Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

La mitad de los juguetes de Papá Noel será made in Argentina

En el sector sostienen que hace dos décadas que no se alcanzaban esos valores. En tanto, los precios llegaron a las jugueterías con retoques de hasta un 25 por ciento

Papá Noel y los Reyes Magos no tendrán que viajar tan lejos este año para cargar los regalos de los niños argentinos.
La política de protección a la industria nacional que lleva adelante el Gobierno cambió la composición del mercado local de juguetes, y los fabricados en la Argentina ya representan nada menos que el 50%, una cifra que no se alcanzaba hacía al menos de 20 años.
Miguel Faraoni, presidente de la Cámara Argentina de la Industria del Juguete, reconoció a El Cronista que la baja en el ingreso de productos desde el exterior provocó un faltante de mercadería, por lo que los fabricantes cubrieron ese agujero.
“Aquí se produjo un 20% más en comparación con el año pasado; ya suponíamos que entraría al país menos cantidad de juguetes, y se decidió avanzar sobre ese hueco”, explicó el empresario. Faraoni dijo que el 50% alcanzado “es el primer objetivo que nos habíamos establecido cuando se comenzó a trabajar en la protección de la industria nacional”.
Los movimientos que provocaron las trabas a las importaciones provocaron un cambio abrupto en la entrada de juguetes extranjeros al país.
De acuerdo con las cifras que maneja la Cámara del Juguete, el tapón oficial provocó durante 2012 un derrumbe del 35% en el ingreso de esta mercadería a la Argentina en comparación con lo ocurrido en 2011.
Para los empresarios del sector, esto se vio reflejado en buenos resultados.
“En líneas generales se trató de un buen año, algo que se vio reflejado en el mayor nivel de producción que pudimos lograr”, señaló Faraoni.
Las expectativas del sector de cara al futuro están centradas en que se mantengan las actuales regulaciones en cuanto al comercio exterior.
Si esto fuera así, como estiman los empresarios, los jugueteros confían en que su situación seguirá tendiendo a la mejora.
Así, consideran que para cuando termine 2013 los juguetes nacionales podrá alcanzar una participación del total de mercado de cinco puntos porcentuales más que la que tienen en la actualidad.
Las buenas expectativas del segmento juguetero también se centran en el volumen de ventas que esperan poder alcanzar para estas Fiestas. Se cree que este año se comercializará un 10% más que el año pasado.
Otro de los puntos en los que se verá un crecimiento es en el de los precios de los juguetes.
Para este fin de año los fabricantes impulsaron un alza que se moverá entre el 8% y el 15% –todo dependerá de quién lo elabore y de qué producto se trate–, aunque a esto se le debe sumar luego la remarcación que realizan los comerciantes.
Dependiendo también del canal de ventas del que se trate, aquí se pueden observar en comparación con las Fiestas de 2011 incrementos que pueden tocar el 20 por ciento.
Como ejemplo de los efectos que provocó la limitación a las importaciones, Mattel (fabricante de Barbie, entre otros), acordó con la argentina Dimare la exportación de Rastis, de modo de equilibrar su balanza comercial y así poder abastecer al mercado argentino.