10 claves para entender qué está en juego hoy en Nueva York

1 ¿Quiénes expondrán en la audiencia de hoy en Nueva York?
Las dos partes involucradas (abogados de la Argentina y de los fondos buitre) y terceros que se consideran afectados indirectamente por el juicio. Entre ellos, el Bank of New York (agente depositante de los pagos de deuda que realiza la Argentina) y acreedores que ingresaron a los canjes de que ofreció el Gobierno en 2005 y 2010.


2 ¿Quiénes son los jueces a cargo?
Son tres. Daniels Barrington Parker y Reena Raggi (ambos de origen republicano) y Rosemary Pooler (demócrata).


3 ¿A qué aspiran los fondos buitre?
A que la Corte de Apelaciones ratifique todo lo dictaminado previamente por el juez de primera instancia, Thomas Griesa. En rigor, este tribunal de segunda instancia ya falló contra la Argentina en este sentido. Es decir, avaló lo que había dicho Griesa: que siguiendo en criterio de pari passu (igualdad en el tratamiento a los acreedores), la Argentina debe abonar el 100% de lo adeudado a los fondos buitre (más intereses). Pero está evaluando cómo será ese plan de pagos.


4 ¿A qué espira el gobierno argentino?
A que el plan de pago a los acreedores sea lo más benevolente posible para el país. Es decir, que este 100% no sea en efectivo ni en un sólo pago, sino a través de títulos que se entreguen a los acreedores y durante varios años. Por eso deslizó la posibilidad de reabrir el canje en las mismas condiciones que en 2010. En paralelo, el Gobierno busca que el caso sea tratado en banc, es decir por el pleno de los jueces de la Corte (son trece) en lugar de los tres actuales. Ello permitiría, además, ganar tiempo.


5 ¿Qué rol cumplen las terceras partes?
Tanto el Tesoro estadounidense, la Reserva Federal de Nueva York, el Bank of New York o los bonistas que ingresaron el canje realizaron sus presentaciones por escrito y juegan a favor de la Argentina. No por simpatía con el país. Sino porque la resolución original de Griesa tal como llegó a la Cámara de Apelaciones sienta un mal precedente para la reputación de Nueva York como plaza financiera internacional. Porque si el fallo es adverso a la Argentina, y el país deposita los próximos pagos de deuda en el Bank of New York, estos fondos podrían ser embargados por los fondos buitres para cobrarse lo debido y con la resolución de la Corte a su favor. Ello pondría a la Argentina al borde de un default técnico y dañaría la reputación de la Gran Manzana como plaza financiera para transacciones.


6 ¿Puede haber una resolución hoy?
Es muy poco probable. Pero habrá pistas de cómo está el ambiente. Se escucharán a las distintas partes en argumentos orales y en una audiencia pública. En rigor, hoy lo que harán los abogados de las distintas partes será sintetizar oralmente los argumentos escritos ya presentados en el cronograma previamente establecido.


7 ¿Cuando estará el veredicto?
No hay una fecha precisa estipulada. Pero el fallo final podría demorar entre un mes y dos a partir de hoy.


8 ¿Cómo sigue el proceso?
Si el fallo de la Cámara es adverso, la Argentina tiene la posibilidad de apelar la resolución ante la Corte Suprema de los Estados Unidos. Pero es baja la probabilidad de que el máximo tribunal estadounidense acepte el caso.


9 ¿Qué montos están en juego?
La demanda inicial en este caso fue interpuesta por el fondo buitre NML Elliot, propiedad del magnate Paul Singer y un grupo de bonistas minoristas. Es por u$s 1.330 millones. Pero si el fallo es contrario a la Argentina y se aplica estrictamente el criterio de pari passu la Argentina se enfrenta a reclamos potenciales por u$s 43.000 millones, provenientes de los acreedores que entraron a los canjes de 2005 y 2010 con una importante quita y no recibieron el 100%, sino aproximadamente el 35% de sus tenencias originales. Se trata de un monto imposible de abonar, dado que inclusive supera las reservas actuales en el BCRA.


10 ¿Cómo afecta a la economía real?
Dependerá de la resolución final de la Corte de Apelaciones. Pero si se pone en duda la capacidad de la Argentina para cumplir en tiempo y forma con su deuda, ello debería impulsar el riesgo país y por lo tanto el costo para financiarse en el exterior tanto del país como de las empresas privadas, resintiendo la inversión.