Suscripción al Newsletter
Ingreso mal su mail!
Recibí las noticias más relevantes del día en tu correo electrónico.
  • Regístrate
  • Ingresá
  • Suscribite
  • Newsletter
Viernes 25.04.2014 | 01:59
edición impresa

We
Imprimir Enviar Votar
0

Parece una larga historia. Y parece porque lo es. A prueba y error, la crisis que se desató en Grecia en 2009 aún ensaya una salida. Recién esta semana, el Parlamento del país europeo aprobó un nuevo plan de ajuste para que su economía pueda recibir financiación del FMI y la Unión Europea (UE) y así, escaparle al default.
Esta dura medida es la primera de los dos paquetes necesarios para destrabar el recate. A partir de ahora, Grecia deberá probar que puede ser sinónimo de austeridad, de ajuste, de privatizaciones, de recortes de gastos y subidas de impuestos.
En medio de las protestas sociales que protagonizan los "indignados" -que recuerdan a las postales argentinas de 2001-, la nación tiene el objetivo de mejorar sus ingresos en 28.000 euros en cinco años, a cambio de los u$s 17.000 millones para hacer frente a sus compromisos de deuda. El objetivo a mediano plazo: situar el déficit fiscal por debajo del 3% del PBI de 2015.
En una primera instancia, el plan impulsado por el gobierno socialista del primer ministro Yorgos Papandréu llevó tranquilidad a los mercados. Así lo demostraron las subas en Wall Street y las bolsas de Europa.
No obstante, este ajuste es un desafío no menor para una economía que tiene una deuda pública que equivale al 152,3% de su PBI, según datos de la consultora abeceb.com.
Por ello, la desconfianza de que Grecia vaya a salir de la profunda crisis con tan sólo un ajuste no tardó en aparecer. Paul Krugman, premio Nobel de Economía 2008, lidera el grupo de los escépticos. ¿Y qué solución propone para la república helénica? Declararse en cesación de pagos. Específicamente, una salida "a la argentina".
Krugman no sólo destaca el proceso post-default de la Argentina, sino que también lo toma como ejemplo para la salida de la crisis griega. "Luego del default en 2001, sufrió una pequeña pero severa caída, pero poco después comenzó una rápida recuperación. El ejemplo de la Argentina sugiere que el default es una gran idea", argumentó en su blog del diario estadounidense The New York Times. Y destacó: "Cuando la Argentina actuó como un país ‘serio’ fue un desastre".

El fantasma del default
Ahora, ¿los economistas argentinos siguen la línea de razonamiento de Krugman? Con los costos políticos y económicos que significaron el default para la Argentina hace una década, ¿Grecia debería replicar el modelo de salida de crisis?
En principio, un no rotundo lidera las opiniones de los especialistas consultados por We. No obstante, algunos consideran que si este segundo ajuste no es exitoso y no se logra la reestructuración de la deuda, el default se presenta como el escenario inevitable.
"La salida estilo argentina va a aumentar aún más la pérdida para Grecia. No olvidemos que el PBI argentino cayó alrededor del 20%, no le quedaban muchas alternativas", asegura Guillermo Calvo, profesor de la Universidad de Columbia. Para el economista, si Grecia sigue ese camino "va a quedar aislada de la comunidad y completamente a merced del Fondo Monetario Internacional".
Según Roberto Lavagna, ex ministro de Economía (2002-2005), "Grecia no tiene competitividad suficiente, ha acumulado déficit de todo tipo, y eso es similar a lo que ocurrió en la convertibilidad" en la Argentina. "El euro cumple sus 10 años de moneda única en ese país, que no tiene en cuenta cuál es la productividad y competitividad de Grecia y lo fue solventando como hizo la Argentina: con acumulación de deuda", completa Lavagna.
Entrar en default es, para el economista Aldo Abram, "la peor de las soluciones" para Grecia. "No hay, como ocurría en la Argentina, una moneda nacional circulando que permita depreciar. Para apropiarse de lo que tienen los griegos en términos de ahorro, el corralón es lo único que podrían hacer en extremo", dice el director de la Fundación Libertad y Desarrollo. Pero aclara: "Hacer una cosa así implica destruir el sistema financiero de Grecia".
Es por eso que Abram sugiere una rápida reestructuración de la deuda como el camino a seguir. "Desde que los griegos entraron al euro se mandaron una flor de fiesta. Ahora hay que pagar esa fiesta, y los griegos quieren que la pague otro. Eso va a tener costos para el contribuyente francés, para el alemán", explica el economista. Y agrega: "Si Grecia hace los deberes podrían darle una mano para salir de esta situación, pateando la deuda para pagarla en el muy largo plazo".
En esta línea coincide Eduar do Fracchia, director del área económica de IAE-Business School. "La deuda, tal como está en este momento, no puede ser solventada. Quizás la reestructuración de la deuda griega tenga un tinte del estilo de reestructuración de deuda argentina, pero no es lo más conveniente", opina Fracchia.
La caída de la credibilidad en el país es una de las consecuencias negativas que habría que afrontar. "Hoy día, la Argentina no logra volver a los mercados de crédito internacionales y sus títulos se cotizan al 30% de su valor nominal", señala Paula Luque, del IAE.
Para Fracchia, la mejor opción es la que realizó Uruguay en 2003: “Extendió los vencimientos cinco años, mantuvo las tasas y el monto principal sin cambios y logró acceder nuevamente a los mercados internacionales de crédito en ese mismo año”.
Por otra parte, Calvo pronostica que si el ajuste que le impone Europa es "draconiano" o conlleva a disturbios sociales, "la salida estilo argentina puede empezar a lucir más atractiva, lo que, sin embargo, no la va a hacer menos dolorosa".
Horacio Costa, director de DPA Consultores, va más lejos: "El escenario más probable se parece al argentino, independientemente de si es el peor o el mejor. Las condiciones iniciales no le permiten otro escenario", dispara.
De esta forma, el economista considera que se podría asistir financieramente a Portugal e Irlanda, cuyas deudas son la mitad de la de Grecia.
A su vez, Costa cree que "el ajuste en materia presupuestaria no es una condición suficiente" para resolver el problema. "Los particulares tienen aproximadamente un 40% de la deuda griega, la UE, el Banco Central Europeo y el FMI tienen 35%, y el resto es de bancos e instituciones financieras. Con este panorama, la probabilidad de que el ajuste sea efectivo es muy baja".
Salir o no del euro
Declararse en cesación de pagos no es el único temor que reina en la nación helénica. La salida del euro es otro de los fantasmas que no sólo tiñe de negro el futuro de la economía de la Unión Europea, sino que también remite a la Argentina de hace 10 años: una ley de convertibilidad que llegaba a su fin luego del mundialmente conocido “uno a uno”.
Hasta el momento, la Unión Europea prefiere evitar esta medida. Si Grecia rompe con la moneda regional, la posición de los países de la eurozona se vería debilitada.
Según Soledad Pérez Duhalde, analista de la consultora abeceb.com, salir del euro "será una solución de largo plazo. No puede ser ahora porque tiene que ser ordenada y la crisis continuará en el mediano plazo". Para la economista, el país no puede devaluar ahora porque el costo económico y social sería muy grande. “Le va a costar mucho más repuntar”, argumenta.
Asimismo, generar una mayor competitividad para el país es una de las claves por las que Fracchia también estima que Grecia debería salir del euro. "Si bien provocaría una catástrofe financiera en varios países europeos, significaría un alivio para Grecia. De esta manera, el país no está atado a endeudarse en una moneda que no controla y terminaría con el círculo vicioso en el que se encuentra", dice el economista de IAE. “Es otra opción para la salida de la crisis”.
Aunque Costa considera que Grecia no debería despegarse del euro, propone una cuasi-moneda mientras se trata de financiar el déficit que se produciría luego de un posible escenario de default griego.
"Hay que mantenerse dentro del euro, pero se debería combinar un esquema de congelamiento de depósitos con una suerte de patacón griego. El déficit no se va a poder cortar ni financiar de otra manera", opina el director de DPA Consultores. Mientras tanto, Calvo insiste en que ambos casos son diferentes: “La Argentina no tenía apoyo del Fondo, de los Estados Unidos o aún de la Reserva Federal”.
Para Lavagna, la diferencia principal entre ambos países es que "la deuda argentina estaba emitida en ocho legislaciones del mundo distintas. En el momento en que hay que hacer algún tipo de renegociación cambia absolutamente todo". Contrariamente, Grecia tiene la deuda en moneda nacional, que es el euro, y con legislación nacional.
"En consecuencia, el proceso argentino era infinitamente más complejo, con el agregado de que la Argentina no está dentro de ningún grupo internacional que la pudiera ayudar", diferencia el ex ministro de Economía.
"Salir del euro es muy complicado, y lo único que van a lograr es quebrar el sistema financiero y perjudicar al sector privado griego, cuando en realidad, el que está quebrado es el Estado”, continúa Abram. “Los costos van a existir, pero hay que buscar los que tengan menos impacto. Y la solución para la Argentina debiera haber sido la misma", concluye. z we

comentarios
2
IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
Para comentar debe estar logueado. Ingrese a través de: O puedes ingresar con tu usuario del cronista.com

¿Olvidó su contraseña? Recordarme en este equipo
usuario
Lotto Sorteo
02.07.2011 23:07:00

pato. Sucedio con Alfonsin Padre, con De la Rua y espero que no suceda con Alfonsin hijo.. EL socialismo CK, es riqueza para unos pocos, pobreza para muchos. Tener un LCD no es la solucion

usuario
Lotto Sorteo
02.07.2011 23:07:00

no hacen nada. Nuestro modelo, bonito que parezca es una bomba de tiempo. Por eso espero que CK gane las elecciones, asi se come el postre y no repita la historia en que los radicales pagan el ,

usuario
Lotto Sorteo
02.07.2011 23:07:00

pato. Sucedio con Alfonsin Padre, con De la Rua y espero que no suceda con Alfonsin hijo.. EL socialismo CK, es riqueza para unos pocos, pobreza para muchos. Tener un LCD no es la solucion

usuario
Lotto Sorteo
02.07.2011 23:07:00

no hacen nada. Nuestro modelo, bonito que parezca es una bomba de tiempo. Por eso espero que CK gane las elecciones, asi se come el postre y no repita la historia en que los radicales pagan el ,