EL CONFLICTO DEJO M S DE 5.500 MUERTOS EN 10 MESES

Buen comienzo: se cumple el acuerdo de alto fuego en Ucrania

El ejército de Ucrania y los separatistas prorrusos respetaron el alto al fuego en las primeras horas de la tregua acordada en el este del país, con la excepción de un bombardeo en Lugansk, bastión rebelde, y algunos incidentes en Debalsteve, informó ayer la agencia de seguridad europea OSCE, encargada de monitorear su cumplimiento.
"El respeto del cese del fuego es en general satisfactorio, pese a algunos incidentes locales que es necesario resolver rápidamente", afirmó, a su vez, un comunicado del gobierno francés, difundido tras el coloquio telefónico que mantuvieron ayer los presidentes Francois Hollande (Francia), Vladimir Putin (Rusia), Petro Poroshenko (Ucrania) y la jefa del gobierno alemán, Angela Merkel, para evaluar la puesta en práctica de lo pactado en Minsk el jueves.
La tregua entró en vigencia la medianoche del sábado, pero serán decisivas las próximas 48 horas para garantizarla teniendo en cuenta que el precedente acuerdo firmado en septiembre en Minsk naufragó tras dos días. El plan de paz busca poner fin a un conflicto que dejó más de 5.500 muertos en diez meses y reducir las tensiones reabiertas entre Occidente y Moscú, bajo la lupa por su respaldo velado a los rebeldes.
Dos civiles murieron en un bombardeo tras el alto al fuego, en la región de Lugansk, y Kiev culpó a un grupo de insurgentes cosacos de no respetar las órdenes del mando rebelde. En Debaltseve se produjo un breve intercambio de fuegos de artillería, y los separatistas impidieron el acceso a los observadores de la OSCE. En esa región, hay soldados ucranianos rodeados por fuerzas rebeldes desde hace días.
El acuerdo de Minsk prevé el repliegue de las armas pesadas de la zona de conflicto a partir del mañana.