LA FIRMA PRESENTÓ UN NUEVO PRODUCTO

Laboratorios Richmond lanzó un nuevo producto contra la Hepatitis C

Se trata del Pobirase, el primer producto genérico de este tipo en la región. Esta compleja enfermedad afecta al 1,5% de la población argentina, unas 600.000 personas

Laboratorios Richmond lanzó su producto Probirase, el primer sofosbuvir genérico en la región.
Se trata de un comprimido recubierto de disolución muy rápida en el organismo, que comienza a elaborar esta empresa farmacéutica en su planta ubicada en el Parque Industrial Pilar, e indicado para el tratamiento de la Hepatitis C.
Esta es una enfermedad viral que afecta al 1,5% de la población argentina, aproximadamente unas 600.000 personas, muchas de las cuales ignoran su condición.
El virus de la Hepatitis C tiene algunas similitudes al de HIV, aunque es más agresivo ya que afecta un órgano vital como es el hígado, pero tiene la ventaja que con el tratamiento adecuado se puede curar.
Laboratorios Richmond tiene una amplia experiencia en la elaboración de medicamentos, en especial en la línea de HIV-SIDA, donde es líder en el segmento. Las drogas antivirales que se emplean en el tratamiento de la Hepatitis C, poseen similitudes químicas con la que se utilizan para el tratamiento de HIV-SIDA.
Este nuevo producto cumple con los más altos estándares de calidad biofarmacéutica, los que garantizan la seguridad y eficacia.
La elaboración de Probirase en la Argentina cumplirá con la premisa fundamental de Laboratorios Richmond de acercar nuevas terapias al paciente, mejorando sustancialmente el valor del medicamento, lo que se traduce en una mayor accesibilidad al tratamiento de esta enfermedad.
Richmond es una empresa farmacéutica con 80 años en el mercado, formada por un equipo multidisciplinario de más de 300 personas.
Sus especialidades son: Infectología, Oncología, Cardiología, Sistema Nervioso Central y su tradicional línea hospitalaria.
Su estrategia se basa en efectuar desarrollos propios, elaborando productos farmacéuticos innovadores que tiendan a mejorar la adherencia del paciente al tratamiento, en especial en aquellas líneas donde el costo es fundamental para el acceso al medicamento.