Argentina, Brasil y Venezuela deterioran el crecimiento de la región

Las economías más grandes del Mercosur se contraerán este año 0,1%, 1% y 5,6%, respectivamente, mientras que los integrantes de la Alianza del Pacífico se expandirán. Chile crecerá 2,9%, Colombia 3,3%, México 2,8% y Perú 3,3%

América Latina sigue ahogada en un entorno económico endeble. Los panelistas de LatinFocus recortaron, por onceavo mes consecutivo, sus perspectivas para la región en su reporte de mayo, al pasar de una proyección de crecimiento del producto bruto interno (PBI) de 0,6% previo a 0,5%; esta cifra representaría el peor desempeño desde la crisis económica y financiera del 2009 y, a su vez, marcaría un quinto año al hilo con este ritmo descendente.

Se espera que el territorio en su conjunto se haya desplomado 0,2% en los tres primeros meses del año, pese a que la mayoría de las economías de la región continúan en un ambiente sano, aunque más lento; la posible contracción en Argentina, Brasil y Venezuela, los miembros más grandes del bloque Mercosur, deterioraría el dinamismo económico de la región.

Este recorte en los pronósticos derivó de revisiones a la baja en las previsiones de crecimiento en 7 de las 11 economías encuestadas. Las previsiones para Chile y Uruguay se mantuvieron sin cambios, mientras que Argentina y Paraguay fueron las únicas economías que elevaron sus pronósticos. Para el 2016, se prevé una expansión de 2,2%, frente a 2,3% anterior.

Si se considera la posible variación del 2015, en relación al año previo, las economías que registrarían una tendencia de aceleración serían Perú (2,4 a 3,3%), Chile (1,9 a 2,9%), México (2,1 a 2,8%) y Paraguay (4 a 4,4%).

Los vientos desfavorables que respiró Latinoamérica en el 2014 podrían inhalarse nuevamente en este año, como la desaceleración económica en China, la caída de los precios de las materias primas y la incertidumbre por la política monetaria estadounidense.

En este último punto, los mercados están a la espera de que la Fed realice su primer aumento de la tasa de interés, tras el fin del programa de compra de bonos en octubre del 2014, que podría causar un episodio de turbulencia en el sector financiero mundial y, en consecuencia, desestabilizar los precios de los activos y las divisas de América Latina.

Otros factores desfavorables en el primer trimestre del año son los signos débiles en China y Japón, desaceleración en Estados Unidos, la poca probabilidad de que las principales monedas de Latinoamérica continúen fortaleciéndose frente al dólar, las diferencias en los ajustes de política entre las economías de la región y el aumento de las preocupaciones sobre la falta de liquidez.

Según los economistas de LatinFocus, los países del Océano Pacífico tendrán un mejor ritmo que su contraparte del Atlántico durante este año, debido posiciones fiscales más sólidas, una gran acumulación de reservas internacionales y una mejora de las proporciones de deuda en moneda extranjera.

Los miembros más grandes del Mercosur, Argentina, Brasil y Venezuela, se contraerán este año 0,1, 1 y 5,6%, respectivamente, y los integrantes de la Alianza del Pacífico se expandirán (Chile con 2,9%, Colombia 3,3%, México 2,8% y Perú 3,3%).

Turbulencias en Brasil

La mayor economía de América Latina se ha deteriorado drásticamente en los últimos años y para éste, los datos más recientes sugieren que sigue estancada. La producción industrial disminuyó de nuevo en marzo y el índice PMI manufacturero cayó a un mínimo de cuatro años en abril.

En la parte política, el gobierno se centra en tratar de enderezar la economía a través de un ajuste fiscal y estimular la confianza empresarial. El 13 de mayo, la Cámara de Diputados de Brasil aprobó un proyecto de ley que reduce el acceso a las pensiones, después de haber aprobado la semana pasada uno que aprieta las prestaciones por desempleo; aún debe pasar por el Senado.

No obstante, la administración de Dilma Rousseff enfrenta la feroz oposición de los sindicatos, así como de los miembros de su propio gremio (Partido de los Trabajadores).

Los analistas de FocusEconomics prevén que la economía de Brasil empeore este año, cuyas medidas de austeridad van a debilitar el consumo privado en el corto plazo y donde la confianza empresarial se mantiene en mínimos históricos; se espera una contracción del 1% en el 2015, inferior en 0,1 puntos porcentuales respecto del mes pasado. Para el 2016, ven la recuperación de la economía con un ascenso de 1,1%.

EE.UU. pesa sobre México

Los datos más recientes de Estados Unidos sugieren que el crecimiento económico de México se desaceleró en el primer trimestre del año, aunque los indicadores manufactureros indicaron una cierta mejora.

En el frente político, antes de las elecciones del 7 de junio, las encuestas de opinión ponen al Partido Revolucionario Institucional (PRI) como el principal candidato, con 32% de los votos, seguido por el Partido Acción Nacional (PAN) con 26%.

Las perspectivas económicas para México son positivas, pero persisten riesgos a la baja. Se espera cosechar beneficios por una recuperación de la economía estadounidense y por las inversiones relacionadas con las reformas estructurales implementadas en la administración de Enrique Peña Nieto.

Sin embargo, la caída de los precios del petróleo impulsó al gobierno a recortar el gasto para este año y el próximo, lo que va a perjudicar al crecimiento. Los panelistas redujeran su previsión de crecimiento del PBI en el 2015 en 0,1 puntos porcentuales, para llegar a 2,8%; se espera que la economía se expanda 3,4% en el 2016.

Argentina se estabiliza

La actividad económica de Argentina se ha estabilizado en los últimos meses. En marzo, la producción industrial y las exportaciones registraron descensos menos pronunciados, mientras que la confianza del consumidor en abril tocó un máximo en tres años.

El 22 de abril, el gobierno colocó bonos de deuda, en moneda estadounidense, por u$s 1.400 millones.
El reciente repunte económico fue impulsado por la esperanza de que la política económica del país cambiara sustancialmente después de las elecciones presidenciales de octubre. Las elecciones primarias celebradas en Buenos Aires el 26 de abril dieron un impulso a la oposición. El Partido Propuesta Republicano (PRO), que es apoyado por el líder opositor Mario Macri, obtuvo casi la mitad de los votos, mientras que el Frente para la Victoria (FPV) recibió sólo 18,7%.

Ante las expectativas de que un nuevo gobierno va a poner en práctica políticas económicas más ortodoxas, los economistas esperan que el PBI se contraiga 0,1% este año, frente a una disminución de 0,2% del mes pasado. Para 2016, el panel considera que la recuperación de la economía con una expansión de 2%.

Crece la crisis Venezolana

A pesar de la falta de datos oficiales, la evidencia actual insinúa que la crisis económica de Venezuela se está profundizando. El bolívar negociado en el mercado paralelo alcanzó un nuevo mínimo histórico el 13 de mayo, mientras en el cuarto mes las reservas internacionales tocaron fondo en casi 12 años.

Además, la actividad industrial podría haberse atrofiado por la escasez de electricidad en las últimas semanas.
Las elecciones parlamentarias se celebrarán en el cuarto trimestre del año, donde la popularidad del gobierno ha caído rápidamente en los últimos meses y en las primeras encuestas se muestra una gran oportunidad de cambio político.

Los altos niveles de inflación que exprimen los ingresos reales y los bajos precios del petróleo que aumentan la presión sobre las finanzas públicas, orillaron a los analistas de LatinFocus a observar una contracción de 5,6% del PBI para el 2015, contra un desplome de 5,5% del mes pasado. Para 2016, se considera que la economía caiga 1,2%.

Menos inflación

Los datos preliminares manifiestan que las presiones inflacionarias en Latinoamérica están desapareciendo poco a poco, debido, principalmente, a la menor actividad económica global y a una estabilización en las principales monedas de la región. La estimación territorial de la inflación pasó de 12,4% en marzo a 12,3% en abril, aunque persiste de dos dígitos en Argentina y la de Venezuela está por las nubes.

Los panelistas de LatinFocus estimaron una inflación media regional para este año de 16,9%, contra 16,7% precedente; este resultado refleja el aumento en las previsiones para seis de las 11 economías encuestadas, mientras se redujeron las proyecciones para cuatro países. La situación en Venezuela todavía es preocupante, ya que se espera que los precios al consumidor varíen 109,4% a finales del 2015.

Tags relacionados
Noticias del día