Otro recambio para Dilma: se va el ministro de Industria

El ministro de Desarrollo, Industria y Comercio Exterior, Mauro Borges, informó hoy que entregó su renuncia a la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff.

Después de participar en el seminario internacional “¿Industria para qué? – Temas, perspectivas, instituciones y políticas”, organizado por la Agencia Brasileña de Desarrollo Industrial (ABDI),  Borges habló brevemente con la prensa sobre el tema.

“Todos los ministros tienen la visión de que es el momento adecuado” para poner a disposición de la presidenta la renuncia. Negó al mismo tiempo que el movimiento de entrega de los cargos fuera precipitado.

“Mi casa es dar clases en la Universidad Federal de Minas Gerais (UFMG), donde soy profesor, pero estoy a disposición de Brasil”, explicó tras ser consultado sobre su destino al dejar el MDIC.

Durante su participación en el seminario, Borges defendió la política industria de Rousseff. Dijo que “es obvio” que la demanda de las familias no va a caer, sino que “pasará a ser un efecto multiplicador de la inversión que tendrá la economía brasileña en los próximos diez años”.

El ministro evaluó que “lo que viene diciendo la prensa –de que el modelo de crecimiento (por el consumo) está agotado o es por desconocimiento o es un artefacto ideológico”, “otro de los que estamos enfrentando”, agregó.

El ministro destacó el desempeño del programa Inova Empresa del Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES) que –explicó—aplicó R$ 28.000 millones de su presupuesto de  R$ 32.000 millones en un año y medio de existencia del programa.

Pero al mismo tiempo reconoció que el gobierno de Rousseff tiene dificultades en el área de la política macroeconómica. Señaló que cuando los empresarios exigen “estabilidad y previsibilidad” piden una política macroeconómica, “que el gobierno tiene dificultades para exhibir. Es un proceso de prueba y error”, dijo.

“En la política macroeconómica no existe la bola de cristal. Hay inclusive elementos de suerte. Algunas decisiones que se toman, obviamente se basan en fundamentos teóricos. Si se toman en el momento correcto tendrá éxito, pero si no hay “timing” correcto fracasarán”, continuó Borges.

Tags relacionados