Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Ni Australia ni tigres asiáticos, una política exterior para potenciar nuestra industria

Imagen de PATRICIO MATEO CARMODY

PATRICIO MATEO CARMODY Ingeniero industrial. Doctor en Relaciones Internacionales.

3
Ni Australia ni tigres asiáticos, una política exterior para potenciar nuestra industria

La Argentina es una potencia media que debe buscar su ascenso con consensos. Dos áreas claves donde hay que crear consensos son el modelo de desarrollo a seguir, y cuál debe ser la estrategia de política exterior para potenciarlo.

Aunque existe un cierto acuerdo en que el modelo de desarrollo argentino debe impulsar las exportaciones de productos primarios y de manufacturas de origen agroganadero —ambos con potencial competitivo global—, falta unidad de criterio en cuanto al rol debe jugar el sector industrial no agroalimentario, y cómo debe ser apoyado por la política exterior argentina. 

En términos de exportaciones, las manufacturas de origen industrial ya juegan un rol importante .  Representaron el 32% de las exportaciones argentinas en 2015, solo inferior a las manufacturas de origen agropecuario (41%), pero superior a las exportaciones de productos primarios (24%). 

Para analizar el futuro de las manufacturas industriales, es válido evaluar las situaciones y experiencias de otras naciones, si son relevantes. Utilizaremos un ilustrativo gráfico de la consultora ABECEB, sobre la nueva división mundial de la competitividad industrial. En él, el eje horizontal expresa el porcentaje que representan las manufacturas industriales sobre el Producto Bruto Interno (PBI), para un grupo de países. El eje vertical ilustra el Valor Agregado (VA) industrial per cápita.

Fuente: ABECEB

Así, 19 países quedan clasificados en cuatro cuadrantes, que ilustran los estadios de desarrollo industrial. El primer grupo (con bajo VA industrial per capita y bajo porcentaje de manufacturas industriales sobre el PBI), son los Rezagados, al que pertenecen la Argentina, Brasil y también Vietnam.

El segundo grupo son los Tigres (bajo VA industrial per cápita, alto porcentaje de manufacturas industriales sobre el PBI) , con Indonesia, China y Tailandia. Estos países asiáticos, en base a bajos salarios, han aumentado dramáticamente el porcentaje de manufacturas industriales sobre el PBI, algo que Vietnam podría hacer. Pero este camino no sería posible para Argentina y Brasil, con alto nivel salarial.

El tercer grupo es el de los Campeones (alto VA industrial per cápita y alto porcentaje de manufacturas industriales sobre el PBI), que incluye a Alemania, Japón y Corea del Sur. Estos países, con altos salarios, han podido aumentar su VA industrial per cápita, en base a una mayor productividad e innovación, nuevas tecnologías y la calidad de sus servicios.

Por último están las Economías Maduras (alto VA industrial per cápita, bajo porcentaje de manufacturas industriales sobre el PBI), que incluyen desde países nórdicos como Suecia y Finlandia, hasta Australia, pasando por Canadá y los Estados Unidos.

El camino posible

Aunque hay varios senderos de desarrollo industrial posibles, el camino más factible para Argentina parece ser el de evolucionar del cuadrante de los países Rezagados, al de las Economías Maduras. Dado su alto nivel salarial, no parece probable aumentar sustancialmente el porcentaje de manufacturas industriales sobre el PBI, como lo han hecho los Tigres. A su vez, el no llegar a este estadio, le imposibilita evolucionar luego al cuadrante de los Campeones, como lo hicieron en su época Corea o Japón.

Por ello, el camino más factible a seguir es, en base a inversiones, productividad e innovación, aumentar el VA industrial per cápita. Esto puede ser en base a un aumento de VA en los productos producidos, o aumentando la cantidad producida, lo que puede ser potenciado a través de mayores exportaciones industriales.

Pero el rango de opciones para la Argentina en esta evolución de Rezagado a Economía Madura es bastante amplio, ya que puede mantenerse en los niveles actuales de 16.8 % de manufacturas industriales sobre el PBI, como Finlandia (17.0%) o Suecia (16.0 %), o seguir el ejemplo de Australia (7.0%).

Pero dado que nuestra industria es una  importante vía de aprendizaje tecnológico, es oportuno recordar la frase de Henry Kissinger: “Un sistema avanzado de aprendizaje tecnológico se convierte en un prerequisito para el poder de un país a largo plazo”. Así, es necesario aprovechar la valiosa base industrial presente, pero mejorando su perfil tecnológico y competitivo.  

Un objetivo estratégico para la Argentina debe ser el mantener el porcentaje de manufacturas industriales del PBI lo más alto posible, siempre que estas sean competitivas por lo menos a nivel regional. Esto es importante para la creación de puestos de trabajo con altos salarios, y para evitar que la sociedad "subsidie" este importante sector productivo.

Por ello un foco de la política exterior debe estar en apoyar la expansión internacional de los sectores industriales con competitividad regional, y global. Dos focos importantes deben ser el Mercosur, y los países de la Alianza del Pacífico, con los cuales se deben profundizar os acuerdos de cooperación económica. Pero  también se debe estimular la transformación tecnológica y la competitividad de los sectores que sólo compiten localmente, y representan el 25% del PBI industrial.

Si estos últimos pudieran transformar la mitad de lo fabricado en productos competitivos a nivel regional, y enfocarse en ello, el porcentaje de manufacturas industriales sobre el PBI, decaería del 16.8% actual a un 15.0%. Este valor de 15%, es el que tiene Italia, y como promedio la Unión Europea y la OCDE, y podría ser considerado como un objetivo estratégico de mínima.

La política exterior, mediante el apoyo a la expansión internacional de los sectores industriales con competitividad regional y global, y la toma de posiciones defensivas pero decrecientes en las negociaciones comerciales, debe potenciar la competitividad internacional de estos sectores.

Así, estará desarrollando un importante “atributo de poder”, que la fortalecerá.

 

Comentarios3
demian baus
demian baus 17/02/2017 05:56:01

Argentina tal cómo está con un estado alimentando directa o indirectamente al sector privado no tiene muchas opciones para decidir por dónde transitar. Necesitamos dejar de financiar el estado que por cierto es de lo más improductivo. Macri no se animó

Roberto García Biagini
Roberto García Biagini 17/02/2017 05:09:32

La nota lo único que hace es tirar datos estadísticos y hablar, a grandes rasgos, de acuerdos multilaterales. En definitiva, no dice nada...

Ivan Adamec
Ivan Adamec 17/02/2017 05:33:22

Quizá no entendiste el artículo, pero comenta distintos caminos que podría tomar o no la Argentina con respecto a su política exterior. Por supuesto que va a hablar a grandes rasgos, es una nota. Muy interesante, por cierto