Bitcoin: en 2021 se registró un récord de u$s 14.000 millones vinculados a ciberdelitos

El auge del mercado de activos digitales supera el crecimiento de la actividad ilícita.

Los delincuentes utilizaron una cantidad récord de criptomonedas con fines ilícitos en 2021, pero el crecimiento general de los mercados de activos digitales superó el aumento de las estafas.

La cantidad de criptomonedas enviadas a direcciones con asociaciones delictivas conocidas se disparó hasta un récord de u$s 14.000 millones el año pasado, duplicándose con creces desde 2020, según un estudio de la empresa de datos Chainalysis.

Las estafas, el ransomware y los robos aumentaron un 79% en dólares el año pasado, pero el mercado general se expandió un 550%, con u$s 15,8 billones en criptomonedas comercializadas en 2021. Eso significa que la parte relativa a las actividades ilícitas ha caído a un mínimo histórico.

Por qué Ethereum puede destronar a Bitcoin en 2022

"Las tendencias anuales sugieren que (...) el crimen se está convirtiendo en una parte cada vez más pequeña del ecosistema de criptomonedas", escribió Kim Grauer, director de investigación de Chainalysis, en el informe.

"Con el crecimiento del uso legítimo de criptomonedas superando con creces el crecimiento del uso delictivo, la cuota de la actividad ilícita en el volumen de transacciones de criptomonedas nunca ha sido tan baja, con un 0,15%", añadió Grauer. En su estudio anterior, Chainalysis estimó que el 0,34% de las transacciones con criptos se realizaban por motivos ilegítimos.

A pesar de la tendencia, los mercados de criptomonedas siguen siendo muy arriesgados para los inversores. Las estafas relacionadas con criptos les costaron a los inversores un total de u$s 7800 millones y en 2021 se robaron criptomonedas por valor de u$s 3200 millones, lo que supone un aumento del 516% respecto al año anterior.

Ethereum: qué son los NFT y cómo crearon un mercado que ya vale u$s 41.000 millones 

En enero, las direcciones ilícitas tenían más de u$s 10.000 millones en criptomonedas, según cálculos de Chainalysis.

Las fuerzas del orden y los reguladores han mejorado en la lucha contra los delitos relacionados con bitcoin y otras criptos, pero se están poniendo al día con nuevos mercados como el de las finanzas descentralizadas, o DeFi, que presentan oportunidades para que los delincuentes blanqueen dinero y roben fondos.

Más de u$s 100.000 millones de fondos están bloqueados en los mercados DeFi, donde los algoritmos gestionan todas las transacciones y no hay interacción humana entre las partes. La quintuplicación de este espacio el año pasado ha proporcionado un rico coto de caza para robos y estafas como los 'rugpulls', en los que los estafadores convencen a los inversores para que pongan dinero en un nuevo token antes de desaparecer.

Criptomonedas: cómo los bancos moldean el sistema 'en silencio' a su favor

Estas estafas costaron a los inversores u$s 2800 millones el año pasado. También han proliferado los robos, con unos u$s 2200 millones de fondos sustraídos de los centros DeFi, un aumento del 1330% desde 2020. Un ejemplo fue la vulneración de u$s 600 millones de la red Polygon, que el hacker apodado Mr White Hat devolvió después.

Elliptic, otra empresa especializada en datos de criptomonedas, calculó en noviembre que los inversores perdieron u$s 12.000 millones en fondos en los mercados DeFi el año pasado.

"A medida que DeFi ha seguido creciendo, también lo ha hecho su problema con los fondos robados....También hemos observado un crecimiento significativo en el uso de los protocolos DeFi para el blanqueo de fondos ilícitos", señala el informe de Chainalysis.

A finales de octubre, el Banco de Pagos Internacionales dio el primer paso para someter a los mercados de DeFi a una supervisión reguladora, al esbozar planes para que los operadores de estos lugares cumplan las normas contra el blanqueo de capitales.

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios