Navidad 2011: Papá Noel llega cargado de ajustes

La quita de subsidios a los servicios de agua, luz y gas anticipa, para los economistas, un 2012 marcado por el ajuste fiscal que tendrá su impacto en el bolsillo de los argentinos. Restricciones cambiarias, fuga de capitales y un Congreso dispuesto a cumplir en trámite express las demandas del Ejecutivo completan el arbolito que, esta vez, viene con pocos obsequios navideños.

La "sintonía fina" navideña trae consigo el retiro de los subsidios, un nuevo récord en la fuga de capitales y la consecuente restricción en la compra de dólares para la economía argentina. El combo navideño además incluye el aterrizaje de un Congreso oficialista y el anuncio de que la línea aérea de bandera nacional, Aerolíneas Argentinas, enfrenta la realidad de su propio déficit con reducción de los destinos que opera y disminución de beneficios para su personal.
A diferencia del año pasado -en el que la Argentina salía con impulso luego de un año recesivo- la bolsa de Papá Noel no sólo viene menos cargada, sino también rodeada por un cinturón. Es que, a pesar de que los altos funcionarios evitan pronunciar palabra, los economistas consultados por WE confirman que las señales de fin de año anticipan un ajuste de cara a 2012. "Aunque el Gobierno no lo quiera decir, hoy estamos frente a un proceso de ajuste fiscal. Se ha morigerado el crecimiento, creció el déficit fiscal y se ha deteriorado el superávit comercial", dice el economista Manuel Solanet.
Para Horacio Costa, director de DPA Consultores, el año próximo será para la Argentina un año caracterizado por el ajuste externo -a causa de la crisis financiera en Europa- y ajuste interno -por la quita de subsidios en las tarifas de agua, gas y electricidad-. "El ajuste de las transferencias al sector privado preanuncian una política fiscal más prudente", asevera.
Sin embargo, las medidas que anticipan una Navidad menos generosa que la de 2010 no resultan suficientes para los especialistas cuando se proyecta la economía para el próximo calendario. "Se tiene que recuperar la consistencia en la política monetaria y fiscal. El ajuste de los subsidios muestra que el Gobierno sabe que el Tesoro tiene que recuperar el superávit primario", sostiene Maximiliano Castillo Carrillo, director de ACM y ex Gerente de Análisis Macroeconómico del BCRA (2005-2009).
A continuación, cinco señales de la política y la economía local que adornan el arbolito navideño y empiezan a delinear la agenda del año entrante. Subsidios, dólar, fuga de capitales, el Congreso y Aerolíneas Argentina en la mira.

1. Baja de subsidios:
primera señal de ajuste
Desde el Gobierno se evitó usar la palabra, pero la renuncia voluntaria a los subsidios de gas, agua y electricidad que se anunció a fines de 2011 fue el primer paso hacia un 2012 más apretado. "Esta medida preanuncia una política fiscal más prudente", asegura Horacio Costa, director de DPA Consultores. Según el economista, "estamos frente a un 2012 de ajuste externo e interno. Externo por los problemas de Europa y la amenaza de una recesión. Interno porque los bolsillos se resienten con el aumento de tarifas".
"Esto sirvió para poner el tema en agenda, para no generar expectativas inflacionarias. Pero aún se tiene que generalizar más para conocer el impacto del ahorro fiscal", afirma Luciana Díaz Frers, directora de Política Fiscal del Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (Cippec). Esta medida se anunció un año después de que se alcanzara el récord en transferencias al sector privado, con $ 48.000 millones. La tendencia indica que energía y transporte son los sectores más beneficiados. Hoy, un 20% del gasto público nacional se destina a subsidios.
La generalización de la baja de las transferencias es, para Díaz Frers, una característica que se presentará mayormente en 2012, pues la renuncia pasará de ser voluntaria a "una solicitud de continuidad de los subsidios obligatoria" para los usuarios. "El próximo paso sería racionalizar los subsidios al transporte urbano de pasajeros, que en 2010 sumaron unos $ 10.500 millones. Lo importante es que se haga de forma cuidadosa, para evitar una espiral inflacionaria", advierte la especialista del Cippec.
La inflación será un desafío a seguir en 2012, ya que el Gobierno presentó un frente duro para bajar las expectativas de aumento salarial en 18%. "Si el Gobierno se afirma en esta postura, es porque está reconociendo que 2012 necesariamente es de transición, con menos crecimiento, menos consumo, menores exportaciones", agrega Costa.

2. Restricción al dólar:
los frenos que genera
Las copas navideñas de 2010 brindaban con un dólar oficial en $ 3,97. El informal comenzaba a ser muy demandado y a fines de diciembre el paralelo ya se ubicaba en $ 4,12. No obstante, es este año que Papá Noel entregó a los argentinos, de forma anticipada, una disposición por la que se deben demostrar los ingresos ante la AFIP para la compra de dólares.
"Hubo un cambio en los pilares del modelo. El déficit fiscal y la situación negativa del saldo en cuenta corriente de la balanza de pagos generó una sensación de que la compra de dólares era lo mismo que adquirir un activo barato", explica Solanet, director de la Fundación Libertad y Progreso. Para el economista, el déficit fiscal se ubicará en 2011 en torno al 2,5% del PBI, "el más alto de la era kirchnerista". La medida hizo que el dólar paralelo se ubicara en $ 4,50, mientras que en algunas ciudades llega a $ 4,70.
Oscar Ghezzi, presidente de la Cámara Argentina de Turismo (CAT), asevera que la medida no generó mayores inconvenientes al sector, ya que "el 75% del turismo de los argentinos es interno". Si bien los extranjeros que llegaron al país tuvieron inconvenientes para vender pesos en bancos y casas de cambio, Ghezzi insiste en que "no tuvieron problemas para volver a cambiar la cantidad de pesos comprados por dólares. Con el euro tampoco".
Pero el panorama sí se complica para los empresarios y entidades bancarias. "Es muy difícil hacer una operación de cambios, comprar dólares para pagar importaciones es algo que se monitorea mucho. Algunas operaciones se deshacen, y están muy restringidas. Eso pega en la actividad, en el clima de negocios", comenta un empresario a WE, quien prefiere no revelar su nombre.
Para 2012, Solanet anticipa que la medida "de emergencia" no será sostenible. "No sé qué va a hacer el Gobierno, pero hay que atacar la cuestión fiscal y evitar que el déficit tenga que ser cubierto exclusivamente por mecanismos de creación monetaria", propone el economista.

3. Fuga de capitales:
hacia un nuevo récord
El déficit fiscal no está solo en la carrera de batir su propia marca. Mientras que la salida de capitales fue de u$s 11.410 millones en 2010, en los primeros nueve meses de este año ya se fugaron u$s 18.245 millones. Y según las proyecciones de la consultora ACM, el total de 2011 llegaría a los u$s 25.000 millones. Así, 2011 superaría a 2008 como el año con mayor fuga de la era kirchnerista.
"Sorprende la intensidad. Uno esperaba una salida de capitales de u$s 10, 12, 15.000 millones, pero en el tercer trimestre de 2011 la salida de capitales fue muy similar a toda la salida del primer semestre", compara Castillo Carrillo.
Tan sólo en octubre -un mes antes de que se anunciaran las restricciones para la compra de dólares-, la salida de capitales se ubicó en torno a los u$s 4000 millones. "Las primarias confirmaron el triunfo de Cristina. El resultado descontó que la idea era profundizar el modelo y por eso se aceleró la salida", considera un economista en estricto off the record. Esta fuga mensual fue el antecedente a las medidas de control en la compra de moneda extranjera.
Además del saldo comercial, Costa indica que "otra fuente de oferta antes de octubre era los dólares que la gente podía vender. Pero hoy nadie vende lo que no puede comprar después". De cara al año que viene, el economista advierte que el Gobierno "tendrá que ser mucho más cuidadoso en la expansión monetaria y tiene que evitar que sobren pesos. Si no lo hace, el mercado cambiario va a estar sujeto a presiones de demanda".

4. Nuevo Congreso:
en manos del oficialismo
Junto con la reelección del 23 de octubre, Cristina Kirchner obtuvo una victoria (y ventaja) con la que no contaba en 2010: un Congreso oficialista. En la Cámara Baja, el Frente para la Victoria (FPV) y los aliados del Gobierno sumarían 131 diputados, dos más de los necesarios para alcanzar el quórum.
De esta forma, el kirchnerismo recuperó el control perdido en los comicios legislativos de 2009. Sin embargo, el analista político Ricardo Rouvier considera que ese número es mayor. "A la media sanción de la Ley de Presupuestos le dieron 146 votos. En torno a ese número está el poder real del kirchnerismo en Diputados", evalúa. Por su parte, el oficialismo mantiene la mayoría en el Senado.
Las sesiones extraordinarias traen consigo la búsqueda de la aprobación de una batería de leyes que caracterizan a un Congreso express. La ley de Presupuesto, la de Emergencia Económica, la de Papel Prensa y leyes de impuestos al cheque y cigarrillos conforman el paquete de normas impulsadas desde el oficialismo. "Se ha ido gestando en los hechos un sistema de híperpresidencialismo. Combinado con las amplias mayorías del oficialismo en el Congreso, acentúan el desequilibrio de poderes a favor del Ejecutivo", comenta Rosendo Fraga, director del Centro de Estudios Unión para la Nueva Mayoría.
De cara a 2012, Rouvier anticipa un "bloque de poder oficialista más consolidado. Más allá de las cuestiones internas del kirchnerismo, como todo conglomerado habrá tironeos, pero no ruptura". Entonces, ¿cuál es el papel de la oposición en este contexto? "Debe centrarse en presentar propuestas alternativas. Debe demostrar, con vista a las elecciones legislativas de 2013, que tiene capacidad política, que podría gobernar, que podría hacer las cosas mejor que el Gobierno", opina Fraga.

5. Aerolíneas Argentinas:
sigue el déficit
"No hay que dramatizar el déficit de Aerolíneas", decía en 2010 el secretario de Transporte, Juan Pablo Schiavi. Un año más tarde, sus palabras quedaron viejas para la línea de bandera nacional que posee un déficit de u$s 2 millones por día. Es que el 29 de noviembre de este año, el Gobierno anunció la revisión de las rutas internacionales de la compañía, con el objetivo de dejar de volar a destinos no rentables. El ministro de Planificación, Julio de Vido, puntualizó que los viajes a los Estados Unidos, Europa y Oceanía son responsables del 40% del déficit de la compañía.
Pese a las críticas de la oposición, la Presidenta ratificó en su puesto al presidente de Aerolíneas: "A Mariano Recalde no lo puso el Espíritu Santo, lo puso esta Presidenta electa por mandato popular", lo defendió en público.
Las tijeras también cortarán fuerte en la compañía el año entrante, ya que se busca anular ciertos beneficios económicos del personal. Ambas decisiones están ligadas a reducir los subsidios del Estado para sostener a la empresa. Una vez más, el ajuste se hace presente y pronostica un 2012 con los cinturones apretados.
Para Omar De Marchi, diputado nacional por el PRO, esta ratificación "profundiza las torpezas" que se realizan en la compañía. "Hace un año y medio se anunciaba la recuperación de destinos internacionales como París, Nueva York, Los ngeles. Lo que anunciaron ahora es una contrariedad absoluta", compara.
A esta decisión tomada hace un mes, se le suma la reciente prohibición a LAN de realizar vuelos regionales desde el Aeroparque Jorge Newbery. "El Gobierno no deja volar a otras compañías par no desnudar las ineficiencias de Aerolíneas Argentinas", concluye el diputado. z we
Noticias del día