José Antonio Llorente: “En el discurso empresario se percibe que se espera un cambio de ciclo

El ejecutivo español entiende que en la Argentina hay ganas de otra cosa. Además, marcó que es positivo para las empresas el acuerdo entre el Gobierno y Repsol

José Antonio Llorente abrió hace 17 años la filial argentina de la consultora de comunicaciones Llorente & Cuenca empresa fundó y de la que hoy es el presidente Ejecutivo, y es un conocedor de la realidad tanto de las empresas como de los diferentes momentos que le tocan vivir al país.
En su visita al país, el ejecutivo dialogó con El Cronista y analizó la actualidad de las empresas, además la relación de las compañías con el Gobierno.
¿Qué encuentra de diferente cada vez que viene a nivel país y respecto del trabajo de ustedes?
Tengo una perspectiva muy regional y eso lleva a ver diferencias y similitudes. Operamos en la Argentina desde hace 17 años y ya vimos de todo. El negocio aquí va bien, pero cuando se habla con interlocutores de afuera la visión es más apocalíptica; pero hay cosas que funcionan bien.
¿Y teniendo en cuenta esa mirada regional, qué encuentra de diferente aquí respecto de la región?
Es un mercado muy profesional en lo nuestro, muy desarrollado. El de la Argentina fue uno los mercados más punteros de la región. Hoy lo sigue siendo, pero hay otros países que crecieron mucho. Aquí hay buenos profesionales, buena formación y otras cuestiones como el acceso y la participación en las redes sociales.
¿Y a nivel macro económico y político?
No soy economista ni político, pero a nivel macro, desde la perspectiva de una multinacional, la situación del peso hace que el negocio en la Argentina sea cada vez más pequeño. Y desde lo político, vimos de todo y nos toca trabajar con las situaciones que se van presentando, y en este caso con el Gobierno que eligen los argentinos. Cuando se cansan de votar a unos y votan a otros, entonces operamos con esos. Lo que aquí se anticipa es un cambio de ciclo; esto se percibe en el discurso de los empresarios. Hay ganas de otra cosa, por encontrarse con el mundo empresarial y económico más global. Esto está en el camino de lo que viene y a lo que nos tenemos que anticipar.
En lo referente al trabajo de ustedes, ¿verían como algo positivo que se de una cambio en este sentido?
Desde luego. A nosotros un entorno más internacional nos interesa, con compañías internacionales llegando a la Argentina, o de empresas argentinas que quieran salir afuera.
Dentro de esto, hubo empresas españolas que decidieron salir del país
Pero no fueron tantas. Lo que nos distingue al inversor español respecto del anglosajón en cuanto a la región es que tenemos un compromiso más grande que el resto. No estamos aquí por una coyuntura determinada que nos convenga. La inversión española aquí siempre fue con más perspectiva; no se realiza pensando en si los próximos cinco años serán mejores o peores que los anteriores.
¿Cómo analiza el trabajo de ustedes en cuanto a la interacción de las empresas con el Gobierno en la Argentina?
El mundo es hoy más complejo que hace un tiempo en este sentido. Los ciudadanos tienen cada vez más poder para expresar sus puntos de vista y generar opinión que afecten los negocios. Hay una mayor demanda por integrar todas esas facetas de la comunicación, la relación gubernamental, con los medios y la sociedad. Todo eso combinado es muy poderoso. En la Argentina en estos años se demanda mucho la capacidad de entendimiento e interacción con el Gobierno, que tiene, digamos, mucha personalidad y presencia en el mundo empresarial. Las compañías deben afinar sus estrategias de relacionamiento público.
¿Cambió la visión de las empresas en cuanto al trato con el Gobierno tras el caso Repsol?
Que se haya llegado a un acuerdo entre Repsol y el Gobierno es un gran paso en la relación entre ambas partes. Esto tendrá una gran repercusión en lo económico y le resolverá algunos problemas económicos. Desde la visión de las empresas, también es interesante ver que incluso en posiciones antagónicas que parecían irreconciliables; esto abre la puerta para muchas cosas.