Alberto schuster

No importa el modelo, sino hacerlo bien

Apasionado de la investigación y la escritura, el socio director de KPMG considera a la competitividad la solución a nivel gubernamental y empresarial.

Alberto Schuster está convencido que aquel que es número uno y líder en lo que se desempeña nunca se desconecta. Para el socio director de KPMG y presidente del Consejo Profesional de Ciencias Económicas, es necesaria la pasión por el trabajo para triunfar.
Estar tirado 15 días en una playa sin pensar en la oficina no es mi forma. No sé si es mejor o peor", señaló Schuster, quien está en la firma desde hace 32 años. Los fines de semana se los dedica a sus dos grandes pasiones: la ópera y el golf, siempre acompañado de sus amigos y familia. Una cosa es desconectarse y otra trabajar todo el tiempo. Yo voy a la cancha de golf, pero estoy pensando continuamente en la firma, aclaró.
Schuster aseguró que todo lo que lleva conseguido fue gracias a su esfuerzo y educación. "Son cosas que representan un camino en la carrera profesional, subrayó el hombre que se autodenomina un producto de la educación pública. Trabajó mientras realizaba las carreras de Contador Público y Administración de Empresas en la UBA.Visión de largo plazoLa pasión por el trabajo se mantiene hasta la actualidad. Está en su posición desde hace 14 años y fue electo presidente del Consejo Profesional de Ciencias Económicas, vicepresidente Segundo de IDEA y director de la Fundación de Investigaciones Económicas Latinoamericanas (FIEL).
Es uno de los pocos ejecutivos que le dedica tiempo a la investigación y a la escritura de papers. Escribí tres libros, porque me apasiona la investigación. El más notable es Competitividad para la Prosperidad, comentó.
Consideró que la competitividad debería ser la causa nacional de cualquier gobierno. No importa tanto el modelo económico, sino hacerlo bien, remató Schuster.