de moneda en pesos, ante la imposibilidad de girar dividendos al exterior.

¿Cuáles son posibilidades de inversión con las que cuentan esas empresas para diversificar sus inversiones y poner a resguardo sus activos de la inflación y posibles devaluaciones? Para conocer las oportunidades que se presentan en el mercado, Rafael Valera y Hernán Castro, ambos brokers senior de Cushman & Wakefield, empresa global de servicios inmobiliarios corporativos, explican en una entrevista exclusiva cómo se están moviendo las firmas para lograr ese objetivo.

La apuesta por las oficinas corporativas, como en ocasiones anteriores, aparece como la opción más ventajosa. Los especialistas señalan en ese sentido que las grandes empresas están avanzando en compras de activos de inmobiliarios, especialmente el segmento de oficinas corporativas Clase A.

"En los últimos 8 meses se han transaccionado 30 mil metros cuadrados de oficinas Clase A, representando un volumen de entre 170 y 180 millones de dólares", detalla Rafael Valera. Tras lo cual aclara que "aún quedan oportunidades en el mercado".

De ese importante volumen, la firma Cushman & Wakefield ha participado en varias operaciones a través de Brick Value, un plan pensado para que las empresas puedan emprender ese proceso de manera eficiente y en un corto plazo.

"Las oportunidades no están todas en el mercado, hay que buscarlas", aclara también Valera. Y explica que en Cushman & Wakefield tienen "trackeados" esos casos para brindarle el mejor servicio posible a quienes quieren diversificar su cartera, generar una renta o utilizar los inmuebles para uso propio.

Una particularidad de este tipo de transacciones es que la contraparte no siempre está en condiciones de recibir un volumen grande de pesos argentinos, por lo cual se hace necesario un análisis más fino y un conocimiento más detallado de las ofertas existentes, que abarcan también los activos logísticos, tierras para desarrollos y activos de tipo comercial.

TRANSPARENCIA Y RESGUARDO

En el caso del real estate corporativo, Hernán Castro explica que una ventaja central de invertir en este tipo de activos es la posibilidad de dolarizarse. "Se transforma el capital en dólares para resguardarse de la inflación y la devaluación, y tener una renta corriente sobre esa inversión", describe Castro.

El especialista señala además como ventaja el hecho de que se trata de una inversión u operación que suele ser bien vista por las casas matrices, en el caso de las grandes compañías, ya que se trata de transacciones que otorgan transparencia y confiabilidad.

Tags relacionados