La transición

Biden inicia su presidencia con 15 medidas para revertir las políticas de Trump

El 46° presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, firmará hoy una seríe de órdenes ejecutivas vinculadas a la pandemia, la economía, la inmigración y la discriminación racial

Tan pronto como asumió, el 46° presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, buscó marcar un inequívoco contraste con la era Trump, desde el mensaje unificador de su discurso hasta la tanda de al menos 15 órdenes ejecutivas que impulsará para revertir las controversiales políticas del republicano. De hecho, el equipo del demócrata ya armó una lista con 100 acciones presidenciales que planean rever y que podría derivar en una importante reforma regulatoria.

El desafío inmediato de Biden será tener una respuesta sanitaria asertiva para contener la pandemia en los EE.UU., que ya superó los 24 millones de contagios y mató a más de 400.000 personas, mientras las hospitalizaciones ascienden a 123.000 y casi 5000 están en cuidados intensivos.

En esta línea, Biden ordenará el uso de barbijos -altamente politizado durante la gestión Trump- en todos los edificios y tierras federales así como en el trasporte interestatal, e instará a los estadounidenses a un 'challenge' para que usen barbijos durante los primeros 100 días de su Administración.

Con una clara línea multilateralista, buscará volver a los organismos internacionales que Trump abandonó como la Organización Mundial de la Salud. También planea crear un programa nacional de vacunación, para acelerar la campaña -hasta ahora sólo se administraron las mitad de las dosis disponibles- y vacunar a 100 millones de personas en 100 días.

En cuanto a la agenda económica, Biden ordenará la prórroga de las ejecuciones hipotecarias y desalojos hasta fines de marzo -el 20% de quienes alquilan así como uno de cada 10 propietarios, están retrasados en sus pagos-; y extenderá la moratoria de los créditos estudiantiles hasta septiembre.

La semana pasada, Biden anticipó un paquete de estímulo de u$s 1,9 billón para habilitar una nueva tanda de pagos individuales por u$s 1400 (que se sumarán a los u$s 600 ya autorizados por el Congreso); aumento del subsidio por desempleo; aumento del sueldo mínimo a u$s 15 la hora; y u$s 15 mil millones en asistencia para los pequeños negocios.

Por otra parte, la nueva administración también prevé aumentar algunos impuestos -al contrario de Trump que impulsó varios los recortes impositivos- para financiar el creciente aumento del gasto público, aunque por ahora no se han referido al tema.

Más allá de la coyuntura, el nuevo presidente de los EE.UU. también planea impulsar su propia agenda, con un fuerte eje en el medio ambiente: Biden anunciará la vuelta al Acuerdo de París; y revocará los permisos para el oleoducto Keystone XL que une Canadá con el sur de EE.UU., Barack Obama había frenado su construcción en 2015 pero Trump la volvió a relanzar en 2017. El equipo de Biden también ha estado trabajando en un ‘Green New Deal', un plan de u$s 2 billones en infraestructura para hacer la convergencia hacia energías limpias y alcanzar la meta de cero emisiones de carbono en 2050.

El protagonismo del medio ambiente en la agenda del demócrata podría repercutir en la relación con algunos de los líderes regionales como el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro -criticado por su inacción frente a los incendios en el Amazonas- y el mexicano Andrés Manuel López Obrador, quienes hasta ahora no han demostrado interés por esos temas.

El demócrata también planea reflotar varias de las iniciativas de la gestión Obama en materia de inmigración, como el programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA por sus siglas en inglés) que protege de la deportación a unos 750.000 inmigrantes (incluidos unos 4000 argentinos) ilegales que entraron al país siendo niños. Trump trató de terminar el programa, pero el debate llegó hasta la Corte Suprema. Ahora, Biden tratará de darle un nuevo impulso.

Otro símbolo de corte con la era Trump será el fin del muro en la frontera con México: Biden ordenará el cese inmediato de su construcción y reasignará los recursos a otras iniciativas. Además, planea terminar con varias de las restricciones de viaje desde países musulmanes, considerados por el anterior gobierno como una amenaza al país.

También dará marcha atrás con el plan de Trump para excluir a los inmigrantes ilegales y ‘no-ciudadanos' del censo de los EE.UU., que a su vez repercute sobre el tamaño de las legislaturas estaduales y el congreso nacional.

Finalmente, Biden abordará el tema de la inequidad racial, una problemática que atravesó toda la presidencia de Trump, desde los incidentes en Charlottesville cuando supremacistas blancos y activistas chocaron por el retiro de la estatua del general Robert E. Lee, considerado un símbolo del sur esclavista; el asesinato de George Floyd; hasta el asalto al Capitolio.

Biden ordenará una revisión en las diferentes agencias públicas para ver si algún grupo demográfico está siendo perjudicado e impulsará leyes laborales para combatir la discriminación por orientación sexual o identidad de género. El demócrata llega a la Casa Blanca con el gabinete de mayor paridad y diversidad en la historia: el primer secretario públicamente gay (Pete Buttigieg, Transporte); un latino (Alejandro Mayorkas, Seguridad Nacional); la primera funcionaria transgénero (Rachel Levine, subsecretaria de Salud).

Tags relacionados

Compartí tus comentarios