INTENTAR DEMOSTRAR QUE NO PRETENDE CREAR UN MONOPOLIO

Telefónica buscará aval del Gobierno para incrementar su capital en Telecom

Basará su estrategia en convencer a las autoridades de que seguirá cumpliendo los compromisos asumidos hace tres años para mantener por separado los negocios en el país

Tras haber oficializado su intención de acceder al control de accionario de Telecom Italia, el grupo español Telefónica comenzará a poner en marcha una estrategia para que los gobiernos de Argentina y Brasil aprueben la operación y permitan seguir funcionando de manera separada a sus filiales. El objetivo será intentar convencer a los organismos reguladores de los dos países de que no tiene intenciones de convertirse en un grupo monopólico.
Ayer, el holding que preside César Alierta oficializó una propuesta para incrementar su participación en Telco, sociedad que posee el 22,4% de Telecom Italia. El proceso tiene varios tramos pero culmina con la posibilidad de que, en 2014, Telefónica pase a ser propietaria de Telecom Italia. Pero para que se concrete, la operación debe contar con el aval de los organismos de defensa de la competencia de Brasil y Argentina.
Funcionarios de ambos países ya adelantaron que investigarán la operación. Y desde Nueva York, donde participó de la asamblea de la ONU, la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, anticipó que será el regulador de la competencia Cade el que decidirá el futuro de los negocios de Telefónica y Telecom en su país.
En Argentina, fue el ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, la autoridad de mayor rango que habló sobre el tema al adelantar que el Gobierno no permitirá que se vulneren los compromisos asumidos por Telefónica y Telecom hace tres años, y se genere una eventual integración monopólica.
Por eso, la estrategia de Telefónica incluirá viajes de sus máximos referentes a Brasilia y Buenos Aires para intentar demostrar que su mayor participación en el capital de Telecom Italia no implicará la creación de mercados concentrados.
Habrá también negociaciones que se llevarán en ámbitos gubernamentales y, según algunas fuentes consultadas por El Cronista, tienen en agenda pedidos de audiencia con Dilma Roussef y Cristina Fernández.
Se espera además que la estrateg
ia sea apuntalada por el gobierno italiano, que ayudará de alguna forma a que Telefónica termine por concretar su desembarco en Telecom con la intención de incrementar su capital al 64,9% en 2014. De hecho, ayer el primer ministro italiano, Enrico Letta, salió a defender la transacción por la cual Telefónica inyectará 440 millones de euros en las alicaídas arcas de Telecom, en especial debido al peligro que corre la operadora ante su fuerte endeudamiento.
Tanto en Brasil como en nuestro país, la estrategia de Telefónica será la de confirmar los acuerdos firmados con ambos gobiernos cuando ingresó al capital de Telecom italia para evitar prácticas monopólicas. Ese convenio la obligó a adoptar una serie de medidas vinculadas a la separación de sus negocios.
El acuerdo está vigente y le impone a las dos compañías límites normativos, además de haber creado un esquema de poder que equilibra las relaciones entre los accionistas de la compañía. La movida fue parte de un convenio del que también participó la familia Werthein, accionista en Telecom Argentina. Le impone a Telefónica y Telecom un cepo informativo, los obliga a mantener sus negocios separados y le cedió a los Werthein el manejo operativo de la compañía. Hasta dispuso cambios en el gobierno corporativo y control de Telecom Argentina.
En este marco, los negociaciones de Telefónica también buscarán aclarar que pretenden seguir haciendo negocios en ambos países de manera independiente. Incluso, ayer el CEO de Telecom Italia, Franco Bernabé, aseguró que venderán sus filiales argentina y brasileña.
En este país, Telecom controla TIM Brasil, mientras que Telefónica es dueña de Vivo, la segunda compañía del mercado. En tanto, en Argentina el grupo español es accionista de Telecom Argentina desde 2007, cuando ingresó al capital de Telecom Italia, a su vez dueña del 68% de Sofora, donde el 38% restante está en manos de la familia Werthein. Esta sociedad controla Nortel Inversora, propietaria del 54,4% de Telecom Argentina.