Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

A Cristóbal López le cuesta encontrar un comprador para el banco Finansur

La entidad tenía $1300 millones en depósitos y cayeron a $1000 millones. Sancor Seguros es el principal candidato a quedarse con el banco. El 70% vale u$s 20 millones.

"Todavía no se vendió", refunfuña Cristóbal López cuando le preguntan cómo van las negociaciones para desprenderse del 70% del Finansur, por el que había pagado u$s 30 millones. En un principio, se lo quiso vender en u$s 22 millones a los Sánchez Córdova, que tienen el 30%, pero la suma les pareció exagerada. Ahora, el banco se devaluó y el 70% vale u$s 20 millones.

De los $ 1300 millones de depósitos que tenía, ya perdió más de $ 300 millones desde el affaire Cristóbal, de los cuales la mitad pertenecían a Indalo.

Hoy Sancor Seguros es el único candidato firme para quedarse con el banco al que pueda autorizar el BCRA, ya que si bien hay dos argentinos que viven en el exterior y representan a fondos de inversión interesados, el Central no aprobaría que un fondo compre un banco. El tema es que Cristóbal quiere vender el paquete de banco más la aseguradora ex Generali Argentina, pero Sancor Seguros sólo quiere el banco.

La idea de la compañía presidida por Néstor Abatidaga sería inyectarle $ 1.500 millones de depósitos y aportar el capital necesario para cubrir normativas del BCRA, lo que sumaría $ 100 millones adicionales. Hace más de un año que Sancor presentó al Central la solicitud para abrir una nueva entidad, por lo que estiman que en los próximos siete u ocho meses deberían tener una respuesta. De todos modos, al comprar un banco ya obtienen el know how y los sistemas.

Eliot Ness

En el ambiente, al Finansur le dicen "Eliot Ness", por el intocable, en alusión al agente del tesoro estadounidense famoso por sus esfuerzos por hacer cumplir la ley seca en Chicago. Nadie lo quiere por todos los problemas que tiene adentro al tener a Cristóbal.

"El valor del Finansur se hubiera cotizado más si Scioli ganaba las elecciones presidenciales, porque no hubiera saltado la deuda de $ 8.000 millones con la AFIP por el presunto delito de insolvencia fiscal fraudulenta", reconocen en el sector.

Juan Elizalde es el único director que queda en el banco por parte de Cristóbal López, que sigue para que el directorio tenga quórum para sesionar, pero estaría en cortocircuitos ahora con Indalo, que le habrían soltado la mano, por lo que se sentiría medio perdido. Al zar del juego hace mucho que no se lo ve por el banco ni se sabe nada de él. "Desapareció por completo", aseguran quienes antes lo veían. Lo cierto es que delegó todos los negocios en su socio, Fabián De Sousa.

"Cristóbal está cansado, quiere vender el banco lo antes posible, como quiere el Central, y pagar la deuda con el fisco para desligarse del tema y vivir tranquilo. Pero Fabián quiere demorar la operación para negociar mejores condiciones, ya que tiene doce años menos que él y todo el espíritu por delante", advierte un allegado, que confirma que todavía todos los sueldos de Indalo se pagan a través del Finansur. Sin embargo, Cristóbal quiere apurar la venta porque, a su criterio, "mientras tanto, los Sánchez Córdova hacen m... el banco". No obstante, delegó todo en De Sousa, porque ellos no se pueden poner de acuerdo. "OK, pero entonces arreglate vos", le dijo enojado Cristóbal a su socio.

Para poder vender, López debe pedir permiso al juez, para lo cual debe tener una oferta concreta, que hoy no la tiene. Una vez que la tenga, debe pedir autorización al juez y firmar ad referéndum, suma que luego irá a un fideicomiso para saldar la deuda.

Con Ruggeri y el Bambino

"No sabés como te envidio", fue lo que pensó ayer Juan Sánchez Córdova al encontrarse con Marcelo Figueiras, el dueño del laboratorios Richmond, quien en 2012 había vendido su 26% del Finansur a Cristóbal. Juan, hijo de Jorge, presidente de la entidad, fue invitado ayer al predio de la AFA en Ezeiza por Sancor Seguros, sponsor del seleccionado nacional y, justamente, el interesado en comprar el banco.

Junto a un grupo de invitados, jugaron al fútbol con algunos de los campeones del mundo en México ‘86. Después de haber visitado los vestuarios y las habitaciones de los jugadores, fueron a la cancha de un césped que parecía de porcelana. Atajó Pumpido, jugaron Ruggeri, Brown, Tapia, Garré y Burruchaga, dirigidos por el Bambino Veira y por el Coco Basile, con la coordinación de Guillermo Cóppola.

Luego, todos compartieron un asado, con lechón incluido, en el quincho de la selección con el Patón Bauza, que no paraba de firmar autógrafos en las camisetas que regalaba Sancor Seguros. Sánchez Córdova se llevó la suya. ¿Sancor Seguros se llevará su banco? Lo cierto es que Sánchez Córdova quieren retirarse, aunque están dispuestos a quedarse en la transición, pero ya no como accionistas.