Laboratorios crecen en Brasil y planean expansión regional

Después de ganar espacio en el mercado de genéricos en Brasil con la adquisición de importantes laboratorios nacionales, la estadounidense Pfizer y la francesa Sanofi-Aventis comenzaron a llevar los remedios que producen en el país a América latina.
Sanofi inició su estrategia para exportar sus genéricos con la marca Medley a México. El próximo paso será Venezuela. Pfizer estudia hacer lo mismo con los medicamentos que produce Teuto.
La regionalización de los remedios genéricos producidos por las multinacionales en Brasil crecerá. El fenómeno de la clase media no ocurre solamente en Brasil, afirmó Heraldo Marchezini, presidente de Sanofi-Aventis en Brasil y América latina. Queremos regionalizar la marca Medley a América latina, afirmó.
Según el ejecutivo, la marca Medley tiene presencia en Colmbia. Vamos a lanzarla en México, proceso que están en pleno curso, y también en Venezuela, considerados dos importantes mercados. También analizamos los países de América Central.
Con la adquisición del laboratorio Medley a finales de 2009, Sanofi-Aventis se tornó líder en la producción de genéricos en Brasil. Siguiendo la misma estrategia, Pfizer, que perdió la patente de importantes medicamentos, como el Viagra (que combate la disfunción eréctil) y el Lipitor (contra el colesterol alto), adquirió, en octubre de 2010, 40% del laboratorio Teuto, instalado en Anápolis (Goiás), para su estreno mundial en el segmento de genéricos.
Pfizer tiene el derecho de preferencia para adquirir el restante 60% de la compañía a partir de 2014 y todo indica que la empresa ejercerá ese derecho, considerando los satisfactorios resultados que tuvo la alianza en este primer año.
La estrategia de Pfizer de llevar los remedios genéricos producidos por Teuto a países de América latina aún está en estudio, pero debería concretarse en los próximos meses. Las exportaciones a partir de Brasil son una inversión más barata que comprar una fábrica en esos países para producir genéricos, observó Adilson Montaneira, director de negocios de productos establecidos de la farmacéutica.
Un año después de completar la adquisición de 40% de Teuto, la multinacional estadounidense empezó a recoger los frutos de esa operación. Desde octubre del año pasado, Teuto comenzó a comercializar las versiones genéricas del Viagra y el Lipitor, dos de los principales blockbusters (campeones de venta) de la estadounidense.
Teuto colocó en el mercado el Tantrix (sildenafil, bajo la marca Wyeth) y Viasil (sildenafil, bajo la marca Teuto), nuevas versiones del Viagra, y el Zarator (atorvastatina, bajo la marca Wyeth) y Lipthal (atorvastatina bajo la marca Teuto), representando el Lipitor.
Teuto llevó al mercado su primera molécula desarrollada en sociedad con Pfizer. El laboratorio lanzó Cicloxx (meloxicam), un medicamento similar que disputa participación en un importante mercado, el de anti inflamatorios que, en Brasil, mueve R$ 1.200 millones por año y 100 millones de unidades vendidas. El Cicloxx es el primero de una serie de otros productos Teuto que pasarán a integrar la cartera de Pfizer. El lanzamiento de Cicloxx significa concretar la propuesta de la unidad de ampliar el portfolio de la compañía y ocupar nuevas franjas de mercado con la identidad Wyeth/Pfizer, dijo Montaneira.
Hasta octubre, la compañía pretende colocar en el mercado hasta seis nuevos medicamentos, para el dolor y el sistema nervioso central. Este año, se invertirán R$ 40 millones para ampliar la producción en Teuto.
En los últimos meses, Pfizer también invirtió fuertemente en la divulgación de sus remedios maduros. Con esa estrategia de reposicionamiento de productos y disminución de precios, los resultados fueron sorprendentes, según Montaneira. Un ejemplo es el Zoloft (combate la depresión), cuyas ventas crecieron 130% de 2010 a 2011. El antibiótico Zitromax subió 58% en el mismo período.