Estados Unidos apoyó los planes de expansión militar de Brasil

Brasil obtuvo el respaldo de Estados Unidos para ampliar su fuerza militar, garantizó el secretario de Defensa, Leon Panetta, tras un encuentro con el ministro de Defensa brasileño, Celso Amorim, el martes en Brasilia.
Brasil es un poder global, una fuera positiva para la estabilidad no solamente en las Américas, sino en el mundo, dijo el secretario estadounidense.
Mientas en el pasado, Estados Unidos desalentaba la expansión de las Fuerzas Armadas de otros países del continente, la nueva estrategia de defensa busca asociaciones innovadoras para garantizar la seguridad global, comentó Panetta.
Con las restricciones presupuestari
as actuales, la mejor forma de lidiar con desafíos en el futuro es desarrollar asociaciones, alianzas, compartir informaciones, defendió el secretario estadounidense, que aprovechó para defender la propuesta realizada por Boeing al gobierno brasileño, para la venta de aviones cazas F-18 Super Hornet a la Fuerza Aérea.
Panetta informó a Amorim que Boeing está dispuesta a dar acceso a innovaciones técnicas incorporadas en los últimos años a los cazas. El ministro brasileño prometió considerar la propuesta, pero dijo que no existe una fecha para la decisión de compra. Además, pidió al funcionario estadounidense que el diálogo entre los dos países, creado a partir de la visita de la presidenta Dilma Rousseff a Estados Unidos, incluya la discusión para liberar tecnología sensible actualmente negada a las Fuerzas Armadas brasileñas.
Según una autoridad que participó del encuentro, Brasil pidió a Estados Unidos menos burocracia a la hora de vender equipamiento electrónico a programas de la Marina, que por ahora está condicionada por compromisos que prohíben que se utilice en el programa nuclear.
Brasil puede comprar los equipos a otros proveedores, pero prefiere adquirirlos en Estados Unidos, según argumentó Amorim a Panetta, que prometió trasladar el tema al gobierno de su país.
Destaqué la importancia que tiene para Brasil, en el área de Defensa, la transferencia de tecnología, dijo Amorim al comentar el encuentro con el secretario estadounidense, que forma parte del Acuedo de Cooperación en Defensa firmado hace dos años por ambos gobiernos. El ministro brasileño recordó que, durante el gobierno de Bill Clinton, en los años noventa, al recibir, como ministro de Relaciones Exteriores, al secretario de Defensa William Perry, Estados Unidos se veía como el aliado poderoso, único encargado de la defensa en las Américas mientras los otros países de la región debían concentrarse en el combate a las drogas y la criminalidad.
Lo que el secretario Panetta dijo es muy importante para una nueva relación entre Brasil y Estados Unidos en el área de Defensa, dijo.
Panetta prometió aumentar la cooperación y la transferencia de tecnología en defensa a Brasil, especialmente en sectores como seguridad contra las amenazas electrónicas y de internet. Estados Unidos, en 2010 y 2011, otorgaron cuatro mil licencias de exportación de equipamientos controlados y continuarán apoyando al buen aliado y al buen amigo, afirmó.
Mi objetivo como secretario de Defensa es hacer lo que pueda para ampliar el comercio con Brasil, garantizó Panetta. Amorim enfatizó que la relación entre los dos países no puede ser solamente una relación de venta, sino también de compra y venta, recordando el interés de Brasil en vender aviones de Embraer a la Fuerza Aérea estadounidense.
A raíz de una invitación de Panetta, Brasil participaría de simulaciones de guerra de Estados Unidos en frica.