Tener un hijo, plantar un árbol y ...

"Aquello en lo que nos enfoquemos es lo que sucederá"

Bernardo Stamateas asegura que es clave el pensamiento positivo para hacer negocios y el contagio de emociones enérgicas por parte de los líderes de empresas. Cómo cuidarse de la gente tóxica y los tips para combatir el estrés.

Pastor de la Iglesia Ministerio Presencia de Dios en Buenos Aires, licenciado en psicología, sexólogo clínico y escritor fecundo (tiene 40 libros publicados), Bernardo Stamateas no se detiene. Recientemente, presentó Heridas emocionales, un volumen de autoayuda, con ejercicios prácticos y desarrollo teórico que puede aplicarse para llevar una vida más saludable tanto en lo personal como en lo laboral. "Contrariamente a lo que se cree, un trauma no sólo está relacionado a un hecho catastrófico sino que, también, puede vincularse a temas tan cotidianos como el trabajo. Donde pueden generarse experiencias negativas como el acoso, amedrentamiento, intimidación, autoritarismo y manipulación", enumera. "Y estas heridas emocionales dejan su huella. Quienes fueron estafados pueden tener inconvenientes para invertir o evalúan demasiado las cosas con el riesgo de dejar pasar oportunidades", alerta.

Sin embargo, pensar en positivo, eludiar a las personas y actitudes tóxicas y encontrar un balance entre la vida personal y laboral, entre otros, son algunos de los tips sugeridos por Stamateas que permiten llevar adelante una vida más sana. "Vivimos bajo la ley de la profecía autocumplida; en lo que nos enfoquemos es lo que luego sucederá: para bien o para mal. De ese modo, funciona la ley de la atracción", explica. Y alienta a incorporar la práctica de cambiar la queja por la automotivación. Juan Martín del Potro, tras ganar el Abierto de Estados Unidos, dijo: "Anoche cerraba los ojos y me veía en el avión volviendo con la Copa", ilustra. El pensamiento positivo es importante en las posiciones de liderazgo no sólo para alcanzar las metas propuestas sino, también, para encontrar un equilibrio con el ser para evitar que el estrés y la ansiedad terminen afectando otras áreas de la vida o la salud.

El buen líder debe saber delegar y confiar en terceros y, asimismo, transmitir sus emociones. El entusiasmo, la motivación, la energía, la pasión y la alegría son contagiosas y se transmiten a toda la organización. "No hay nada peor que un jefe aburrido que sólo asigne tareas; hoy la gente busca un lugar de pertenencia", dice. Pero, para evitar malos entendidos, aclara: "Emociones como la violencia, el autoritarismo, los gritos de enojo ante las frustraciones o los problemas no suman sino que restan energías". Asimismo, alienta a cuidarse de las personas tóxicas, a quienes es mejor mantener fuera del círculo íntimo. "La típica actitud en el ambiente laboral es criticar. La persona orgullosa vive mirando lo que hacen los otros pero no los propios errores".

A la hora de encontrar el work-life balance, Stamateas sugiere identificar lo que vacía (conversar con personas difíciles, tareas que generan cansancio físico) y lo que llena (hacer lo que gusta) y, por cada cosa que vacía, hacer una que llene; tener un cable a tierra que permita abrirse con sinceridad y agendar nuestra felicidad. Sobre este punto, dice: "Jugar con mis hijos, salir con mi mujer, tomar un café con un amigo, leer un libro. Dejamos el placer para las vacaciones o para el fin de semana y el resto de los días vivimos con estrés". 

Ficha

Título: Heridas emocionales. Sanar el pasado para un mañana mejor
Autor: Bernardo Stamateas
Editorial: Ediciones B
Páginas: 206
Primera edición: diciembre de 2012

Tags relacionados
Noticias del día