Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Una sanción emblemática por pesca ilegal en Malvinas

Es contra el buque "Unión Sur", perteneciente al grupo japonés Nissui por pescar dentro de las 200 millas de soberanía nacional, pero con permiso inglés.

El buque "Unión Sur" de Emdepes SA.

El buque

La Empresa de Desarrollo Pesquero de Chile S.A. (Emdepes) fue sancionada por el Ministerio de Agroindustria a pagar una multa de $10 millones por pescar de forma ilegal en la Zona Económica Exclusiva, en cercanías a las Malvinas, con una licencia otorgada por el gobierno británico de las islas.

El proceso que concluyó con la primera sanción de estas características en la historia del sector pesquero pudo hacerse efectivo por la tenacidad puesta de manifiesto por Juan Benegas.

El caso se destapó en 2014 cuando Benegas, por entonces gerente de operaciones de la pesquera Nissui / Pesantar recibió en las oficinas que la compañía tenía en Buenos Aires, un e-mail de un ejecutivo nipón que le informaba a la matriz de Tokio, en inglés y japonés sobre las operaciones de la naviera extranjera, en noviembre de 2014 con el siguiente texto: "No les digan nada de lo escrito más abajo a los colegas de Argentina. Después de zarpar de Punta Arenas el 3 de noviembre, se navegó por la línea de las 200 millas argentinas, llegamos a Puerto Stanley de Falklands el día 7. Después de recibir la licencia, iniciamos la pesca…"

Se trataba del buque "Unión Sur" de Emdepes SA propiedad del Grupo japonés Nissui, con sede en Tokio por pescar dentro de las 200 millas de soberanía nacional, pero con permiso inglés.

Esta irregularidad pudo haber sido callada por Benegas, quien sin embargo la comunicó a funcionarios nacionales de la Cancillería y de otros ámbitos. Por su patriótico acto, fue despedido de la firma tras 26 años de servicio.

"Si no se concretaba una sanción internacional para esta empresa, no hubiese sido coherente nuestro reclamo por Malvinas ni nuestra defensa de la soberanía. La Secretaría de Pesca que es la autoridad en la materia, aplicó la sanción que correspondía, y para eso realizó una completa investigación en conjunto con Cancillería, Armada y Prefectura", dijo a Transport & Cargo Juan Benegas.

Impulso

El proceso para emitir sanciones contra Nissui arrancó en marzo, cuando las autoridades argentinas intimaron a Pesantar, antigua filial argentina de Nissui, a que realice su defensa por las presuntas violaciones a la ley de pesca del país.

En ese momento, las autoridades pesqueras argentinas dijeron que el ministerio había reunido toda la evidencia incriminatoria sobre la presunta pesca ilegal en las Islas Malvinas por Pesantar, subsidiaria de Nissui hasta enero de este año, tras la adquisición por la firma argentina Newsan Grupo. "Las autoridades chilenas y japonesas terminaron confirmando la relación jurídica y financiera entre Emdepes y Nissui", resaltó Benegas.

Según la legislación vigente, las empresas argentinas no pueden tener relación directa ni indirecta si poseen un permiso de pesca nacional, con empresas que pesquen en aguas argentinas con licencia británica.

En mayo de 2008, el Senado aprobó por unanimidad y convirtió en ley un proyecto que grava con mayores penas y establece más controles a la captura ilegal de especies ictícolas en el mar argentino, en las proximidades de las islas Malvinas. La iniciativa, que llegaba modificada desde la Cámara de Diputados sobre un texto promovido por los entonces senadores oficialistas Silvia Giusti (Chubut) y Mario Daniele (Tierra del Fuego) en septiembre de 2006, crea mayores penas a las pesca sin permiso del gobierno nacional en el mar argentino y en la zona en litigio con el Reino Unido en el Atlántico Sur.

Si bien la norma, que modifica el régimen federal, no hace alusión expresa a las islas Malvinas, la misma fue presentada originariamente a los pocos días de que los kelpers del archipiélago comenzaran a dar permiso de pesca por 25 años en la zona, en un claro desafío a la posición argentina. Estas licencias muchas veces son otorgadas a buques denunciados por pesca ilegal. Las imágenes satelitales nocturnas muestran una gigantesca mancha luminosa, mucho mayor que la que produce la ciudad de Buenos Aires, en aguas de exclusiva competencia argentina, entre las islas Malvinas y la costa patagónica.