CÓMO IRSE DE VACACIONES A CUALQUIER LUGAR SIN PAGAR UN DÓLAR DE ALQUILER

El intercambio de casas para veranear también llega al país

La modalidad nació hace unos años de la mano de profesores universitarios ingleses. Ahora, hace furor en Europa y ya llegó a la Argentina. Sin alquiler ni inmobiliarias de por medio, es posible ahorrar alrededor de u$s 2.000 de alojamiento según el lugar del mundo que se elija para visitar

Es sabido que cuando suceden las crisis económicas la inventiva para paliarla desde el punto de vista de los negocios se intensifica superlativamente. También es cierto que, pese a las inclemencias económicas, la mayoría intenta capear el temporal de la mejor manera posible.

Esta conjunción de factores revitalizó una práctica nacida en Inglaterra en la década del 50: el intercambio de casas. Hoy se convirtió en un negocio redituable y en un alivio para los bolsillos de quienes intentan irse de vacaciones.

“El sistema es muy simple, es como un alquiler, pero el pago significa que quien usa una propiedad le deje la suya por el mismo lapso de tiempo a otra persona , explicó a El Cronista Jaime Velasco, director de Gabinohome.com, firma española con anuncios de más de 1.500 propiedades.

“Se firma un contrato de alquiler de buena fe, pero que en lugar de ser por una suma de dinero es por bienes , explicó desde Madrid. “Las personas se envían un e-mail y van poniéndose de acuerdo en los requisitos , agregó.

Esta modalidad creció mucho por dos razones. En época de bonanza económica, por el incremento de segundas viviendas –en especial en Europa– y, en la crisis, por el ahorro de costos que significa el alojamiento hotelero (que puede ser de hasta u$s 2.000 a u$s 3.000, según la ciudad).

Asimismo, aquellos que utilizan esta modalidad como una forma “diferente de viajar, encuentran en ella “un trato personal . “La gente se ayuda, son más solidarios, se crean relaciones de amistad y se tejen lazos seguros .

Algunos argentinos comienzan a utilizar esta modalidad para viajes locales. Por ejemplo, intercambiando un departamento en Buenos Aires por una casa en Bariloche.

Sin embargo, luego de la crisis de 2001 –que significó la inmigración de un buen número de argentinos– el intercambio es una solución para poder volver al país.

“Muchos argentinos que están viviendo en España, como vendieron todo para poder irse, están utilizando para poder volver a su país a pasar las Fiestas o las vacaciones , explicó Velasco.

Cómo y cuánto

Por Internet se pueden encontrar una importante cantidad de empresas que sirven como una especie de tablón de anuncios para las propiedades. Y, en la gran mayoría, hay casas y departamentos argentinos.

Otra red internacional con oferta de casas argentinas es Homelink, con 13.000 integrantes en todo el mundo. También está Intervac, que tiene más de 15.000 asociados en todo el mundo e Intercambiodecasas.com.

El precio para asociarse va desde los 50 a los 85 euros, dependiendo de los servicios de las compañías.

Más de Impresa General