Suscripción al Newsletter
Ingreso mal su mail!
Recibí las noticias más relevantes del día en tu correo electrónico.
  • Regístrate
  • Ingresá
  • Suscribite
  • Newsletter
Miércoles 20.08.2014 | 17:27
edición impresa

Columnistas
Juan Cerruti Editor de Economía jcerruti@cronista.com
Juan Cerruti Editor de Economía jcerruti@cronista.com
Imprimir Enviar Votar
0

Escaso será el tiempo que tendrá la designada embajadora en EE.UU., Cecilia Nahón, para acomodarse al puesto sin sobresaltos. El gobierno argentino tiene tres frentes de conflicto abiertos que tendrán un desenlace en los próximos 60 días: la relación con el Fondo Monetario Internacional (FMI), la disputa judicial en Nueva York con los fondos buitres, y las ásperas negociaciones comerciales con la administración de Barack Obama en el seno de la Organización Mundial de Comercio (OMC).
Ayer mismo la titular del Fondo, Christine Lagarde, giró al directorio del organismo su informe sobre la situación de las estadísticas públicas de la Argentina, elaboradas por el cuestionado Indec. El vocero del FMI, Gerry Rice, confirmó que el board analizará el documento a fines de enero, haciendo hincapié en la metodología utilizada para medir el Índice de Precios al Consumidor (IPC) y el Producto Bruto Interno (PBI). La falta de avances concretos en la elaboración de un nuevo indicador de inflación pone al país cerca de recibir una sanción por parte del Fondo, que en última instancia podría derivar en su expulsión de la entidad.
En tanto, el Gobierno ganó tiempo en la pelea con los fondos buitres. Pero sigue corriendo de atrás. Acumula un fallo en contra en primera y segunda instancia de los tribunales de Nueva York. Y la Cámara de Apelaciones tomará una decisión definitiva entre fines de febrero y principios de marzo, luego de escuchar todos los alegatos. Los funcionarios argentinos apuestan a que la presión de los bonistas aliados, la Reserva Federal y el Tesoro de EE.UU. logre torcer el rumbo de esta historia a último momento.
En rigor, el principal aliado de la Argentina es que en EE.UU. el respeto a la propiedad privada es inviolable. Y el fallo inicial del juez Thomas Griesa, en lo referente a la teoría del “pari passu” (igualdad en el tratamiento a todos los acreedores), está el filo de infringir ese dogma estadounidense. Además, ayer la Cámara de Apelaciones denegó el pedido de la Washington Legal Foundation para interponer un “Amicus Curie” (presentación de un tercero en un juicio) a favor del fondo buitre NML (Elliott), con el que buscaba extender el cronograma legal de todo el juicio.
Pero Nahón también deberá ponerse a prueba en el plano comercial, en la disputa por las trabas que aplica EE.UU. al ingreso de carnes bovinas y limones argentinos, entre otros productos, en una pulseada que ya lleva una década sin solución en la OMC.

comentarios
IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
Para comentar debe estar logueado. Ingrese a través de: O puedes ingresar con tu usuario del cronista.com

¿Olvidó su contraseña? Recordarme en este equipo

No hay comentarios registrados para esta noticia

No hay comentarios destacados para esta noticia

opinionENCUESTA
Pregunta
¿Cómo evalúa el proyecto de Cristina para cambiar la jurisdicción de pago de la deuda?
Es una jugada maestra que le va a devolver la iniciativa política
Es una jugada arriesgada que va a provocar un gran debate en el Congreso.
Es un error estratégico que el Congreso va a terminar rechazando.
Es un salto al vacío que va a aislar a la Argentina y profundizar la recesión.